Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Fútbol playa

La sonrisa de Llorenç desespera a Italia y lleva a España a la final

La selección española se medirá en última instancia a la todopoderosa Rusia

Alex Saltó

Whatsapp
Llorenç Gómez, en medio de una chilena entre dos jugadores italianos. Foto: Big Soccer

Llorenç Gómez, en medio de una chilena entre dos jugadores italianos. Foto: Big Soccer

Suelen decir que, en cualquier ámbito, cuanto más disfrutas lo que haces, más probable es que seas efectivo. Y no hay mejor prueba de ello que la de Llorenç Gómez. El de Torredembarra demostró ante Italia en las semifinales del clasificatorio a los World Beach Games por qué es el mejor jugador de fútbol playa del mundo. Llorenç se lo pasa pipa revoloteando sobre la arena. Da una asistencia y ríe, marca un golazo y ríe, hasta pierde el balón y mira a su rival congratulándole por conseguir robarle el esférico. Con un recital en todos los aspectos del juego dilapidó al conjunto azzurri y dejó a España a un paso de proclamarse campeón (5-1).

Se enfrentaban dos selecciones que se conocen mucho, de las mejores del mundo. No tardó en aparecer el protagonista del encuentro, que enviaba dos voleas consecutivas al poste. A la tercera, con una chilena espectacular, Del Mestre evitaba el gol, pero aparecía al rechace Javi Torres, que marcaba a placer cuando quedaban todavía cinco minutos del primer tiempo (1-0). El segundo no tardó en llegar. Otra vez nació de, quién si no, Llorenç, que remató duro para que el rebote cayese esta vez a los pies de Adri, que doblaría la ventaja española (2-0). Sin embargo, recortaría ventaja Italia en el  propio saque de medio campo, en una jugada de estrategia en la que Chiavaro fusiló a Dona, que la tocó pero no evitó el gol (2-1).

Pudo volver a poner tierra de por medio antes del descanso España con una chilena de Antonio Mayor, pero Del Mestre estuvo espectacular bajo palos. Italia empezó fuerte pero errática el segundo tiempo, y pagaría caro sus errores. Llorenç Gómez estaba en su salsa. Cuando recibió una falta, por mucho que fuera prácticamente al lado de su portería, reclamó los ánimos de la afición como quien sabe que solo les está preparando para la locura que está a punto de hacer. Dicho y hecho, Llorenç cargó su zurda y calculó dónde tenía que ir el balón. El esférico, teledirigido a la perfección, botó justo donde debía, delante del portero. La irregularidad de la arena solo tuvo que hacer su trabajo, desviar la trayectoria del tiro y hacer inútil la estirada de Del Mestre. Golazo para levantar toda la grada del primer campo del Complex Esportiu Futbol Salou (3-1). 

El varapalo fue muy duro para el conjunto italiano, mientras que los pupilos de Joaquín Alonso se lo estaban pasando de lo lindo. Estuvo a punto de materializar su doblete Javi Torres de falta directa, pero el bote no ayudó en esta ocasión. Quien no falló fue el de siempre. Llorenç volvió a encontrarse en una posición franca para el disparo. No lo pensó dos veces y su tiro raso superó a Del Mestre (4-1). Además, al tanto del torrense le acompañó un bailecito para la grada. 

Ya en el último periodo, los italianos salieron conscientes del cuarto de ensueño que necesitaban para remontar. Pero España no dio opción y completó la manita con un gol de pillo en el que un saque de banda cogió desprevenida a toda la defensa italiana. Eduard solo tuvo que poner la cabeza para poner la guinda. Gran resultado y sensaciones de cara  a la final hoy a partir de las 18.30 horas ante la todopoderosa Rusia.

Temas

Comentarios

Lea También