Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La partitura de Merino

El preparador andaluz jugará a un fútbol diferente al de Vicente Moreno, con un sistema más compacto y vertical

Iñaki Delaurens

Whatsapp
El técnico del Nàstic, Juan Merino, dando instrucciones a sus jugadores, en una de sus primeras sesiones de trabajo. Foto: Pere Ferré

El técnico del Nàstic, Juan Merino, dando instrucciones a sus jugadores, en una de sus primeras sesiones de trabajo. Foto: Pere Ferré

Tras más de tres años acostumbrados a ver el fútbol ofensivo de Vicente Moreno, que vivió su punto álgido con tres puntas de ataque, pesadilla de las defensas de Segunda División, aunque venido a menos en los últimos tiempos, los hinchas que mañana vayan al Nou Estadi en el debut de Juan Merino, se encontrarán con un estilo diferente.

El técnico andaluz ya avisó en su presentación:jugarán los mejores. Si hay dos delanteros buenos, ahí estarán;si son tres mediocentros, tendrán su protagonismo. Así de sencillo. O no. En cualquier caso, un planteamiento del juego diferente al de Moreno que priorizaba el sistema a los nombres.

En este caso, es probable que Merino salte al campo con un 4-4-2 o un 4-2-3-1. Sistemas clásicos, indicados para el fútbol posicional. Todo parece suponer que se verá a un equipo más junto, compacto, sin tanto movimiento en las bandas, como hacía Moreno.

En cambio, Merino potenciará la profundidad de campo:explotar la verticalidad ofensiva para estirar un terreno de juego, en que los espacios aparecen como camino hacia el gol.

Achille Emaná, sí; Perone, no

Una de las inquietudes se han vivido estos días en las oficinas del Nàstic estaba relacionada con la presencia de Achille Emaná. Por lo visto, habría habido una confusión a la hora de inscribir al jugador camerunés en la competición y la Federación reclamaba un documento procedente de Japón –donde jugó desde que se marchó del Nàstic–.

Al fin, ha llegado, y a tiempo para el choque ante el Tenerife. La RFEF ha dado el visto bueno al club a falta de la confirmación oficial. Así, los aficionados que vayan este domingo en al Nou Estadi podrán ver en acción a Emaná, ya que Merino afirmó el jueves en rueda de prensa que si el pase internacional llegaba a tiempo, el mediapunta jugaría.

Quien no podrá jugar por temas burocráticos es Bruno Perone. La ficha del central se ha tramitado más tarde, dado que primero tuvo que completar un periodo de prueba para convencer al cuerpo técnico, y el transfer no ha llegado a tiempo.

Otro de los alicientes de cara al encuentro dominical será ver las dos incorporaciones de este mercado invernal, ya que los Reyes se han mostrado generosos estas fiestas navideñas. Manu Barreiro y Luismi podrían disponer de sus primeros minutos como grana.

Temas

  • DEPORTES

Lea También