Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Baloncesto #Tiempo muerto

Luis Mirón, positivismo para el acierto

Empezó hace dos meses una investigación con el equipo infantil del CBT para mejorar el rendimiento en los tiros libres a través de la psicología

Shaila Cid

Whatsapp
El andaluz Luis Mirón, en uno de los entrenamientos del equipo infantil A del CBT. Foto: Pere Ferré

El andaluz Luis Mirón, en uno de los entrenamientos del equipo infantil A del CBT. Foto: Pere Ferré

Todos los grandes jugadores de baloncesto cuentan con ciertos procedimientos a la hora de ejecutar un lanzamiento. Jorge Garbajosa, por ejemplo, respiraba profundamente antes de lanzar un tiro libre y recitaba unas palabras para sí mismo; mientras que Juan Carlos Navarro tira sin botar el balón. Este tipo de rutinas son las que Luis Mirón García intenta inculcar al equipo Infantil A Tarragona Fem Bàsquet del CBT, a través de una investigación para su trabajo de fin carrera.

Mirón nació en Baza (Granada) pero desde hace cinco años reside en Tarragona, donde ejerce de Guardia Civil. Una de sus pasiones siempre fue el básquet, «pero nunca he tenido la calidad y la altura para poder ganarme la vida de ello», confiesa. Hace unos años, empezó a estudiar a distancia Psicología en la Universidad de Granada y decidió hacer sus prácticas en «algo que realmente me gustara», asegura. El pasado octubre, entró en el CBT como psicólogo deportivo del primer equipo y eso le abrió las puertas para poder hacer su trabajo de grado en el club.

En su investigación, el andaluz trata de «evaluar la capacidad de mejora que pueden tener los niños en su acierto en el lanzamiento de tiros libres», explica. Le dirigen sus profesores Cristino Pérez e Ignacio Martín, catedráticos del Departamento de Metodología de las Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Granada. Además, en Tarragona cuenta con el apoyo de Paco Díaz, psicólogo deportivo.

Al inicio, Luis estuvo analizando a cada uno de los jugadores, sin que ninguno de ellos supiera de su existencia para no condicionarles. A partir de ahí, analizó sus rutinas de lanzamiento, el número de segundos que tardaban los niños en lanzar, el número de aciertos y errores a la hora de ejecutar los tiros... Esta fase de registro previo empezó a principios de febrero y fue observacional.

En la etapa de intervención, «los niños emulaban lo máximo posible las condiciones de un partido», comenta Mirón. Uno de los ejercicios consistía en que un niño lanzara varios tiros libres mientras sus compañeros pugnaban por el rebote (dos ejercían de compañeros, otros dos de equipo rival y un tercero hacía de árbitro). «Se trata de que adquieran confianza en sí mismos a la hora de lanzar y establecer un programa de rutina para tener más acierto», asegura.

Cuando el granadino inició la investigación, muchos de ellos ya tenían un hábito marcado, por lo que fallar o no se debía a un componente que les afectaba a su acierto. «Es ahí donde interviene el aspecto psicológico», confirma Mirón. Luis les propuso que se imaginaran lanzando el tiro libre justo antes de ejecutarlo y que mientras lo hacían pensaran en algo positivo. «Se ha descubierto que cuando tenemos positividad en la cabeza, mejoramos nuestra ejecución», afirma.

En el estudio, todos los niños han mejorado su acierto, aunque algunos han tenido resultados más significativos. Una de la partes que se ha trabajado es la imaginación, por lo que a los jugadores que les costaba más se les cambió la rutina y mejoraron. Para él, que la investigación tenga éxito depende de los resultados de los partidos. Por eso, controla los registros de los tiros libres tanto en encuentros como en entrenamientos. «El objetivo último es que mejoren en partidos. Me consta que hay un niño que lleva sin fallar un tiro libre desde que empezamos la investigación», destaca el granadino.

El próximo miércoles, Luis pondrá fin a su trabajo y presentará los resultados ante el club. «Si salen unos datos relevantes, supondrá que la intervención ha sido buena», declara. Lo ideal sería poder ampliar el proyecto para conseguir una mejora significativa para todos los jugadores, pero «todo dependerá del club», alega Mirón, que esta sumamente agradecido al CBT por esta oportunidad.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También