Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes VOLEY

"Los jóvenes rechazan al Barça para venir al Sant Pere i Sant Pau"

Entrevista a Vlado Stevovski, entrenador del Club Voleibol Sant Pere i Sant Pau, que el pasado domingo se proclamó campeón de la Copa Príncipe

Iñaki Delaurens

Whatsapp
El técnico rojillo que acaba de guiar al SPiSP a la consecución de la Copa Príncipe. Foto: Lluís Milián

El técnico rojillo que acaba de guiar al SPiSP a la consecución de la Copa Príncipe. Foto: Lluís Milián

Vlado Stevovski (Probishtip, Macedonia, 1977) acaba de ganar la Copa Príncipe, su título más importante como entrenador. Desde que cogió las riendas del SPiSP en 2011, el equipo ha evolucionado a pesar de las dificultades económicas y está primero de grupo a las puertas de volver a Superliga 1, la élite del vóley estatal.

- Felicidades por la consecución de la Copa Príncipe.

- Gracias. Es el título más importante que he conseguido como entrenador, ya la gané como jugador en 2006 cuando era la Copa RFEVB. Como técnico también logramos una Copa Catalunya ante el Sabadell. Pero el mérito es de los jugadores, sino hicieran lo que intento transmitir como entrenador sería complicado.

- ¿Era un objetivo al inicio de la temporada?

- Cuando empezamos la meta no era jugar la Copa o luchar por el ascenso. Queríamos que los jugadores cogieran experiencia, ya que la mayoría son muy jóvenes. La competición era una incógnita porque era una categoría nueva y muchos jugadores vienen de juvenil o Lliga Catalana. El cambio era brutal y lo más importante era sabernos adaptar para competir a buen nivel cada jornada.

- ¿Cómo se presentaba la Copa?

- Para los jugadores se presentaba como un torneo ilusionante. Es un título que muchos veteranos no han ganado nunca y ellos que todavía tienen mucho margen de mejora ya han conseguido. Es una recompensa para ellos, que estudian o trabajan y han tenido que pedir fiesta para disputar la Copa.

- Primero fue la semifinal ante el Universidad Valladolid.

- La planteamos como una final. El Valladolid es un equipo muy completo contra el que el año pasado perdimos en la fase de ascenso. Pueden jugar a un nivel alto si les dejas, pero la clave fue hacerles daño con nuestro saque para alejarlos de la red y facilitar el bloqueo.

- En la final derrotaron al San Sadurniño, el anfitrión.

- Nos daba igual el rival. Sabíamos que iba a ser complicado. Tuvimos tiempo para preparar la final con vídeos, los jugadores cumplieron y salió perfecto en todos los aspectos.

- Cuatro jugadores del SPiSP en el siete ideal de la Copa...

- Por mi podrían entrar todos, ya que fuimos superiores al resto. Pero insisto en la juventud del grupo que puede mejorar mucho. Por ejemplo, el MVP del torneo, Álvaro Gimeno, sólo tiene 17 años.

- Es un equipo joven que está en un momento dulce.

-Estamos en un buen momento y destaco que de los siete titulares, cinco son juveniles. Y en el banquillo hay otros tres y tres más entre 20 y 21 años. Esta juventud, junto a la experiencia que aportamos otros pocos hace que el grupo crezca. Además tenemos una plantilla larga de 18 jugadores que nos permite entrenar y trabajar a un gran nivel competitivo.

- El SPiSP resulta atractivo para jugadores jóvenes.

- Muestra de ello es que hay jugadores que han venido aquí rechazando otras ofertas de equipos como el Barça. Nuestro proyecto de los últimos años ha sido introducir a jóvenes cada temporada. Hemos apostado por el futuro con jugadores con proyección

- Llegó al SPiSP en 2003 como jugador y en 2011 se hizo entrenador, ¿cómo ha evolucionado el equipo?

- Cuando el equipo me fichó, el SPiSP estaba en Superliga y todo era profesional, todos cobrábamos. Ahora no cobra ningún jugador. Cuando empecé como entrenador tuvimos que renunciar a la máxima categoría por temas económicos.

- ¿Mentalmente fue un cambio importante?

- Para mí fue un cambio enrome porque no tenía experiencia en el banquillo. Es una perspectiva diferente porque desde fuera se ve todo y en la pista sólo te centras en tus tareas. Pero ya me he adaptado al rol de entrenador, siempre mirando lo mejor para el equipo. Cada verano sigo recibiendo ofertas para seguir jugando, pero tanto mi hermano Alex como yo hemos decidido quedarnos, ya que aquí tenemos nuestra familia y llevamos muchos años en el club.

- Antes comentaba que la situación económica es delicada.

- Nos faltan apoyos económicos. Si tuviéramos más ayudas o patrocinadores podríamos estar más arriba a nivel deportivo. Lo que nos frena es el dinero. Además, el vóley comparado con el fútbol o el básquet, no necesita inversiones tan grandes para estar en la élite. Es una pena porque si no hay más ingresos acabaremos perdiendo jugadores y talento.

- Para acabar, el SPiSP es líder del Grupo B de Superliga 2, ¿el ascenso es posible?

- Hay que pensar en la siguiente jornada. El próximo es el Leganés en casa y si ganamos podemos tener el camino aplanado para alcanzar el play off, pero tenemos que mantener nuestra planificación de objetivos: ir cada fin de semana al máximo. Si seguimos así podremos ascender.

 

Temas

  • DEPORTES

Lea También