La primera crisis de la era Agné

La derrota y la imagen ofrecida en Algeciras colocan al técnico del Nàstic en su primer mal momento

JUANFRAN MORENO MARCELO

Whatsapp
Raül Agné en el banquillo del Nou Estadi ante el Linares. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Raül Agné en el banquillo del Nou Estadi ante el Linares. FOTO: FABIÁN ACIDRES

24 de octubre de 2021. El Nàstic vence al Linares por 3-1 en el Nou Estadi y firma un inicio histórico como local al conseguir cinco triunfos en cinco partidos. Un balance de resultados que le permitía tapar su mala inercia como visitante y que le aupaba a la tercera posición de la clasificación. Por delante había dos rivales asequibles a los que visitaba (Sevilla Atlético y San Fernando) con la intención de sumar al menos una victoria y dar un golpe en la mesa que le colocara ya claramente como uno de los aspirantes al ascenso. En aquel momento todo era confianza y optimismo para un equipo todavía con margen de mejora.

23 de noviembre de 2021. El Nàstic suma dos puntos de doce posibles y anda inmerso en su primera gran crisis con Raül Agné en el banquillo. El conjunto grana ha pagado las consecuencias de su pobre imagen lejos del Nou Estadi que le ha abocado a no sumar ni una sola victoria en siete partidos como visitante. En Sevilla se empató, aunque se mereció ganar y en San Fernando y Algeciras, el conjunto grana ha sido un equipo muy alejado de las expectativas que generó a principios de temporada. No ha transmitido nada y ha ofrecido unas pésimas sensaciones. Por si fuera poco, en su último partido en casa, solo pudo empatar frente al UCAM. Ahora, los granas son décimos y reciben al líder, el Atlético Baleares, el próximo domingo.

En cuestión de un mes todo ha cambiado. Se ha pasado de un clima tranquilo e idílico para pelear por el objetivo a un ambiente enrarecido en el que la desconfianza vuelve a reinar. Así es el fútbol, tiene la memoria corta, pero es lo que hay. Es una evidencia que el equipo está en su peor momento, pero también es una realidad que hay mimbres y precedentes que invitan a pensar que se le puede dar la vuelta al contexto.

No obstante, ahora mismo el Nàstic es un equipo que no ofrece resultados positivos, pero lo más preocupante es que no encuentra una regularidad en el juego que le permita ser competitivo de manera constante, algo que sí que fue durante el tramo inicial de temporada.

Lo mismo es capaz de firmar una segunda mitad excelente frente al UCAM en el Nou Estadi y al siguiente partido ofrecer una de sus peores versiones en Algeciras. Porque el Nàstic fue el pasado domingo un equipo indolente y que transmitió una intención de querer empatar y que no pasara nada desde el minuto 1. Hay maneras de caer, dignas como ante el Real Madrid Castilla, o indignas como ante el Algeciras.

A tres puntos del play off

Si se tira de números, el Nàstic está décimo, pero solo a tres puntos del play off. La primera posición está a siete puntos, si se compara a hace un mes está incluso a un punto menos, aunque es cierto que el Villarreal B es segundo con un partido menos y si gana podría alargar la distancia a 9 puntos. En definitiva, que la situación a nivel clasificatorio podía ser mucho peor de lo que es. Lo que más preocupa no está en lo numérico sino en el verde.

El conjunto grana debe volver a ser aquel equipo imparable en casa y que lejos del Nou Estadi quizás no ganaba, pero sí que ofrecía pelea. Ahí ganar era cuestión de tiempo, ahora, jugando así, no lo es. Probablemente sea debido a un factor futbolístico, el Nàstic ha ido siendo cada vez más previsible, pero también mental, ahora mismo la losa de no haber ganado como visitante está en la mente de todos los futbolistas generando un extra de presión.

Ahora llega el momento de la verdad en la que los grandes jugadores se crecen y dan un paso adelante. Porque esta crisis es también responsabilidad suya y sería injusto cargar solo con ese peso a Raül Agné. Son tiempos de de nervios en el Nou Estadi. Toca trabajar y pelear para que la calma vuelva a reinar. El domingo ante el Atlético Baleares es la primera oportunidad para ello. En muchas peores se ha estado.

Temas

Comentarios

Lea También