Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La peor cara del CF Reus

El equipo vive su racha más negativa. Suma cinco partidos sin ganar tras encadenar justo antes cuatro triunfos seguidos
Whatsapp
Moyano y Colorado, durante el partido del domingo en Olot. Foto: UE Olot

Moyano y Colorado, durante el partido del domingo en Olot. Foto: UE Olot

La derrota en Olot (1-0)ha disparado las alarmas en las filas del Club de Fútbol Reus Deportiu. Después de este resultado el conjunto rojinegro acumula dos puntos de los últimos quince posibles, cinco partidos consecutivos sin ganar y los cuatro últimos sin marcar un solo gol.

La paradoja del caso es que tan pésimo bagaje en el cierre de la primera vuelta del campeonato -es la peor racha de los reusenses desde que arrancó el campeonato- ha llegado justamente después de disfrutar de su momento más dulce el grupo de Natxo González .

Para entender tal metamorfosis hay que remontarse al 26 de octubre de 2014. Tras caer aquel día en casa en el derbi frente al Nàstic de Tarragona (0-2) y quedarse a cuatro puntos del play-off de ascenso, su gran meta para esta temporada, el CF Reus inició a partir de entonces un espectacular ciclo de cuatro partidos en los que sumó cuatro victorias consecutivas: en Sant Andreu (0-1); en el municipal frente al Hospitalet (1-0); en Badalona (1-2) y de nuevo como local frente al Atlético Baleares (1-0).

Un pleno de 12 puntos que le catapultaron hasta el liderato. En la jornada 14 lo ocupó por segunda semana consecutiva, en aquella ocasión con un margen de tres puntos sobre el quinto clasificado. El objetivo no sólo se estaba cumpliendo, sino que las expectativas depositadas en el equipo se estaban incluso sobrepasando.

En el partido siguiente el CF Reus superó también la prueba de Alicante ante del todopoderoso Hércules (1-1), descendido la pasada campaña de 2ª A y gran candidato de nuevo al ascenso. El conjunto rojinegro seguía primero una semana más y disfrutaba de la misma diferencia sobre el quinto de la tabla.

 

Cambio de ciclo

Todo se torció a partir de la decimosexta jornada, coincidiendo con la visita de un Valencia Mestalla que llegaba a la capital del Baix Camp en zona de descenso directo. El filial ché se llevó el triunfo (0-1) y desencadenó la actual pesadilla rojinegra.

La derrota en Alcoy (1-0), el empate en casa ante un buen Lleida Esportiu (0-0) y el tropiezo del domingo en Olot (1-0) han frenado cualquier reacción del Reus Deportiu en la recta final de la primera vuelta que finalizó el domingo.

Tan mala racha ha hecho descender al grupo de Natxo González hasta la octava posición, aunque a pesar de todo sigue a sólo cuatro puntos de la zona de play-off.

Pero lo más preocupante es su falta de acierto en los metros finales. En esos cinco últimos partidos en que no ha ganado ha marcado un sol gol, y lleva cuatro encuentros sin ver puerta. No celebra un tanto desde que Colorado marcó en el Rico Pérez el 0-1, en el minuto 75, aunque Fernando igualó de penalti en el 85 para firmar el 1-1 final. En Olot tampoco hubo manera, pese a formar en ataque con la pareja Sellarés-Edgar, dos delanteros centros natos, con cuya alienación Natxo decidió poner toda la carne en el asador.

La ineficacia en ataque del Reus le ha hecho bajar enteros en la parcela anotadora con respecto al resto de equipos el grupo III, donde llegó a figurar como una de las plantillas con mejores números. Defensivamente sí presenta mejores estadísticas.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También