Más de Deportes

Las peñas de Tarragona culpan a Bartomeu de la marcha de Messi

Socios y peñistas de la provincia, en shock, responsabilizan del adiós del crack 'culé' a la gestión «desastrosa y negligente» de la anterior junta: «Hundió al club al pagar todo lo que le pedían»

Raúl Cosano

Whatsapp
Un niño con la camiseta de Messi pasea de la mano de su madre en Salou. El argentino ya no jugará más de azulgrana. Foto: Alfredo González

Un niño con la camiseta de Messi pasea de la mano de su madre en Salou. El argentino ya no jugará más de azulgrana. Foto: Alfredo González

Las opiniones son variadas y diversas. He aquí algunas de la apesadumbrada afición ‘culé’ en Tarragona. Messi pudo hacer más, hasta jugar gratis. Laporta debió reducir la masa salarial con rebajas en otros jugadores que no ha conseguido. Y el sol volverá a salir después de cerrar el ciclo exitoso del argentino, porque el Barça es superior a cualquier futbolista y Pedri y Ansu Fati auguran un futuro próspero.

Pero si en algo se ponen de acuerdo peñistas y socios azulgranas, más allá de esos matices, es en el hallazgo del principal culpable. «La historia no es de ahora, viene de largo. Uno de los culpables es la mala organización de la antigua junta, que provocó un aumento desorbitado de la masa salarial que no se aguanta por ningún sitio», dice contundente Salvador Solà, vicepresidente de la peña Casal Barcelonista de Tarragona. «Se gastaban el dinero en jugadores de media clase, pagaban por encima de lo que tocaba y sin olvidar la gestión deportiva, el regalo de jugadores como Luis Suárez, el fichaje de brasileños que nadie conocía. Y a todo eso se añaden las pérdidas generadas por la pandemia», aporta Solà, una de las voces de una parroquia triste y enfadada, todavía en shock. Josep Maria Bartomeu fue máximo dirigente entre enero de 2014 y octubre de 2020 tras la renuncia de Sandro Rosell.

«No hay margen de maniobra»

En parecido diagnóstico coincide Pere Joan Cols, presidente de la peña de Sarral: «Es un momento muy triste causado por la negligencia de la mala gestión de Bartomeu, que empezó a pagar a diestro y siniestro todo lo que le pedían los jugadores y los clubes. Eso nos ha llevado al límite en el que estamos y no hay margen de maniobra. Laporta acaba de aterrizar pero el mercado está parado, las fichas de algunos jugadores siguen siendo muy altas».

«La gestión de Bartomeu ha sido desastrosa, no solo con el primer equipo»
Pep Torrents. Presidente peña de Constantí

Solà, de 68 años y 55 de ellos como socio, denuncia la llegada de «jugadores mediocres en una plantilla que es un desastre», y recorre operaciones fallidas que, a su juicio, han generado esta situación: de malbaratar el dinero por el traspaso de Neymar en fichar a Coutinho o Dembélé («habría que haber ido entonces a por Mbappé, que era el bueno», dice), a los sueldos de jugadores como Umtiti, de dudoso rendimiento. «Al final, todo parece una estrategia de antibarcelonistas. Estoy muy disgustado, pero todo comenzó con la gestión deportiva de Sandro Rosell y luego de Bartomeu», cuenta Pere Joan Badia, presidente de la peña de El Vendrell, que reparte también responsabilidades y que matiza que la salida de Messi sea una hecatombe: «Ya nos ha dado todo y ahora hay que comenzar de cero. Es triste, sí, pero el Barça es el Barça y mañana saldrá el sol. Si Messi se quería quedar de verdad podría haberlo hecho. También provocaba que todas las decisiones pasaran por él. En ese sentido, habrá más libertad. Si en los primeros partidos se gana, todo se verá diferente».

Los hilos de Florentino

Sin embargo, la mayoría de dardos van a por los gestores previos a la cúpula barcelonista actual. «Hace tiempo que se veía venir. Demasiado está haciendo Laporta. Los culpables son Rosell, Bartomeu y Florentino, que han conseguido derribar al Barça. Florentino, desde Madrid, mueve los hilos de todo y era muy amigo de Rosell», lamenta Francesc Serra, presidente de la peña Casal Barcelonista, que agrega: «Han fichado mal durante mucho tiempo y han acabado destrozando al club».

«Los antiguos tienen mucha culpa pero Laporta también engañó para llegar a la presidencia»
Josep Borrull. Presidente de la Federació Zona Tarragona Nord

Hay un perfil de socio histórico y veterano, como el propio Serra, que atisba con más facilidad esperanza en el futuro: «Estoy muy enfadado, pero también pienso que si hacemos un buen conjunto podemos ganar. No hay mal que por bien no venga. Tenemos a Pedri y a Ansu Fati, que pueden ser líderes, y una buena cantera. Podemos empezar a construir desde ahí». «Tenemos que ir a todas. Seguimos teniendo buenos jugadores. El Barça sigue adelante. Hay que apoyar a una entidad que está por encima de todo. ¿La Champions? ¿Por qué no? Hemos visto que la han ganado equipos que no tenían a primeras espadas en su plantilla», apunta Pere Joan Cols desde Sarral, en la Conca de Barberà.

Pep Torrents, de la peña de Constantí, cree que «será una transición corta porque hay jugadores que van a dar mucho que hablar». Coincide en que la gestión de Bartomeu ha sido «desastrosa», no solo «con el primer equipo sino con los contratos del fútbol base, por ejemplo», aunque coloca también cierta carga en el entorno del crack: «El padre de Messi no ha tenido la actitud correcta. Creo que a última hora pidieron algunas otras cosas que no se pudieron cumplir. Y luego pienso que si eres tanto del Barça y el club está tan mal, ¿no podías haber hecho algo más de esfuerzo? Yo he estado pagando dos años el abono y no he ido podido ir al campo por la pandemia. Todos hemos hechos nuestros sacrificios».

«Rosell, Bartomeu y Florentino han     hundido al Barça»
Francesc Serra. Presidente Casal Barcelonista

Josep Palau, socio y expresidente de la peña de Vila-seca, reparte culpabilidades y, en consenso con el resto de aficionados, coincide en que el club no tenía más remedio: «Es muy complicado. En la historia del Barça ha habido muchos jugadores y el club ha seguido. Quizás la anterior junta no actuó bien. Si todos te empiezan a pedir más dinero y tú das, al final pasa lo que pasa. Lo que está claro es que no podemos hipotecar a la entidad por un futbolista, por muy bueno que sea». Josep Borrull, presidente de la federación Tarragona Nord, ofrece una visión distinta y aboga por equilibrar el reparto de daños: «Todos son responsables. Hay quien culpa a la antigua junta y es verdad, tienen mucha culpa, pero también los actuales, porque gracias a las mentiras han conseguido llegar hasta arriba. Se aprovecharon del nombre de Messi para ganar en las elecciones. El fair play ya se sabía hace medio año. Ahora es muy fácil culpar a la herencia».

Mirar diez años atrás

Borrull cree que la causa hay que buscarla «diez años atrás» y añade: «Lo de hacer contratos de más de seis años a las vacas sagradas no es nuevo. Cruyff, al que todos tienen como primera figura pero al que nadie le hacía caso, decía aquello de contratos año a año para los que tienen más de 30. ¿Quién comenzó a alargarlos? Fue el Elefant Blau», dice, en referencia a la plataforma impulsada a finales de los 90 por Joan Laporta en contra del entonces presidente, Josep Lluís Nuñez.

«No se podía hipotecar a la entidad»
Josep Palau. Socio

Borrull, socio desde 1976, cree que Laporta debería haber negociado alternativas, que pasaban por ventas o por recortes salariales de otras estrellas, pero «sobre todo lo primero era no engañar a la gente». Pese a todo, se muestra optimista: «Me ha sabido muy mal la marcha de Messi, muy mal, pero también disfruté mucho con Maradona, con Schuster o con Ronaldinho, se fueron y el equipo siguió. Creo que la transición durará un par de años y luego podremos aspirar a todo».

Otras visiones, como la de Salvador Solà, son más pesimistas: «Ojalá me equivoque, pero creo que ahora empezamos una travesía por el desierto. Nos dará para intentar ganar la Copa del Rey alguna vez, pero nada más. Durante unos años en Europa no oleremos ni una».

Temas

Comentarios

Lea También