Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Marc Carrasco coge la pizarra

Ha dejado el fútbol en activo para ser el segundo de Pallarès en el CD Morell
Whatsapp
Carrasco, a la derecha, junto a Joan Pallarès, dirigen un calentamiento del CD Morell.  Foto: Alfredo González

Carrasco, a la derecha, junto a Joan Pallarès, dirigen un calentamiento del CD Morell. Foto: Alfredo González

Una degradación en el cartílago de su rodilla derecha ha provocado que Marc Carrasco cuelgue las botas este verano. A los 30 de edad, el lateral tarraconense ha cerrado un trayecto que ha transitado entre Tercera División y Segunda B.

El fútbol conquistó su vida desde chico, cuando ingresó en las categorías inferiores del Nàstic. Allí completó el máster de formación. Incluso llevó el brazalete de capitán en aquel famoso partido ante el Barça juvenil de Leo Messi, en el anexo del Nou Estadi de Tarragona. Carrasco destacaba en aquel grupo repleto de futuras promesas bajo las órdenes de Javi Robles. Aquella generación provincial fue la primera en ascender a División de honor juvenil. Un escalón antes, Marc había compartido aventura con el actual arquero del Madrid Kiko Casilla. En el cadete grana.

La Pobla le abrió las puertas del fútbol semi profesional. Se convirtió en el escaparate perfecto para dar el primer salto. Firmó por el Reus en la 2006-07, en Tercera División. Con Natxo González como técnico. Se quedó a sólo un paso del ascenso a Segunda B, tras aquella dramática eliminatoria del play off ante el Betis B. Un curso más tarde emigró hacia Menorca para probar suerte en el Sporting Mahonés, también en Tercera. Disfrutó de protagonismo hasta que se rompió el cruzado. El primer gran golpe de su carrera.

Manolo Márquez le rescató para El Prat en 2009. Firmó una de sus mejores actuaciones y lució en otro play off de ascenso a Segunda B. Santi Castillejo le recuperó para el Reus en la 2010-11, un curso histórico para el club, con el ascenso a la categoría de bronce en Níjar. Dos años en Segunda B, con el Reus y el Teruel, en donde se rompió el pubis, completaron su camino más lujoso.

A Carrasco siempre le llamó la atención dirigir desde el banco. Por eso decidió formarse en sus últimos pasos en activo. Tanto en Vilanova como en El Morell, donde alcanzó el ascenso a Tercera hace dos meses.

En junio, con la rodilla maltrecha, tomó la decisión más compleja de su vida. Le quería el Tortosa pero tiró de honestidad. Dijo basta. Eso sí, su relación con el fútbol se mantiene viva. Marc ejerce como director técnico de todo el fútbol base del Cambrils United y se le acaba de abrir otra puerta generosa. Ya ha tomado las funciones de segundo entrenador del CD Morell. Como mano derecha de Joan Pallarès, al que conoce a la perfección.

Juntos hacen frente al proyecto más importante de la historia de esta modesta entidad. El Morell estrenará participación en Tercera, aunque para Pallarès y Carrasco no existen los imposibles.

 

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También