Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las dos citas de la Biblia que cambiaron la vida de Gustavo Ledes

El centrocampista del CF Reus estuvo a punto de dejar el fútbol en su etapa de dos  años  en Portugal, donde no contó y conoció el ostracismo

Marc Libiano

Whatsapp
En el bíceps de Ledes se encuentra inmortalizada una de sus citas bíblicas motivacionales. Foto: Marisa Martínez

En el bíceps de Ledes se encuentra inmortalizada una de sus citas bíblicas motivacionales. Foto: Marisa Martínez

Gus Ledes (Braga, 1992) es hoy un actor principal en el CF Reus. El eje de operaciones. Un futbolista que sutura descosidos y que inicia cada viaje ofensivo. Totalmente consolidado en el Estadi, donde ha recuperado el ángel y la puntería de su zurda, el portugués no olvida que el éxito ha aparecido después de derrotar a la extrema dificultad. Su relación con el fútbol estuvo muy cerca de romperse durante la aventura de dos temporadas que abrió en el Río Ave, de la Primera División portuguesa. En 2013 decidió regresar a su país después de cerrar una época de formación brillante en la Masía. Hasta convertirse en punto de referencia del Barça B de Eusebio, en la Segunda División.

Gus conoció el ostracismo cuando pretendía sentir el foco. Empezó con cierto protagonismo, pero desapareció de los partidos e incluso de las convocatorias del Río Ave sin aparente explicación. Él no halló ninguna. Ni del club ni de su entrenador. Se consumía en la soledad de los fines de semana sin juego y muchas preguntas quedaron en el aire. Incluso, el Río Ave, en la segunda temporada, le dejó sin inscribir en el campeonato y ni siquiera le avisó. El nombre de Gus Ledes ni siquiera asomaba en los partidos amistosos. El calvario se apoderó del portugués, que sufrió la depresión emoción. Planteó el regreso a Brasil, donde residen sus padres Omar y Aida, y dedicar su vida a otra ocupación.

Marisa Martínez

Sus seres más cercanos no le dejaron caer. No permitieron la retirada prematura de Gus, con apenas 23 años. Aida, su madre y creyente, exprime la Biblia para encontrar sus mejores motivaciones en los instantes oscuros. Aconsejó a Gus que se leyera una cita para iniciar su vuelo de nuevo. “Sea fuerte y valiente. No se asuste, ni se desanime, porque el señor, su Dios, estará con usted por donde vaya”. La frase se encuentra inmortalizada en el bíceps del centrocampista del CF Reus. Mientras, en la columna de su cuerpo, reza el verso de una canción también bíblica: “Usted es precioso, más raro que el oro puro. Si usted desistió, Dios no va a desistir. Él está aquí para levantarte si el mundo te hace caer”. Esos dos textos cambiaron la vida del futbolista. También su afán de progreso.Aalfredo González

Alfredo González

El Celta acudió al rescate del centrocampista en 2015, cuando le incorporó al filial. Arropado en sus nuevos hábitos emocionales, Ledes recobró su juego y la alegría que acostumbra a enseñar. Su rostro no escapa del optimismo. Precisamente en Vigo conoció a Marisa Martínez, la fotógrafa que ha eternizado los 26 tatuajes que decoran el cuerpo del jugador del CF Reus. Entre ellos, el número 20, su amuleto de la suerte. Los mejores conciertos del rojinegro siempre se han dado con ese número a su espalda.

El tránsito de Gus Ledes tomó impulso junto a Borja Fernández y Borja Iglesias, en ese filial gallego que se quedó a un paso del ascenso a Segunda este verano, cuando el jugador y el CF Reus iniciaron un idilio que perdura con fuerza.

Temas

Comentarios

Lea También