Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes FÚTBOL

Los derbis de Juan Merino

El entrenador grana jugó siete duelos como bético ante el Sevilla y cinco más ya de técnico verdiblanco entre el filial y el primer equipo

Iñaki Delaurens

Whatsapp
Imagen del técnico grana, el curso pasado en el Pizjuán como entrenador del Betis. Foto: estadio deportivo

Imagen del técnico grana, el curso pasado en el Pizjuán como entrenador del Betis. Foto: estadio deportivo

Juan Merino ya sabe lo que es conquistar Nervión. Ese barrio hispalense donde luce el Sánchez Pizjúan, feudo sevillista. Fue la noche del 22 de diciembre de 1996, como si los regalos de Navidad se anticiparan algunos días para los béticos.

El conjunto verdiblanco, dirigido por Serra Ferrer, salió sin complejos en terreno enemigo. Al filo del descanso, Alfonso provocó un penalti en el límite del área. Monchi, bajo palos, no pudo evitar el gol de Alexis desde los once metros.

Tras el descanso, el equipo bético enchufó dos tantos consecutivos, el primero con tiro de Alfonso y el segundo con un zapatazo de Olías, para firmar una de las victorias más dolorosas entre la afición del Sevilla. Una de la más legendarias entre la del Betis. El derbi más especial de Merino.

Como jugador verdiblanco, Juan Merino disputó siete derbis ante el Sevilla en sus 12 temporadas en el Betis. El primero fue el curso de su debut con el primer equipo, el 1990/91. De la mano de José Luis Moreno –extécnico grana 1998/99– el equipo perdió en Nervión por un ajustado 3-2. Fue una mala temporada que se consumó con el descenso a Segunda.

Tres campañas después, la 1994/95, el Betis volvía a la élite. Merino se perdió el triunfo en el Pizjuán (0-1), pero en la segunda vuelta participó en la victoria ante su afición (2-1).

El año siguiente, el gaditano, mediocentro que también podía jugar de central, disputó el empate a uno en Heliópolis.

La 1996/97, la temporada del mítico 0-3, el técnico del Nàstic también participó en el empate a tres en el Villamarín, en un gran encuentro al límite con tres goles en los últimos instantes. Aquella temporada, el Betis alcanzaría la final de Copa del Rey, que perdió ante el Barça.

El Sevilla descendió aquel verano del 97, pero regresó a Primera dos años después. En el curso 1999/00, el Sevilla se pagó su venganza con un 3-0. Merino no jugó aquel día, pero sí estuvo en el 1-1 de la segunda vuelta.

Al año siguiente, ambos equipos convivieron en Segunda, pero sólo fue de paso y Merino no jugó ante el Sevilla. La temporada 2001/02, actuó en su último derbi. Fue en el Sánchez Pizjuán, salió desde el banquillo en el minuto 72, en una cita sin goles. Ya como futbolista del Recre, Merino se volvió a medir al Sevilla, pero sin ese sabor de derbi.

En su etapa como entrenador, el gaditano dirigió al Betis B en tres derbis con el Sevilla Atlético en Segunda B entre las campañas 2014/15 y la 15/16. En el primero ganó 1-0, pero en los otros dos cayó por el mismo resultado.

La temporada pasada, tras la destitución de Pepe Mel le llegó la esperada oportunidad de liderar el banco verdiblanco. Precisamente su estreno como técnico del primer equipo fue para olvidar. 4-0 en el Pizjuán en partido de Copa y adiós a la competición del KO. En liga, ya en la segunda vuelta, el Betis visitó de nuevo Nervión pero pinchó, ahora por 2-0.

Con ese balance total de derbis: tres victorias, cuatro empates y cinco derrotas, Merino visitará este domingo (16h) con el Nàstic el Sánchez Pizjuán, donde no seguro que se acuerdan de él. Yes que allí, en terreno hostil, en un polvorín a punto de estallar, vivió una de las noches más mágicas del beticismo.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También