Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes ENTREVISTA

Manu Barreiro: 'Hay más calidad aquí que en el Alavés del año pasado'

El delantero de 30 años es uno de los cuatro refuerzos invernales que ha hecho el Nàstic para salvar la categoría

Jaume Aparicio López

Whatsapp
El delantero gallego de 30 años posa en el Nou Estadi, donde quiere marcar tantos goles como sean necesarios para sacar al Nàstic de la zona baja de la tabla. ? Foto: lluís milián

El delantero gallego de 30 años posa en el Nou Estadi, donde quiere marcar tantos goles como sean necesarios para sacar al Nàstic de la zona baja de la tabla. ? Foto: lluís milián

- ¿Cómo le va la convivencia con tus nuevos compañeros?

- Muy bien. Hay un vestuario muy sano. Ya me lo había dicho Sergio (Tejera) y lo estoy comprobando de primera mano. Pese a la situación en la que estamos hay buenas personas y eso es positivo para poder salir.

 

- ¿Te extraña que estando colista se respire este buen ambiente?

- Un poco. Desde fuera, antes de venir, era una de las cosas que más respeto me daba. Al final cuando las cosas van mal puede haber más ‘piques’ entrenando, roces. Son cosas que pasan en las situaciones complicadas. Pero la verdad es que he visto a la gente natural y muy metida en lo que estamos haciendo.

 

- ¿Qué te ofreció el Nàstic para dejar Primera?

- Lo que más valoré fue la insistencia de Emilio (Viqueira). Llevaba medio año jodido en Vitoria. La temporada anterior, con Bordalás, iba a ser un jugador importante y no lo fui tanto. Buscaba sentirme importante otra vez y es lo que me ofreció Emilio. También Sergio me habló muy bien del club, la ciudad, el entorno, vestuario, etc. Era un sitio que me apetecía. No valoré mucho la posición.

 

- ¿Viendo desde fuera la plantilla y el papel de la pasada temporada, uno se sorprende de ver al Nàstic abajo?

- Mucho. Y ahora que lo veo desde dentro todavía más. La primera semana aquí ya se lo decía a Sergio que me parecía increíble que estuviera el equipo en la cola de la tabla. Jugador por jugador hay más calidad que el Alavés de la pasada temporada, en la que fuimos campeones de liga.

- ¿Entonces? ¿Qué explicación le ve?

- Las dinámicas son así. Tanto en positivo como en negativo son difíciles de salir. Estamos en el camino y por calidad técnica y grupal creo que vamos a salir.

 

- Tu debut con el Nàstic empezó muy bien, luego…

- Se fastidió. Fue una putada.

 

- ¿Qué pasó con la famosa espinillera?

- Se me estaba cayendo todo el rato. Pensé en salir del campo para cambiarla, pero no quise perder tiempo. Estábamos 1-1 y en pleno apogeo de ir a por el segundo gol. Le di la espinillera a Juan (Muñiz) y cuando lo hice ya me decía: ‘No sé si la habré liado o no’. Enseguida me la trajo Mossa y fue cuando vino el árbitro. Por no perder tiempo... se fastidió, porque hubiéramos ganado el partido, seguro.

 

- Se montó una buena.

- Yo cometo un error pero el árbitro también. Teóricamente te tienen que avisar de que te pongas la indumentaria reglamentaria y a mí nadie me dijo nada. Enseguida vino y me enseñó la tarjeta.

 

- ¿Pero cuánto rato estuviste sin espinillera?

- Nada. Dos minutos como mucho. Si cuando me saca la amarilla ya la llevo puesta. Cuando estás abajo, te quitan más que te dan. Pero bueno, de todo se aprende y no volverá a pasar.

 

- Has vivido seis mesos complicados en el Alavés. No has llegado a debutar en Primera. ¿Te sientes decepcionado?

- Sí. Para mí y muchos de mis compañeros, estaba capacitado y debería haber tenido oportunidades. Ya se sabe, los entrenadores prefieren a unos antes que otros y ante eso no puedes hacer nada.

 

- Es que Pellegrino no le ha dado ni un minuto.

- Nada, nada. Jugué en Copa del Rey y luego la convocatoria en Pamplona y el viaje al Calderón, que me quedé fuera de la lista porque fuimos 19.

 

- ¿Qué sensación tenías entrenando?

- De impotencia. Es que no me veía inferior a mis compañeros. Valoras tus capacidades y condiciones y creo que le podría haber dado cosas al equipo.

 

- El ascenso a Primera llevó consigo una revolución extraña en la plantilla. Se cambió al entrenador y a medio equipo. Suena un poco extraño.

- Es raro. Cambió la dirección deportiva y la nueva, optó por un giro drástico. Se marcharon jugadores como Carpio, que había jugado 3.000 minutos, Juli, Mora, Pelegrín. No supieron ver que había jugadores completamente válidos y que por méritos propios, porque hicimos un año por encima de las expectativas, muchos merecieron seguir.

 

- Tus cifras goleadoras hablan por sí solas. Llevas 5 temporadas superando los 10 goles. En Tercera, Segunda B y Segunda. ¿Cómo se consigue?

- Me adapté muy bien a las categorías. Todo está en creérselo un poco. Tengo buenas condiciones para ser jugador de fútbol y en los últimos cuatro o cinco años he madurado mucho mentalmente. Eso se nota en el juego y los resultados.

 

- ¿Destaca entonces su buena capacidad de adaptación?

- Todo está en la cabeza. Con 18 años debuto con el Cádiz en Segunda. Toco el profesionalismo y luego vuelvo abajo. Regreso a Galicia a Tercera división. Firmo en Ferrol con 25 años y es mi última oportunidad. Encontré a un entrenador que me quería y me dio confianza. A partir de ahí todo fue para arriba. Es una escalada difícil.

 

- ¿Cómo gestionaste ese retroceso de debutar en Segunda con todo un Cádiz a volver a Tercera división siendo tan joven?

- Probablemente, en la caída, lo más fácil es rendirte. Quedarte cerca de casa jugando en Tercera y buscarte un trabajo. En Ferrol no solo en lo deportivo, también en lo personal mi vida dio un cambio enorme. Conocí a mi mujer que me dio esa estabilidad que necesitaba. Gracias a mi etapa en Ferrol y a mi mujer fue todo mejorando día a día hasta llegar aquí.

 

- En el Jerez Industrial viviste una parte dura del fútbol: los problemas de pago.

Venía del Cádiz, club profesional sin problemas de pago y llegué a un equipo, medianamente humilde, donde no cobré nada. Desde julio hasta que en enero nos dieron la carta de libertad. A mí me sale bien a la larga, porque he ido cobrando mayores cantidades, pero imagina la gente que cobra 1.000 o 1.500 euros, como muchos jugadores de Segunda B y trabajadores en general, que no tienen nada detrás y no cobran durante seis meses. Es muy complicado.

 

- ¿Algún ídolo de juventud?

- Me gustaba Ronaldo y sobre todo Kluivert, porque le veía más su perfil.

 

- ¿Y como modelo de vida?

- Mi vida ha sido de ir de aquí para allá. Aprendiendo de todo y creo que he sido muy autodidacta.

 

- ¿A quién le dedicas tus goles?

Cuando metes gol lo primero es la sensación de libertad y trabajo bien hecho y luego siempre pienso en mi mujer.

 

- ¿Con ganas de marcar el primer gol con la camiseta del Nàstic?

Muchas. Vengo de medio año sin jugar y encima en el primer partido pasó lo que pasó. La verdad es que tengo ganas de devolver esa confianza que todo el club puso en mí.

 

- Estuviste a punto de hacerlo frente al Tenerife.

- Miré a ‘Teje’ y, como le conozco, sabía dónde iba a poner el balón. Llegué al balón justo y lo normal fue que entrara, pero me tocó un portero de envergadura y sacó una mano para hacer una buena parada. Estoy tranquilo porque con este equipo voy a tener muchas opciones de marcar.

Temas

  • DEPORTES

Lea También