Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los Juegos Mediterráneos brillan en su despedida de Tarragona

Más allá de las críticas, las medallas, la ausencia de público y los errores organizativos, la ciudad ha protagonizado un evento deportivo de primera magnitud en el que quedará el poso de unas instalaciones de primer orden para la posteridad

Jordi Cabré-Núria Riu

Whatsapp
Tarracvs se puso al frente de una conga para animar a los voluntarios a bailar. FOTO: EFE

Tarracvs se puso al frente de una conga para animar a los voluntarios a bailar. FOTO: EFE

La ceremonia de clausura de los Juegos Mediterráneos de Tarragona 2018 empezaron poco después de las 19 horas con la apertura del Nou Estadi. La gente, en cuenta gotas, y posiblemente agradecidos con las 5.000 entradas regaladas días atrás, empezaron a llenar los asientos del campo del Nàstic para ver el espectáculo final, donde los fuegos artificiales y la actuación de Álvaro Soler pusieron la guinda de la ceremonia.

FOTO: EFE

A medida que la gente entraba y ocupaba sus asientos, esperando al inicio de la ceremonia, las autoridades también llegaban al Nou Estadi. En esta ocasión, sin conflicto político de por medio y dejando que el espectáculo se reflejara en el césped y no en la zona de tribuna como ocurrió el pasado día 22, en la inauguración de los Juegos.

Dos vídeos, uno de Tarragona y su gente: fiestas, elementos del Seguici, patrimonio y otro con el resumen de la competición abrieron la ceremonia en el Nou Estadi. Paralelamente a la retransmisión del vídeo, entraban en el césped del campo de fútbol las esculturas de Tarracvs que se colocaban a los lados del escenario, un impluvium con los tres anillos de los continentes que representa.

Con el cronómetro y la escaleta de la ceremonia en mano, entraba a las 21.10 horas la bandera de la ciudad al ritmo de las grallas que sonaban en el césped. El grupo So Nat, grallers de Tarragona eran los que acompasaban la entrada del estandarte de la ciudad. con aplausos tímidos del respetable.

Entrada de la bandera de la ciudad en el césped del Nou Estadi. FOTO: Núria Riu

Con la bandera en el césped y el sonido de las grallas terminado, el siguiente espectáculo fue una coreografía contemporáneoa con música de Sardanova, de Santi Arisa. Se trata de uno de los músicos más prolíficos, figura en el ránking como uno de los grandes maestros de la batería en formaciones de Jazz.

La coreografía estaba interpretada por los bailarines Marina Rodríguez y Lautaro Reyes. Fue el preludio de la entrada de los atletas, que con su acceso al césped la música cambió de la mano de los DJ's Albert Neve y Abel Ramos. Ambos DJ's son los representantes más significativos e influyentes de la escena musical electrónica española.

FOTO: Tarragona 2018

Las representación de los 26 países entró en el césped con sus abanderados. El de España, el taekwondista Jorge Fernández. Las banderas de los países se colocaron en el impluvium del centro del estadio precediendo a Tarracvs y a los atletas de los países del Mediterráneo que han competido durante diez días en diferentes sedes de Tarragona y Barcelona (piragüismo).

FOTO: Pere Ferré

Las autoridades entran en escena

Con todos los protagonistas en el césped, fue el momento de las autoridades, que entraron por un pasillo formado por los voluntarios. El primero en hablar, el presidente del Comité Internacional de los Juegos Mediterráneos, Amar Addadi; luego el alcalde de la ciudad, Josep Fèlix Ballesteros, en el cargo de presidente del Comité Organizador de los XVIII Juegos Mediterráneos y finalmente el alcalde de la ciudad de Orán (Argelia), Noureddine Boukhatem, que acogerá la próxima edición de este evento.

FOTO: Pere Ferré

Tras la presencia institucional, fue el momento de arriar la bandera mientra sonaba el himno del Comité Internacional de l os Juegos Mediterráneos y posterior traslado del estandarte por cuatro agentes de la Guardia Urbana de Gala de la ciudad.

Estos agentes llevaron la bandera hasta el escenario, donde el alcalde Ballesteros se la entregó al presidente del Comité Internacional de los Juegos Mediterráneos, Amar Addadi, y éste al alcalde de la ciudad argelina de Orán.

FOTO: Pere Ferré

Cabe recordar que el himno ha sido compuesto por el profesor del Conservatori de Música de la Diputació de Tarragona, Antoni Ernest SebastiàTorrent.

El alcalde de Orán Noureddine Boukhatem agradeció en árabe, castellano y francés el recibimiento de la bandera de los Juegos Mediterráneos e invitó a todos los países a su país, Argelia, a competir y disfrutar de los XIX Juegos del Mediterráneo. Un vídeo de Orán y sus tesoros ilustró la nueva sede de este evento internacional.

El alcalde Ballesteros empezó su discurso con un "gracias" en todos los idiomas de los 26 países participantes. Alabó el trabajo de los participantes y los voluntarios "porqué sois el éxito" de estos Juegos. "Sin vosotros nadie sería posible. Lo digo de verdad sois los héroes y heroínas de estos Juegos".

FOTO: Pere Ferré

Agradeció al Comité Internacional de los Juegos Mediterráneos, al Gobierno de España, a la Generalitat, al COE, a los Ayuntamientos y a los patrocinadores y proveedores por hacer posible la celebración de este evento. "Mi gratitud y un envío un fuerte abrazo", dijo. "Sin vosotros, este viaje habría sido imposible". Recordó la Odisea y a Ulises y comparó los ataques de monstruos marinos, cantos de sirenas y la presencia de Cíclopes en el camino. "Pero el resultado ha valido la pena". "Tarragona es y ha sido nuestra Penélope y todos los sacrificios han valido la pena", señaló.

Entrega de la bandera de los Juegos al alcalde de Orán. FOTO: EFE

El alcalde tarraconense habló de democracia, de refugiados y de Serrat, el cantante que encumbró el Mediterráneo en un himno internacional. Ballesteros habló en catalán, en castellano y en francés. Al terminar, los aplausos predominaron en unas gradas que esta vez sí había gente para ver la ceremonia. "Visca els Jocs Mediterranis, Visca els Voluntaris, Visca la Pau", concluyó.

Le relevó ante el atril el presidente del Comité Internacional de los Juegos Mediterráneos Amar Addadi, que en un castellano entendible dijo que los Juegos habían sido un éxito.

Vuelta a la parte artística

Con 20 minutos largos de retraso, empezó la segunda parte artística de la clausura. Los DJ's dieron entrada a las tres actuaciones que venían a continuación.

Los Brodas Bros en plena actuación en el Nopu Estadi. FOTO: EFE

Los primeros en salir al escenario fueron BCN Gospel Messengers, uno de los grupos más importantes de góspel. Luego tocaría el turno de Tribu Urbana, escuela de danzas urbanas que con su talento han logrado llegar a las pantallas de cine participando en la última película de Fernando Colomo, "La Tribu". Finalmente, Brodas Bros, compañía internacional de hip  hop, pusieron el punto final a la parte artística previa a la actuación de Álvaro Soler.

Álvaro Soler, en plena actuación. FOTO: Pere Ferré

El compositor y cantante catalán, que se dio a conocer internacionalmente en 2015 cantó dos canciones: Sofía y La Cintura. Actualmente esta segunda canción es la número 1 de los 40 Principales. Soler puso el ritmo entre voluntarios y público que bailaron sus canciones pegadizas.

Los voluntarios y la mascota Tarracvs se contagiaron del ritmo pegadizo de las canciones de Álvaro Soler y bailaron sin parar en el pisoteado césped del Nàstic.

A pesar del retraso acumulado, la pirotecnia no podía faltar a escasos tres días del Concurs Internacional de Focs Artificials de Tarragona. Con el cielo iluminado de colores, Tarragona ha dicho adiós a los XVIII Juegos Mediterráneos.

FOTO: EFE

 

 

 

 

Temas

Comentarios

Lea También