Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Locales con ADN Nàstic y Reus: Bares de culto

Los garitos del derbi descubiertos por el 'Diari': El bar de L'Estadi y el Petit Tàrraco en Tarragona. El Bon Mar y el Bon Profit en Reus. Ellos también juegan

Whatsapp
El bar de L´Estadi y el Petit Tàrraco en Tarragona. El Bon Mar y el Bon Profit en Reus. Fotos:  Pere Ferré/Alfredo González

El bar de L´Estadi y el Petit Tàrraco en Tarragona. El Bon Mar y el Bon Profit en Reus. Fotos: Pere Ferré/Alfredo González

Jaume Aparicio/ Iñaki Delaures/ Marc Libiano

El derbi dispone de aquellos lugares con embrujo, de referencia para los dos equipos y en las dos ciudades. Bares de culto que no ocultan su pasión por Nàstic y Reus. En Tarragona destacan el bar de l’Estadi y el Petit Tàrraco. En Reus, en Bon Mar y el Bon Profit. Todos conocidos de sobra.

El Bar de l’Estadi es una miembro muy importante en la familia del Nàstic. Lugar sagrado para los futbolistas grana, supone su escondite de confianza, el rincón indicado donde sentirse como en casa. Desde 2011, la familia Suñé regenta este local y el resto de puntos de bar dentro del Nou Estadi. Pero su relación con el club grana empezó antes, ya que desde 2000 hasta 2015 también llevaban el establecimiento del tenis, al lado del campo. Junto a su mujer Fina, sus hijos Jenny y Josep, y su nuera Andrea gestionan este servicio, que Josep padre define como «un no parar».

Uno de los aspectos clave para regentar el Bar de l’Estadi es «tener mucha paciencia». Sobre todo con los jugadores. Para ellos el bar representa la puerta de entrada al estadio. Les da la bienvenida y desde ahí acceden a los vestuarios. Josep recuerda como los jugadores del Barça se extrañaron por esto en la Supercopa Catalana que jugaron en Tarragona contra el Espanyol.

De cara al derbi a Josep se le multiplicará la faena. Abrirá 12 de las 16 barras del estadio, más el bar, cuando normalmente funcionan ocho. Vaticina un 2-0 para tener el gol average y confiesa que no quiere que el Reus baje porque es un desplazamiento cercano y también llena el Nou Estadi.

Si hay un establecimiento en el centro de Tarragona que respire ‘nastiquismo’ por los cuatro costados ese es, sin duda, el Bar Petit Tarraco. Juan Carlos Martínez, ‘Carlitos’ para todos los que le conocen, define su establecimiento en tres palabras «Bar, Nàstic y Familia». Tres conceptos que se entrelazan en las paredes del Petit Tarraco con una convivencia única.

El Petit es un local de reunión habitual de jugadores, miembros de la plantilla y, por supuesto, seguidores granas. Sus taburetes llevan años soportando largas tertulias futbolísticas. También acunó el nacimiento de la Penya Furia Grana –refundada este mismo año– y fue el punto de partida de muchas expediciones ‘nastiqueras’.

Cuando Carlitos era presidente de la Federación de Penyas del Nàstic llegó a montar largas caravanas de autocares llenos de aficionados granas. Recuerda dos, los «36 a Lleida y los 22 a Castellón». Se montaban largas colas frente al Bar esperando para apuntarse.

De hecho, aún hoy entrar a preguntar. «Lo lleva la Federación pero Josep Maria Andreu, que es mi amigo, sabe que si me necesita, lo apoyaré en todo».

Llega el momento de la porra. «Lo suyo sería ganar 2-0 para recuperar el ‘goal average’».

Caracoles y tapas

En el Bon Mar, Amadeu Bonet sirve las tapas emblema de Reus. Con mayor historia. No sólo eso, presume de colores. La bufanda y la bandera del Reus ocupan lugar privilegiado. Amadeu no duda en reafirmar quién ganará el derbi «ha llegado el momento de vencer en Tarragona». Acudirá con los tres autocares que ha montado la peña Redblacks. De hecho, en esta primera temporada en Segunda División, ya ha realizado varios desplazamientos. Guarda especial recuerdo de aquella victoria agónica en Oviedo. En el Bon Mar no resulta extraño ver algún jugador de la primera plantilla de vez en cuando.

Mientras, en la zona norte de la ciudad, existe un lugar entrañable para los sibaritas de los caracoles. Se llama Bon Profit, donde Manel Barroso y Edgar Barroso, padre e hijo, han atendido en muchas ocasiones a la plantilla y también al técnico, Natxo González. Manel es fiel cada domingo en el Estadi y también tiene previsto pasarse por Tarragona el domingo. «Tenemos que ganar allí esta vez», suelta sin pensar. En la pared del recinto cuelga enmarcada una camiseta firmada por toda la plantilla. En la memoria de Manel no se borra el histórico ascenso a Segunda del pasado mes de mayo.

Temas

  • DEPORTES

Lea También