Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La posta hacia el título mundial de María José Carabante

La atleta de Torredembarra se hace con el oro de los 4x400 metros en w50 después de remontar en un poderoso último relevo

Francesc Joan

Whatsapp
María José Carabante, con su medalla de oro frente al estadio de Málaga. FOTO: Cedida

María José Carabante, con su medalla de oro frente al estadio de Málaga. FOTO: Cedida

María José Carabante jamás había pisado una pista de atletismo hasta hace nueve años. Tampoco se había calzado jamás unas zapatillas de clavos. Había salido algunas veces a correr, animada por su marido; y también había practicado en el gimnasio para mantenerse en forma, como había jugado a balonmano en sus tiempos mozos. Pero una vez probó el tartán, ya no se ha despegado de él, hasta el punto que el de Torredembarra se ha convertido en su segunda casa. Allí entrena a diario. Siempre motivada. Siempre fijándose retos desde que empezó con 41 años. Siempre superándolos, ahora con 50 primaveras. El más reciente, la consecución de su primer título mundial después de proclamarse campeona del relevo de los 4x400 metros formando parte de la selección española w50 en el certamen disputado en Málaga. 

Un título en el que la torrense se convirtió en pieza fundamental. Suya fue la última posta en la que consiguió adelantar a la velocista australiana en la recta de meta para darle el título al equipo español, que además logró un nuevo récord nacional de la categoría con un crono de 4 minutos, 19 segundos y 52 centésimas. Compartió el oro con las madrileñas Arantxa Barroeta y Ester Colas y la sevillana Mari Carmen Pérez.

María José fue elegida para el relevo decisivo debido a su velocidad. Y en efecto acabó siendo la más rápida de las cuatro con una marca parcial de 1.01.04 que redondeó el oro. Australia y Gran Bretaña se repartieron la plata y el bronce. «Tenía esa responsabilidad y a la vez la presión de correr la última, y fue un orgullo entrar en primera posición», explica.

El triunfo le permitió, además, desquitarse del jarro de agua fría que supuso la pérdida de la medalla de oro de los 4x200 metros del Mundial indoor de 2017 disputado en Daegu (Corea), donde Carabante y sus compañeras entraron primeras pero fueron descalificadas tras prosperar una reclamación rival por pisar línea.

Al mismo tiempo este título mundial compensa para María José la circunstancia de haberse quedado sin el oro en la prueba individual de los 400, donde partía como la gran favorita pero tuvo que conformarse con la cuarta posición final.

La velocista del Club Atletisme Torredembarra llegó a Málaga con una marca de 1.00.91 minutos que suponía la mejor marca mundial del año en w50 (lo sigue siendo). Y de hecho solventó con autoridad sus dos primeras eliminatorias, que ganó con facilidad. En la final del 400, sin embargo, le faltaron fuerzas en el momento más inoportuno. «En los últimos 20 metros mis piernas no respondieron por el cansancio acumulado. Ese día llevaba dos series previas y otras dos carreras de 800» (en esta prueba fue quinta, batiendo el récord de Catalunya, que dejó en 2.22.57 minutos). 

Por suerte pudo recuperarse para afrontar, 48 horas después, la final de los 4x400 metros con la que cerró su actuación en el Mundial Máster con su preciado oro.

Carmen Pérez se abraza a María José Carabante tras la victoria en Málaga. FOTO: Cedida

Éxitos comunes
María José, que añade a este oro la plata que consiguió en los 800 del Mundial indoor de 2017, tiene claro que ninguno de esos éxitos hubiera sido posible sin su esfuerzo diario en los entrenamientos que dirigen Jesús Velasco y Francisco Cruz. «Ellos dos, junto con Josep Maria Bernad (responsable del club), mi familia (tiene un hijo de 23 años) y los atletas con quienes entreno en Torredembarra me han permitido llegar hasta aquí». 

También los patrocinadores que le apoyan han sido clave en su trayectoria. Firmas como Beep, los cámpings Santa Eulàlia y La Noria y el propio Club Atletisme Torredembarra -y los que quieran añadirse-, que le permiten sufragarse los gastos que suponen sobre todos los desplazamientos y estancia en las competiciones nacionales e internacionales.

El próximo resto de la atleta de 50 años es el Mundial indoor, que tendrá lugar del 20 al 30 de marzo de 2019 en Torun (Polonia) donde atacará el récord del mundo de los 400 (está en 1.00.17 y ella posee 1.00.75).

Temas

Comentarios

Lea También