Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Marc Sellarès (CF Reus): El líder insaciable

Marc Sellarès se pone el primero de la fila para tirar del carro en los días oscuros. Es un tipo positivo. Un fiel compañero de viaje. Su compromiso con el proyecto ha asombrado a los hinchas y al vestuario
Whatsapp
Marc Sellarès es agarrado dentro del área por un rival del Atlético Baleares, esta temporada.  Foto: Alfredo González

Marc Sellarès es agarrado dentro del área por un rival del Atlético Baleares, esta temporada. Foto: Alfredo González

Marc Sellarès (San Sebastián, 1980) se tomó la propuesta del Reus con la ilusión de un juvenil. Y eso que había alcanzado la etiqueta de jugador franquicia en el mercado. El pasado mes de junio ascendió con el Llagostera a Segunda A. En la eliminatoria decisiva ante el Nàstic anotó un gol clave en el Nou Estadi. En la pequeña localidad gerundense le adoran.

La dirección deportiva rojinegra le conquistó este verano. Marc no dudó. Le sedujo el proyecto ambicioso que diseñó el club. La máxima profesionalidad. Una reunión a tres bandas con Natxo González y Sergi Parés, justo antes de concretarse la operación, ofreció señales positivas a los ‘jefes’. Confirmó el entusiasmo del futbolista.

Para Sellarès, el compromiso es algo innegociable. No se discute. Y eso que acumula mil batallas en su espalda. Se ha peleado por todos los campos de Segunda B. Nadie ha podido saciar su ambición. Más de uno pudo pensar que este ‘rascacielos’ vestido de delantero se tomaría la oportunidad reusense como un buen retiro dorado. Nada de eso. Los hechos hablan. Sus compañeros le ven como un líder indiscutible.

Natxo se dio cuenta rápido del valor de este futbolista. Su aportación no se reduce sólo al verde. Hay mucho más. Fuera del campo se convierte en un apoyo indispensable. El vestuario lo eligió como uno de los tres capitanes del nuevo plantel, junto al eterno Masqué y a Jaume Delgado. Hubo ojo clínico. Para Sellarès el brazalete es algo más que una simple pose. Se trata de una responsabilidad absoluta. Un reto maravilloso.

Marc se ha reinventado con el paso del tiempo. Sorprendió su capacidad para ir al espacio en los inicios. Su potencia le distinguía. Ha completado la evolución futbolística con una mejora sustancial en el juego posicional. Ahora es un atacante con capacidad para bajar el balón, quedárselo y descargar con criterio. Su poderoso físico lo permite.

La semana post-derbi

Cuentan que la estabilidad emocional de los jugadores del Reus quedó muy tocada tras la dura derrota ante el Nàstic (0-2), en el último derbi en el Estadi. La semana después de ese partido se convirtió en un auténtica terapia de grupo. Sellarès, que acababa de salir de un problema muscular, se puso el primero de la fila. Siempre sacó el lado positivo del problema. Alentó a sus ‘colegas’.

En las sesiones de trabajo corregía, animaba y exhibía ambición por mejorar. El grupo seguía la pista. Para sentirse ejemplo primero hay que darlo. El delantero no huyó esa responsabilidad.

En el club ha caído de pie. También en el Estadi. Los hinchas se reflejan en su ilusión. Le ven como un titán que se deja la vida por la camiseta.

Compromiso social

El protagonista dispone de una extrema facilidad para expresar su discurso. Fuera del campo es un tipo extremadamente comunicativo. Muy racional en cada una de sus intervenciones. Sellarès se ha erigido en uno de los deportistas que se ha posicionado a nivel social. Ha mostrado su total compromiso con la sociedad catalana y el proceso independentista.

Nacido en San Sebastián, pero criado en Igualada, Marc no ha dudado en sentirse orgulloso de su tierra. En Reus ya ha participado en varios actos a favor del Dret a decidir. Sin ir más lejos fue el elegido por el club para expresar el discurso del Pacte Nacional Pel Dret a Decidir en el Teatre Fortuny.

Su intervención no pasó desapercibida para los allí presentes. Sorprendió la calidad de su mensaje. Finalizó con una frase demoledora. «Estoy seguro de que si la sociedad catalana y el Reus entrenan fuerte, al final los dos subiremos de categoría».

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También