Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes FÚTBOL

Los mejores registros de un ascendido a Segunda desde 2011

El Reus ocupa la posición más alta entre los recién llegados desde Segunda B en la décima jornada desde hace cinco campañas

Iñaki Delaurens

Whatsapp
Los jugadores del conjunto rojinegro salen del túnel de vestuarios en el primer encuentro de la temporada como local, en el Estadi Municipal. Foto: Alfredo González

Los jugadores del conjunto rojinegro salen del túnel de vestuarios en el primer encuentro de la temporada como local, en el Estadi Municipal. Foto: Alfredo González

 

17 puntos, cuatro victorias, cinco empates, tan sólo una derrota y tercero en la tabla. Los números del Reus en la temporada de su estreno en Segunda División son dignos de admirar. En realidad son los mejores de un recién ascendido desde la temporada 2011/12. Aquel curso, a estas alturas, el Sabadell era segundo con 20 puntos. 
Sorprendentemente, el Sevilla Atlético, llamando a las puertas de la zona play off con 14 puntos, es el segundo mejor de este año. Es poco común que un filial se mueva por partes nobles de la clasificación en Segunda. El UCAMMurcia, última víctima rojinegra (0-2), es el tercero con 11 puntos. Ya abriendo el pozo está el Cádiz con 10.
La campaña pasada, era el Nàstic el mejor situado de los equipos llegados desde la división de bronce. Con 16 puntos, cuatro triunfos, cuatro igualadas y dos traspiés, los chicos de Vicente Moreno cerraban el play off al término de la décima jornada. Fue una gran temporada del conjunto grana que luchó por el ascenso hasta el último aliento.
El curso 2014/15, el Leganés, ahora en Primera, era el conjunto venido de Segunda B situado en la posición más alta. Tampoco prometía mucho, era decimosegundo con 13 puntos –tres triunfos, cuatro empates y tres derrotas–, pero los otros tres equipos venidos de abajo, Albacete, Llagostera y Racing se ahogaban en el descenso. Hace dos años, el conjunto pepinero acabó en la décima plaza. 
La temporada 2013/14, el Eibar que acabaría subiendo a Primera como campeón de Segunda y espejo del actual Reus era el mejor clasificados de los procedentes del fútbol de bronce. Pocos podían imaginar en la jornada diez que el equipo vasco conquistaría la gloria. Entonces iba decimocuarto con 13 puntos, con tres victorias, cuatro igualadas y tres derrotas. 
La 2012/13, el Real Madrid Castilla ocupaba la novena posición del tablero como mejor recién llegado de Segunda B. Había sumado 15 puntos, con cinco triunfos y cinco chascos. Aquella campaña el cuadro de Alberto Toril acabaría  octavo.
Como ya hemos mencionado, sólo el Sabadell mejora el debut del Reus con 20 puntos  –seis victorias, dos empates y dos derrotas–. Pese a ese gran arranque, el cuadro arlequinado acabó el cuarto por la cola y sólo evitó caer a Segunda B por el descenso administrativo del Villarreal B.
Empujados por la ilusión y un sistema de trabajo centrado en la solidaridad colectiva, el equipo de Natxo González está avanzando por la nueva categoría a pasos de gigante. Sin duda uno de los aspectos clave está siendo una férrea defensa. 
Édgar Badia sólo ha encajado cinco goles, lo que permite sacar buen rédito de los nueve anotados. A diferencia de otros equipos de la zona alta, Levante (17 goles) o Lugo (18), el cuadro rojinegro no necesita arrollar la red rival para soñar con cotas altas.
Entre los méritos del cuadro rojinegro en este inicio liguero está ganar antes históricos como Oviedo, Mallorca y Cádiz, o empatar en Getafe, Numancia, Vallecas y Tenerife, rivales con aspiraciones de Primera.

17 puntos, cuatro victorias, cinco empates, tan sólo una derrota y tercero en la tabla. Los números del Reus en la temporada de su estreno en Segunda División son dignos de admirar. En realidad son los mejores de un recién ascendido desde la temporada 2011/12. Aquel curso, a estas alturas, el Sabadell era segundo con 20 puntos. 

Sorprendentemente, el Sevilla Atlético, llamando a las puertas de la zona play off con 14 puntos, es el segundo mejor de este año. Es poco común que un filial se mueva por partes nobles de la clasificación en Segunda. El UCAMMurcia, última víctima rojinegra (0-2), es el tercero con 11 puntos. Ya abriendo el pozo está el Cádiz con 10.

La campaña pasada, era el Nàstic el mejor situado de los equipos llegados desde la división de bronce. Con 16 puntos, cuatro triunfos, cuatro igualadas y dos traspiés, los chicos de Vicente Moreno cerraban el play off al término de la décima jornada. Fue una gran temporada del conjunto grana que luchó por el ascenso hasta el último aliento.

El curso 2014/15, el Leganés, ahora en Primera, era el conjunto venido de Segunda B situado en la posición más alta. Tampoco prometía mucho, era decimosegundo con 13 puntos –tres triunfos, cuatro empates y tres derrotas–, pero los otros tres equipos venidos de abajo, Albacete, Llagostera y Racing se ahogaban en el descenso. Hace dos años, el conjunto pepinero acabó en la décima plaza. 

La temporada 2013/14, el Eibar que acabaría subiendo a Primera como campeón de Segunda y espejo del actual Reus era el mejor clasificados de los procedentes del fútbol de bronce. Pocos podían imaginar en la jornada diez que el equipo vasco conquistaría la gloria. Entonces iba decimocuarto con 13 puntos, con tres victorias, cuatro igualadas y tres derrotas. 

La 2012/13, el Real Madrid Castilla ocupaba la novena posición del tablero como mejor recién llegado de Segunda B. Había sumado 15 puntos, con cinco triunfos y cinco chascos. Aquella campaña el cuadro de Alberto Toril acabaría  octavo.

Como ya hemos mencionado, sólo el Sabadell mejora el debut del Reus con 20 puntos  –seis victorias, dos empates y dos derrotas–. Pese a ese gran arranque, el cuadro arlequinado acabó el cuarto por la cola y sólo evitó caer a Segunda B por el descenso administrativo del Villarreal B.

Empujados por la ilusión y un sistema de trabajo centrado en la solidaridad colectiva, el equipo de Natxo González está avanzando por la nueva categoría a pasos de gigante. Sin duda uno de los aspectos clave está siendo una férrea defensa. 

Édgar Badia sólo ha encajado cinco goles, lo que permite sacar buen rédito de los nueve anotados. A diferencia de otros equipos de la zona alta, Levante (17 goles) o Lugo (18), el cuadro rojinegro no necesita arrollar la red rival para soñar con cotas altas.

Entre los méritos del cuadro rojinegro en este inicio liguero está ganar antes históricos como Oviedo, Mallorca y Cádiz, o empatar en Getafe, Numancia, Vallecas y Tenerife, rivales con aspiraciones de Primera.

 

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También