Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Maikel Mesa: «El jugador lo tiene todo en Tarragona para crecer»

El centrocampista canario se ha convertido en uno de los jugadores más importantes en el sistema de Rodri. Dirige el ataque y marca goles 

Jaume Aparicio

Whatsapp

Marcaste un ‘doblete’ en Valladolid. Es el segundo de tu carrera. Para ser mediocentro, sorprende que los hagas a pares.
Es verdad que no es normal que un mediocentro marque dos goles en un partido. Pero llego varias temporadas en las que estoy marcando más. Quizás sí es anecdótico que haga dos en un día, pero no que marque.

¿A qué se debe ese incremento de tu capacidad goleadora?
Un poco a los cambios en la posición táctica y también que con los años tienes más experiencia en la categoría. Estoy llegando a un punto que me siento muy cómodo en Segunda y me permite llegar a la zona de gol con más facilidad que en las primeras temporadas.
 
¿Cuanto más cuesta marcar, mayor felicidad cuando se logra?
Sí,porque el gol es lo que más se ve. Igual haces un partido que para el entrenador es mejor que otros, pero el día que metes parece que lo has hecho más bonito. 

Marcaste el empate contra el Reus, también el del día del Zaragoza y ahora dos más en Valladolid. ¿Estás acostumbrando a la afición a goles cruciales?
Que continúe la racha. Lo importante es ayudar al equipo y si puedes hacerlo con goles determinantes, pues mucho mejor. Al final cuando marcas, si no cambia el resultado vale poco. A todos nos gusta marcar.

Nada más pisar el Nástic se te vio una conexión especial en el campo con Sergio Tejera. 
Desde un principio, ya en los primeros entrenamientos, notamos esa conexión en el campo. Es una pena que no hayamos coincidido tanto como nos gustaría, debido a las lesiones que hemos sufrido ambos. Cuando está en el campo, me entiendo muy bien con él. Tener a un jugador a tu lado como Sergio ayuda muchísimo. Nos complementamos y el equipo lo agradece.

El ‘míster’ Rodri te ha ubicado en una posición en la que tienes mucha libertad para moverte en la mediapunta. ¿Un jugador creativo como tu caso, lo agradece?
Desde que llegó el míster nos ha transmitido su confianza. A mí personalmente, me ha puesto en una posición que nunca había jugado prácticamente, pero con lo que él tácticamente me ha explicado y lo que vamos mejorando día a día, se ve en el campo que me está beneficiando. Me toca seguir trabajando. Aprender de lo que dice el míster, que me ‘mete’ bastante porque sabe que me queda por mejorar. 

Eres un claro ejemplo de esa ‘magia’ que emanan los jugadores canarios. Una explosividad identitaria. ¿De dónde sale?
Es una característica de los futbolistas canarios que está relacionada con la forma de vida de la gente de Canarias. Estamos acostumbrados a estar mucho tiempo en la calle. El tiempo ayuda. Da igual que sea invierno o verano, llegas del colegio y te vas a jugar. Eso da que el jugador criado en un polideportivo, jugando todo el día con amigos, acaba teniendo mucha calidad. Más que el que se dedica simplemente a entrenar. 

¿Hubo muchas horas en las canchas del pequeño Maikel?
Pasé bastante tiempo en la calle sí. Le llevaba por el camino de la amargura a mi madre porque no quería entrar en casa. Me ha servido para adquirir esos conceptos que tengo.

¿Cómo encajó ese fútbol alegre en el filial de Osasuna, con un grupo de Segunda B tan rocoso como es el vasco?
Fue un cambio completo. Hasta en el tiempo. No tenía ni chaqueta. Me hizo madurar. Verte en Segunda B, con un grupo duro. Aprendes a competir, a ir por arriba. Me vino bien porque he vivido la calidad, casi sin trabajo, y en Pamplona aprendí lo que es currar y pelear. Me hizo mejor futbolista.

El año pasado en el Mirandés viviste un año difícil, como el Nàstic, que acabó en descenso. Con el mal inicio del equipo, ¿temiste verte otra vez en esa tesitura?
Claro que te vienen los fantasmas. Piensas ‘otra vez no’. Pero te sientas en el vestuario y ves las caras de los compañeros, es imposible que el equipo tenga que sufrir de esta manera. Poco a poco el equipo está dando un paso adelante e iremos hacia arriba. Hay equipo suficiente para no sufrir.

¿Tarragona es el sitio idóneo para acabar de explotar? 
Es lo que pretendo y por lo que vine a Tarragona. Es un club que se trabaja muy bien y que hay estabilidad. El jugador lo tiene todo para crecer y dar ese paso para explotar.

Temas

Comentarios

Lea También