Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los tres momentos mágicos del reusense Sergi Roberto en el Bernabéu

El lateral derecho, que en 2011 debutó en la Champions en el Santiago Bernabéu, ha sido decisivo en los Clásicos que el Barça ha ganado en los últimos años en sus visitas a Madrid

Raúl Cosano

Whatsapp
Sergi Roberto (izquierda) forcejea con Marcelo, durante el Madrid-Barça jugado este sábado. Foto: EFE

Sergi Roberto (izquierda) forcejea con Marcelo, durante el Madrid-Barça jugado este sábado. Foto: EFE

El reusense Sergi Roberto, lateral derecho del Barça, volvió a mostrar el idilio que tiene con el Santiago Bernabéu. «Es un estadio en el que me he sentido siempre muy cómodo cuando he jugado. También debuté en Champions en este campo. Me trae muchos buenos recuerdos y espero que siga siendo así. Siempre es muy bonito ganar en el campo del eterno rival y nos vamos de vacaciones todos contentos», dijo al término del partido el futbolista de la capital del Baix Camp.

El futbolista de Reus debutó en la Champions League precisamente en el Bernabéu, y encima durante unas semifinales. Fue en 2011, de la mano de Pep Guardiola. Ese día el Barça ganaría 0-2, con dos tantos de Messi. Pero desde ese debut, se podrían establecer al menos tres momentos mágicos y de gran inspiración de Sergi Roberto en el coliseo blanco, un estadio con el que tiene un vínculo especial. 

1. Su primer gran día en un Clásico a domicilio fue cuando Luis Enrique le alineó como falso extremo derecho cubriendo la baja de Leo Messi. Una jugada suya fue el origen del primer gol, que marcaría Luis Suárez. Después de varias triangulaciones entre los jugadores azulgranas sin que el Madrid tocara el balón, Sergi Roberto recibió el cuero de Busquets y tras avanzar varios metros le cedió el esférico a Suárez para que anotara con el exterior. El Barça, sin Messi aquel día en su alineación, firmaría una nueva exhibición, hasta imponerse por 0-4 a un Madrid aciago dirigido en aquel momento (noviembre de 2015) por Rafa Benítez. 

2. Otro gran instante fue la galopada del curso pasado por todo el césped que acabó con el gol de la victoria de Messi en el descuento (2-3). Su espectacular acción en los momentos finales del partido permitió el milagro y el Barça ganó de nuevo en el feudo blanco, recuperando así las opciones en una Liga que al final, eso sí, terminó perdiendo. Fue una conducción estratosférica. Ni Marcelo ni Modric pudieron pararle. Fue ganando metros hasta que cedió a la banda para André Gomes. Luego vino Jordi Alba, el centro y la definición de Messi. 

3. El tercer momento de ensueño llegó este sábado, en el Clásico antes del parón invernal. Sergi Roberto formó parte esencial del engranaje azulgrana para una diana magnífica. La jugada la inició Busquets tras un movimiento extraordinario ante Kroos, que sólo le siguió con la mirada. A partir de ahí vino la internada de Rakitic, la apertura de Sergi Roberto y la asistencia medida y precisa para que el uruguayo abriera la lata. Fue, en esencia, otra perla de juego colectivo en la que el de Reus tuvo mucho que ver. 

 

Temas

Comentarios

Lea También