Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes FÚTBOL

La profundidad como fórmula (Pobla 1 - Palamós 0)

El filial del Nàstic vence ante la visita del cuadro gerundense por la mínima con un gol de Dani Ojeda (1-0)

Iñaki Delaurens

Whatsapp
Gil Muntadas perseguido por un rival del Palamós. Foto: Lluís Milián

Gil Muntadas perseguido por un rival del Palamós. Foto: Lluís Milián

Tras todo el partido con el modo vertical encendido, a la Pobla le costó conseguir los tres puntos ante el Palamós. La primera victoria del año refleja la evolución de un equipo grana que salió escaldado de la Costa Brava (4-1) en la primera vuelta y este domingo apenas sufrió en defensa, pese a ser un duelo con un ritmo alto marcado por las continúas idas y venidas.

El filial del Nàstic marcó la tónica ofensiva ya en los primeros minutos con las bandas como apuesta principal. Así, avisó con un centrochut de Pol Valetín que salvó Manzano, ex de la Pobla, a mano cambiada. Otra clara del primer acto fue en una acción de pizarra:Brugui pone un centro raso desde el córner a la frontal, donde aparece Gil para soltar el fuelle de su zurda y lamer la escuadra.

Los intentos gerundenses se chocaron contra una Pobla impecable en defensa. Neutralizaron a los arietes rivales y sólo sufrieron en un par de acciones:en una falta lanzada por Guillem Cornellà cerquita del ángulo y en un uno contra uno que aguantó Perales, tras un error defensivo.

Lo demás fue recuperar y a la carga. Pero la defensa del Palamós no concedió ningún despiste. Los atacantes grana ponían la directa al área rival pero una vez en la zona VIP querían introducirse hasta el fondo. Siempre buscaban un pase de más en vez de optar por el chut. Rayco y Rodri fueron los más insistentes a puerta. La llegada más aguda estuvo en una triangulación entre Dani Ojeda, Rodri y Rayco. El canario le pegó demasiado arriba.

La entrada de Iván Vidal resultó vital para el devenir de la cita. En una de sus primeras intervenciones fue más rápido que el zaguero visitante que llegó tarde al corte. Penalti. Dani Ojeda se postuló como lanzador. Manzano le adivinó el tiro a su derecha, pero dejó la bola sin pulso, franca para el mismo Ojeda. Sólo la tuvo que asegurar a la red.

Gimeno, Iván Vidal y Ricky tuvieron sus momentos para ampliar la renta poblense, pero Manzano estuvo firme bajo palos. En una acción controvertida Joan Marmol, técnico visitante, pidió penalti en el área grana y fue expulsado. En las últimas líneas de la contienda el Palamós inclinó el campo hacía el arco de Perales. En este escenario de resistencia, los pupilos de Martín Posse cerraron los resquicios. Ese esfuerzo estoico les permitió celebrar el triunfo

Temas

  • DEPORTES

Lea También