Más de Deportes

Laurine Marimón: «El atletismo me cautivó cuando entré a la pista con cuatro años»

La saltadora cambrilense de triple y longitud es la actual campeona de España sub18. Pertenece al CA Tarragona y desde septiembre reside en el CAR

Francesc Joan

Whatsapp
Laurine Marimón, momentos antes de un salto en la pista de Campclar en el Campeonato de España sub18 de 2020. FOTO:  A.GONZÁLEZ

Laurine Marimón, momentos antes de un salto en la pista de Campclar en el Campeonato de España sub18 de 2020. FOTO: A.GONZÁLEZ

La secuencia se repite a menudo en los Campeonatos de Catalunya y de España. Laurine Marimón sube al podio, enfundada en su equipación color morado del Club Atletisme Tarragona, para que le entreguen una medalla, habitualmente de oro. Sucedió por última vez en el reciente estatal sub18 indoor disputado en el espectacular Palau Sant Jordi, donde la atleta cambrilense de 16 años voló en el foso hasta los 5 metros y 61 centímetros. La marca le valió para hacerse con el título en salto de longitud, la modalidad que combina junto al triple; en ambas es ya un referente en categorías inferiores.

Laurine, con raíces africanas, quedó enamorada del atletismo cuando tenía tan solo cuatro años, en una salida escolar a la pista de atletismo de Campclar que recuerda perfectamente. «Fue entrar y quedar cautivada por lo que estaba viendo, con la gente corriendo y saltando a mi alrededor», admite.

Tal fue la pasión que aquella experiencia despertó en ella que dos años después, ya con seis, pidió a su madre que la inscribiese en algún club. Su sueño tuvo que esperar hasta los siete, la edad mínima para afiliarse. Lo hizo en el Club Atletisme Cambrils, donde en aquella primera etapa de formación tuvo su primer contacto con algunas modalidades de la mano de Pere Ferrando.

Ni el judo primero ni el tenis después, que también practicó de pequeña y simultaneó con el atletismo, lograron seducirla tanto.

Laurine Marimón, en un salto de longitud. FOTO: Alfredo González

Dos temporadas después Laurine daba el primer ‘salto’ importante de su trayectoria al incorporarse al Club Atletisme Tarragona, donde empezó a practicar las pruebas combinadas con José Martín, Bernat Rocamora y Pere Pardines hasta que se especializó ya en saltos horizontales con Ferran Tortosa como técnico.

Todos tuvieron claro ya que esa modalidad es tan innata para ella que sería su prueba. Y empezaron a llegar los resultados importantes, caso del Campeonato de España sub16 de longitud que conquistó hace dos temporadas.

El triple era entonces secundario, hasta el punto que «muchas veces tan solo llegaba a prepararlo el día antes de la competición», reconoce. «Es una modalidad mucho más técnica y de mayor impacto, por lo que castiga más las articulaciones», añade.

No fue hasta el año pasado cuando empezó a prepararlo específicamente, coincidiendo con su traslado en septiembre al CAR de Sant Cugat donde disfruta de una beca íntegra. En el centro de alto rendimiento está bajo la tutela de Antonio Corgos, el mejor saltador de longitud que tuvo España hasta la eclosión de Yago Lamela.

La cambrilense, impactando en la arena del foso. FOTO: A. G.

Con él trabaja las dos disciplinas. En longitud Laurine tiene una mejor marca de 5 metros y 61 centímetros, y en triple, de 12,42 m. Es en esta última donde ella cree que tiene mayor potencial. «En el último año he mejorado 70 centímetros», sentencia. Pese a todo en el último nacional sub18 se quedó en los 12,14 m. que la relegaron a la cuarta posición, aunque al día siguiente se desquitó con el oro en longitud.

Laurine tiene como gran referente en el mundo del atletismo a Caterine Ibargüen, la triplista colombiana que es la actual campeona olímpica (2016) y que también consiguió dos veces el cetro mundial, en 2013 y 2015. Sin embargo asume que es praćticamente imposible vivir del atletismo «a no ser que «seas Usain Bolt», señala en referencia al laureado velocista jamaicano.

De ahí que en el CAR no descuide para nada sus estudios. Ahora mismo cursa primero de bachillerato. Tras escoger la rama científica, posiblemente acabará dirigiendo su carrera universitaria hacia ingeniería genética o biomedicina. Las dos le seducen. «Me encantan los procesos y el metabolismo desde que los he descubierto», indica Laurine.

Temas

Comentarios

Lea También