Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Lección de madurez (Pobla 0-4 Europa)

La Pobla cae goleada ante el Europa, en un partido en el que resultó vital la actuación de Gabi López, exjugador del filial grana. 

Juanfran Moreno

Whatsapp
Alberto García conduce bajo la presión del exgrana, Gabi López. Foto: Fabián Acidres

Alberto García conduce bajo la presión del exgrana, Gabi López. Foto: Fabián Acidres

El partido entre la Pobla y el Europa se puede explicar con un único protagonista. Gabi López fue futbolista del conjunto pobletense e incluso llegó a debutar con el Nàstic allá por la temporada 2014-2015. Ahora milita en el Europa y actúa sobre el campo con una serenidad imponente. Aquel futbolista talentoso que llegó a la Pobla ahora también tiene ese punto de madurez que diferencia a una joven promesa de una irrefutable realidad. Ayer, destrozó al filial con un gol y una asistencia.

El Gabi López que llegó al filial grana no es el Gabi López que ahora comanda al Europa. Aquel era un mediocentro que se preparaba para el futuro. Ahora es un mediocentro hecho que domina el presente. El paso del tiempo siempre mejora al futbolista. Porque el talento siempre está, pero la experiencia se va adquiriendo.

Conviene tener claro esto. Porque a esta Pobla no se le puede medir únicamente por los resultados. No hay mayor error que este. Sencillamente porque su principal función es la de nutrir de futbolistas al primer equipo. Eso implica que sea un colectivo de alto nivel individual, pero con mucho margen de mejora a nivel competitivo. Eso no significa que no se les deba pedir que compitan, pero sí que hay que tener claro que en este caso las derrotas duelen menos porque no son fracasos sino lecciones. Ni siquiera un 0-4.

La Pobla salió ayer con un claro mensaje que le lanzó un exfutbolista suyo: nada castiga más el fútbol que la poca contundencia en las áreas. Da igual que facetas domines que si en esa no apruebas, no ganas. O al menos, tus opciones de hacerlo caen empicado.

El filial grana completó una buena actuación sino tenemos en cuenta el marcador. Fue un equipo valiente, protagonista con balón y que dejó varias jugadas ofensivas de buen nivel. De hecho, gozó de varias oportunidades de gol clarísimas. La que más, un palo de Joel Marín tras una bella volea en el 15’.

En fase defensiva no sufrió un acoso y derribo de manera constante, pero fue frágil cuando no tocaba serlo. El Europa completó un partido perfecto respecto a sus intenciones. Replegó con madurez y golpeó cuando tocaba. Poco, pero de manera muy contundente.

El primer golpe llegó en los primeros compases del partido cuando la Pobla daba claros síntomas de poderío ofensivo y ya comenzaba a empujar al Europa a su propio campo. En una transición perfecta del conjunto escapulado, Gabi López definió con un preciso disparo raso que se coló en la caja tras golpear en el palo.

Tras el gol, la Pobla creció. Buena reacción, pero no suficiente.  Marín con su volea que se estrelló en el palo y Montero en un buen movimiento sin balón que terminó con una buena parada de Marc Priego fueron las dos amenazas más serias que el filial grana dejó en la primera mitad.

El guion del segundo envite estaba totalmente claro. Roles definidos. La Pobla a mandar y el Europa a replegar y buscar el castigo al contraataque. Con futbolistas como Gabi López siempre es más fácil plantear este tipo de planes. La Pobla salió con ímpetu, intentando darle todavía más ritmo al ataque y plantando al equipo todavía más en campo rival

El riesgo estaba presente. Un error en la circulación o un mal repliegue podrían significar el cero a dos. Y así fue. Gabi López cazó un balón en su propio campo y lanzó un balón a la espalda de Roger Figueras que Eric López controló y materializó con talante. Una transición de libro. Un chispazo suficiente como para decantar el partido del lado visitante.

Con el segundo gol, la Pobla quiso meterse en el partido, pero no pudo. Adoleció de la figura de un ‘9’. El Europa siguió a lo suyo. Completó un ejercicio de atrincheramiento impecable y golpeó cuando pudo. Primero con una jugada de estrategia que Alberto Soriano aprovechaba y después con una buena jugada colectiva que Eloi Pena materializaba cuando el partido ya agonizaba.

0-4. Un resultado contundente, pero que no refleja ni mucho menos lo visto en el partido. ¿La Pobla fue peor? Sí. ¿Tanto cómo para salir goleada? No. Un resultado amargo, pero que debe servir de lección. La lección de las áreas.  

Temas

Comentarios