Más de Deportes

Deportes European League of Football

Los Barcelona Dragons debutan en Reus con derrota

Fútbol americano. Pese a perder ante Stutgart Surge (17-21) en el primer partido de la European League of Football el público del Estadi de Reus se lo pasó en grande con el regreso de los Dragons

Diari de Tarragona

Whatsapp
Los Barcelona Dragons debutan en Reus con derrota

Los Barcelona Dragons debutan en Reus con derrota

El fútbol americano ha aterrizado a Reus con mucha fuerza. Los esfuerzos de la franquicia presidida por Bart Iaccarino por ofrecer un espectáculo profesional y al más puro estilo americano dieron sus frutos. El debut de los nuevos Dragons fue inolvidable pese a la derrota (17-21). Desde los prolegómenos con esa emoción de los amantes del fútbol americano en nuestro país (que no son pocos y van en aumento) por ver su deporte favorito en directo y los de toda la vida que aún guardaban en sus armarios la mítica equipación de los Barcelona Dragons, hasta esa salida al campo entre fuegos con la música de Bola de Drac Z. Y por supuesto el partido. Dos horas y media de espectáculo puro con toda la liturgia correspondiente (sorteo de campo, kickoff inicial de Angoy y cheerleaders).

La primera posesión de ataque del partido -y de la European League of Football- fue para los Dragons.  Zach Edwards quiso agradar a su afición desde el primer momento. Escogió una jugada de pase largo del playbook de Rita pero no encontró receptor. Fue el running back Antonio Montón el que conseguía las primeras yardas para el conjunto reusense. Insuficientes, eso sí, para sumar diez y alcanzar el primer down. Acabó rápido ese primer ataque local con un público aún de subidón tras el espectáculo inicial de la salida al campo de sus jugadores.  Se volvieron a animar pronto con una intercepción de Jordi Brugnani que recuperaba la posesión para los dragones.

En su segunda oportunidad, el mariscal de campo Zacha Edwards comenzó a dejar detalles de la buena conexión con sus receptores. Con pases cortos a Constant y Bertellini el de Minnesota comenzaba a mover las cadenas. Se veía con ritmo. Tanto como para tratar de ganar esas dos yardas que le faltaban en un cuarto down que Surge defendió bien. El ataque catalán se clavaba en la 33 de campo rival. 

Pero si la defensa alemana demostraba poderío, la reusense no se quedaba atrás. Lideradas por el capitán Artur Pinheiro y por un pasional Myke Tavarres, la defensiva conseguía detener el avance alemán en la yarda 45 del campo contrario.  El quarterback de los Barcelona Dragons iba acomodándose al verde pese a las penalizaciones por no poner el balón en juego dentro del tiempo reglamentario. Un problema que se repitió en varias ocasiones debido, en parte, por la ausencia del reloj de posesión. Junto con el marcador adaptado fueron los pequeños detalles que no pudieron conseguirse cerrar a tiempo para el debut. Un problema menor. 

Mayores complicaciones ofrecía el jovencísimo receptor de los Stuttgart Surge Louis Geyer. Con solo 19 años fue el jugador más difícil de controlar por parte de la defensa verde. A inicios del segundo cuarto el alemán cazó un pase largo de su quarterback Jacob Wright y lo llevó a la zona de anotación. Un ‘touch down’ anulado por una falta personal del línea ofensivo de los Surge Marvin Röben. 

Myke Tavarres no permitió que ese ataque pudiera repetirse. Su actuación y posterior celebración ante el público volvió a encender a los seguidores que se confiaron a su nuevo ídolo. No paró de encandilar a su gente el ex de los Philadelphia Eagles que se los metió en el bolsillo con simpatía y espíritu aguerrido. Él era el que encendía a sus chicos de la defensa cuando los Surge habían encontrado los resquicios. 

El running Back Adrian Jiménez regaló la primera gran jugada del partido para los Dragons con una carrera larga de primer down. Los Surge comenzaron a acumular penalizaciones que llevó a los catalanes a situarse en zona de disparo. Lo suficientemente cerca como para que Zach Edwards, recortara de lado a lado para conectar con el corredor Antonio Montón para anotar el primer ‘touch down’ de la tarde. La felicidad era completa con la conversión de dos puntos que lograba Mario Flores. Surge se rehízo de ese golpe en base a la conexión Jacob Wright y Louis Geyer. El joven alemán logró el touch down en dos etapas. Una para dejar el ovoide cerca de la zona de anotación y otra para atraparlo dentro de la misma. Timo Bronn no logró el pateo extra y el marcador se quedó en 6-8. 

Jean Constant logró un retorno monumental hasta la yarda 40 de campo rival, pero una penalización la dejó en la 25 local. Mismo proceso vivieron los Dragons tras una gran recepción de Martin Emos. El delay pesaba sobre Zach Edwards y retrasaba constantemente el ataque verde. Pero el de Minnesota tiene talento de sobras. Es todo un escapista. Cuentan los que saben que en su etapa universitaria tuvo que convivir con una línea ofensiva muy flojita que le obligaba a correr por su vida constantemente. Aprendió a burlar a los defensas cuando estos ya saborean el derribo. Ese dominio le permite apurar el brazo, cargarlo y poner un pase de 40 yardas a manos de Bertellini que dejó al equipo cerca de la zona de anotación. Sin embargo, una intercepción recuperó el balón para Surge. Una buena acción defensiva que salió cara a los alemanes. Un mal ‘snap’ (pase del central al mariscal de campo) que se fue por línea de fondo regaló dos puntos de ‘safety’ para los Dragons (10-6). La jugada aún pudo salir mejor si en el último ataque de los locales hubieran anotado el tiro de campo entre los dos palos. Al descanso la ventaja era para los reusenses.

Surge remontan

Tras el descanso los alemanes salieron con dos marchas más. Jacob Wright cogió los mandos del duelo y a base de carreras, propias y de sus corredores, lograba él mismo el touchdown que ponía a los de Stuttgart por delante con la conversión (10-14).

Era momento de los Surge que frenaron el ataque dragon con rapidez. La defensa se animaba a recuperar el pulso y lo hizo con una intercepción de Niko Lester que acabó en la zona de anotación, anulada por tres penalizaciones.

Zach Edwards volvió a tirar de sus escuderos Jean Constant y Remi Bertellin para llevar al equipo hacia adelante. Metido ya en el último cuarto, el quarterback dragon se confió a la receptor galo, primero, y al corredor Antonio Montón después para volver a poner a los locales por delante con una anotación del español (17-14). Quedaba poco tiempo, pero Jacob Wright dirigió a los suyos a la perfección con una gran combinación de jugadas aéreas y terrestres para asestar a falta de menos de dos minutos el touchdown definitivo (21-17).

No importó. Era el reencuentro del fútbol profesional con Catalunya 18 después de la desaparición de los Dragons y además sus chicos se lo hicieron pasar en grande. Por ello cuando aún no se había digerido la derrota regaló una sonora ovación a sus jugadores. Una imagen final que evoca el espíritu del deporte americano. El público quería espectáculo, sus chicos se lo dieron y la respuesta no pudo ser otra que los aplausos mutuos. Dio la impresión de tratarse del inicio de una bonita amistad.

Temas

Comentarios

Lea También