Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Nueva etapa

Laia Sedó se marcha a Estados Unidos para jugar a fútbol y estudiar

La jugadora de l’Ampolla militará en la William Carey University Women’s Soccer y seguirá con su formación académica 

E. Algueró

Whatsapp
La jugadora de l’Ampolla Laia Sedó empezará una nueva etapa en sus estudios ytambién en su trayectoria como futbolista.  FOTO: cedida

La jugadora de l’Ampolla Laia Sedó empezará una nueva etapa en sus estudios ytambién en su trayectoria como futbolista. FOTO: cedida

Laia Sedó (Ampolla, 30-3-1998) ha decidido avanzar en su carrera académica y futbolística dando el salto a Estados Unidos tras varios meses de reflexión. Esta delantera llena de potencial consiguió destacar por su tremenda forma atlética y su poderío físico, y ahora, recién graduada del ciclo superior de deportes, empezará a estudiar Educación en la William Carey University (Mississippi). Sedó,  de tradición familiar futbolística (su abuelo y su padre habían jugado a fútbol), iniciará la próxima semana una gran aventura.

La ampollense comenzó su andadura en el mundo del fútbol a los cinco años, en la base de l’Ampolla, para pasar luego por Camarles, Ampolla (fútbol sala), Tortosa-Ebre, Cambrils y Riudoms. Ahora, militará en la William Carey University Women’s Soccer (fútbol 11).

Tras su periplo por equipos de la demarcación de Tarragona, a la del Baix Ebre le surgió la posibilidad de marcharse a Estados Unidos: «salió esta opción hace unos seis meses, cuando Fran Carratalà y Àlex Pallarès, de SMT Barcelona, vinieron a mirar un partido de fútbol de la UF Cambrils femenino, con el que jugué media vuelta la campaña pasada». La joven sigue diciendo que «cuando acabó el encuentro,  fueron a hablar con mis padres y les trasladaron el interés que tenían en que me presentara a las pruebas para obtener una de las becas que concede la empresa American Dream, para marchar a jugar al fútbol y a estudiar una carrera universitaria a Estados Unidos». 

Unos días más tarde, tuvieron una segunda reunión en la que les explicaron con más detalles en qué consistía la beca y qué requisitos necesitaba para poder optar a ella. Laia apunta que «no acepté inmediatamente. Estuve meditando la oferta con mis padres durante un tiempo, pero finalmente decidí presentarme a las pruebas». Para poder optar a la beca, la ampollense ha tenido que superar el examen teórico para valorar el nivel de inglés, y el práctico en el que se realiza un entrenamiento que finaliza con un partido. Es en esta última prueba en la que los entrenadores observan a los jugadores y jugadoras para saber cuáles son los que más les interesan. 

Laia explica que «tengo contrato hasta mayo de 2019, esto quiere decir que una vez pasados los primeros cuatro meses, si quiero seguir con la experiencia, tengo que renovar contrato. Si de lo contrario no quiero continuar, no estoy obligada a hacerlo. A pesar de todo, mi intención es terminar lo que estoy a punto de empezar. Si todo va como espero, voy a vivir unos cuatro años en Estados Unidos». 

Laia está convencida de que en esta nueva experiencia «mejoraré a nivel táctico y técnico. La situación allí es diferente que en España y hay igualdad de posibilidades para evolucionar como jugador, seas hombre o mujer». 

Aunque estará lejos de Catalunya, mirará de reojo a sus excompañeras del Riudoms: «tienen muchas posibilidades de ser primeras en Primera Catalana. Hace tiempo que quieren ascender y por fin parece que podrán lograrlo. Es una pena dejar el equipo porque se crea un vínculo en el que te sientes a gusto dentro del campo y fuera».

Desconectar del día a día
El fútbol es muy importante en la vida de Laia ya que «para mí no es sólo un deporte, sino que es una forma de desconectar del día a día. Mis padres me han hecho entender que lo que vale la pena es costoso de conseguir, y en este caso digo que el fútbol no me va a dar de comer el día de mañana. No renuncio a la posibilidad de poder dedicarme profesionalmente y estaría dispuesta a quedarme en Estados Unidos a jugar si fuera necesario». 

Laia finaliza diciendo que «espero que esta experiencia me permita crecer muchísimo como persona, abrir mucho más la mente y tener más conciencia de lo que verdaderamente es importante». Y con esta ilusión abrirá la nueva etapa. 

Temas

Comentarios