Más de Deportes

Deportes Fútbol

La segunda victoria de la temporada se le resiste a una buena UE Valls

Fútbol. Los de Joan Pallarès vieron como el Castelldefels empató el encuentro en el minuto 87 (1-1)

Alex Saltó

Whatsapp
Jordi Prades, que debutó con el Valls, conduce un balón durante el partido ante el Castelldefels. FOTO: Alfredo González

Jordi Prades, que debutó con el Valls, conduce un balón durante el partido ante el Castelldefels. FOTO: Alfredo González

La UE Valls vivió una auténtica montaña rusa de emociones ante el Castelldefels. Tras estar ganando durante prácticamente todo el partido, vio como la victoria se esfumaba en el minuto 87. Aún tuvo tiempo para estar a punto de recibir otro gol, que lo hubiera hundido, y terminó el encuentro con un uno contra uno a su favor que no pudo transformar Óscar Pérez. El resumen: oportunidad perdida de sumar la segunda victoria de la temporada y coger aire en la zona baja de la tabla (1-1).

La noticia en el once titular la marcó la entrada de los recientes fichajes del club,Cheikh Saad y Jordi Prades. Era necesaria una revolución, que empezaba desde la elección de los hombres que iban a saltar al campo de inicio. 

Ese plus de motivación y energía contagió a los compañeros. Tras una pérdida en salida de balón visitante, Xavi Fabra recogió un balón muerto en la frontal. El mediocampista vallense no se lo pensó dos veces y disparó de semi volea con la rabia que provoca una situación como la que está viviendo el Valls. Enganchada a la base del palo derecho de loa portería de Yamandú, ese balón estaba destinado a entrar. Habían pasado nueve minutos, y el destino esta vez sí había querido sonreír al Valls (1-0).

Jordi Prades fue el mejor, sobre todo en la primera parte, de los de Joan Pallarès. Quiso asumir protagonismo, partiendo desde el extremo diestro del ataque pero incrustándose en el centro para crear superioridades. Permitió desatascar la salida de balón vallense. Absoluto protagonista del ataque local, provocó faltas, y las colocó en el área con dulzura. 

El resultado hacía intuir que el Castelldefels tomaría el control del partido, o sin embargo de la posesión. En parte, obligó al Valls a retrasar unos metros, aunque ello no comportó ningún problema. El Castelldefels, con un 4-4-2 con las líneas muy marcadas que se estiraban demasiado, echaba de menos un conector entre líneas que dotara a los visitantes de alguna amenaza más que el balón directo, donde Kevin y Sergi Moreno estaban muy solos. 

Lo probó en el 37’ Aitor Serrano de falta, pero el disparo, falto de veneno, no incomodó a Gonzo. En cuestión de sensaciones sí acabó mejor el primer tiempo, y Joan Pallarès agradeció el pitido del árbitro que enviaba el partido al descanso. 

Salió más incisivo el Castelldefels, que encontró continuidad a su final de primer tiempo. Sin embargo, los parones por lesión interrumpieron el ritmo del partido y en este caso perjudicaron al Castelldefels. 
El siguiente aviso fue una gran jugada de Fabregat, que con la ayuda de dos rebotes dejó a la defensa vallense atrás. Disparó cruzado, pero Aleix Ruiz consiguió desviar el tiro con la testa. 

Ambos entrenadores supieron mover con eficacia sus correspondientes banquillos. Guasch y Sergi Gómez reforzaron al Valls, el primero con serenidad y criterio en el medio del campo; el segundo a través de carreras en transición que ganaban tiempo y metros para los suyos. En el bando visitante, la entrada de Pedro Bilbao incomodó la zaga vallense. El extremo del Castelldefels gozó de dos oportunidades, especialmente peligrosa su volea con la izquierda que no anduvo lejos de sorprender a Gonzo. 
Sin clarísimas ocasiones para ningún equipo, se llegó a los últimos compases del partido, en el que ambos bandos brindarían un final apoteósico para los aficionados neutrales. 

El primero en golpear, y de qué manera, fue el Castelldefels, mediante una de sus estrellas. Aitor Serrano, que no había estado todo lo resolutivo que se espera de él, tuvo su momento de inspiración en una volea desde fuera del área que superó todas las cabezas que ocupaban el área y se coló por la escuadra (1-1). Tras el varapalo, al Valls le costó recuperarse, y el conjunto de Miki Carrillo lo aprovechó para seguir acechando el área de Gonzo. 

En el tiempo añadido, un disparo de Marimon desde muy lejos estuvo a punto de sorprender a Gonzo y helar al banquillo vallense. Sin embargo, la última fue para los locales. En la última jugada del partido, un contraataque fenomenalmente conducido por Sergi Gómez acabó en la bota derecha de Óscar Pérez, que no consiguió superar a Yamandú en el uno contra uno.  
La UE Valls, de esta manera, suma su séptimo punto de la temporada y no puede escapar de la zona baja. 

Temas

Comentarios

Lea También