Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las 11 claves de un año convulso

Una vez lograda la permanencia es momento de pasar balance y buscar errores y aciertos en una temporada para el olvido de la que se deben aprender muchas cosas para no repetir ciertos fallos en el futuro

Iñaki Delaurens

Whatsapp
La afición celebró la permanencia como un ascenso tras la tensión de toda la temporada. Foto: Tuc Navarro

La afición celebró la permanencia como un ascenso tras la tensión de toda la temporada. Foto: Tuc Navarro

1. Fichajes exóticos
La planificación de la temporada fue muy arriesgada. De los 13 fichajes realizados en verano, sólo José Carlos y Madinda procedían de Segunda División. Algunos jugadores traídos por Promoesport, muchos de diferentes culturas futbolísticas  como Rharsalla o Maloku, no estuvieron a la altura del equipo. Luego llegaría Boiro, otro fracaso. En fin una jugada fallida que por poco no cuesta el descenso. 

2. Aspiraciones altas
Tras acariciar la Primera División el curso anterior, en este lo mínimo que se esperaba del Nàstic era el play off. La temporada 2015/16 el equipo había vivido en una nube, siempre en las primeras posiciones. Este año se esperaba algo parecido y ha sido al revés. 

3. Rendimiento bajo
Muchos jugadores han rendido por debajo del nivel esperado esta temporada. La lista de nombres es larga:José Carlos, Emaná, Álex López, Delgado, Córdero, Madinda, Lobato, Muñiz, Jean Luc, Valentín, Mosa, y muchos más, por no decir todos. Hombres que pudieron dar mucho más pero no acabaron de encontrar su mejor fútbol salvo en algún momento puntual. No les sirve para salvar toda una temporada lejos de su mejor versión. 

4. Vicente Moreno
La temporada 2015/16 el técnico valenciano llegó a su mejor nivel con el Nàstic. Lo dejó cerca de Primera. Esta campaña iniciaba con un objetivo ambicioso, pero en ningún momento encontró la tecla para recuperar el equipo del curso anterior. Perdió el control del vestuario. Algún jugador se le encaró. Su salida aún está por esclarecerse, ya que no se sabe si marchó de manera voluntaria o le invitaron a irse. En cualquier caso y de manera injusta, salió por la puerta de atrás. 

5. Una zaga floja
Desde las primeras jornadas, el Nàstic tuvo problemas para dejar su portería a cero. Sólo en tres partidos no encajaron los grana en toda la primera vuelta. Sin duda el peor momento llegó en Almería (3-0), cuando el equipo pareció tocar fondo, aunque en Girona volvería a recaer (4-2). En total, 51 goles recibidos en liga. 

6. Tres porteros
La lesión de Reina al fin de la pretemporada aceleró la llegada de Saja y Dimitrievski. El argentino empezó de titular, pero unas declaraciones suyas fuera de lugar le enviaron al banco. Fue el turno de Dimitrievski. Lo hizo bien el macedonio, pero con la llegada de Merino y la vuelta de Reina, el malagueño volvió a ser el dueño del marco grana.

7. Juan Merino
El entrenador gaditano llegó al Nàstic con Emilio Viqueira como principal avalador. Merino logró sacar al equipo grana del descenso. La actitud del preparador andaluz empezó a molestar a la afición y directiva con salidas de tono y alineaciones ultraconservadoras, en algún caso ni se entendían. El Nàstic volvió al descenso y a falta de tres jornadas para la conclusión del campeonato la cúpula grana se hartó de sus maneras y prescindió de sus servicios.

8. Fichajes de enero
El equipo necesitaba energía y cromos nuevos para aspirar a la salvación en la segunda mitad del campeonato. Luismi, Perone, Achille Emaná y Barreiro fueron los elegidos para reforzar el Nàstic en enero. Dos aciertos y dos fallos. La segunda etapa de Emaná de grana es para olvidar. Perone fue protagonista con Merino gracias a su altura pero al final sus carencias le enviaron al banco. Luismi y Barreiro se ganaron el corazón de la afición y se convirtieron en estandartes.

9. Delanteros sin gol
Los delanteros del Nàstic han brillado por su poca continuidad de cara a portería. Quizá víctimas de la mala racha del equipo, no hallaron fortuna en su matrimonio con el gol. Se salvan Barreiro, cinco goles en media liga, e Ike Uche, que con 8 tantos, tres en el tramo final, maquilló una temporada mala de los arietes grana.

10. Varios sistemas
Vicente Moreno barajó el 4-3-3 con la defensa de cinco, y en alguna ocasión el 4-2-3-1. Juan Merino se casó con la defensa de cinco hombres en una apuesta poco ambiciosa. Nano ha tenido claro el 4-2-3-1 desde el primer día. En fin, diversos sistemas que ha impedido que el equipo hallara continuidad y progresión en el juego.

11. Nano Rivas
Llegó a falta de tres jornadas para salvar la temporada con el equipo en descenso. Logró recuperar el espíritu y buen ambiente del año pasado para conseguir una permanencia que se presentaba cuesta arriba. Tres victorias en tres partidos es su principal aval para que el club le renueve de cara a la próxima temporada.  

Temas

Comentarios

Lea También