Deportes Mercado

Marc Trilles y Joan Oriol, bloqueados

Fútbol. El Nàstic no puede hacer oficial sus fichajes hasta que el Lleida no levante el ERTE

JAUME APARICIO LÓPEZ

Whatsapp
Marc Trilles, capitán del Lleida Esportiu, durante su visita al Nou Estadi esta temporada. foto: pere ferré

Marc Trilles, capitán del Lleida Esportiu, durante su visita al Nou Estadi esta temporada. foto: pere ferré

Marc Trilles y Joan Oriol jugarán en el Nàstic la próxima temporada. El acuerdo entre los jugadores y el club tarraconense es total desde hace varios días y en condiciones normales, deberían estar entrenando con el resto del equipo. Pero tanto el central como el lateral siguen sin poder vestirse de grana, ‘retenidos’ por el Lleida Esportiu.

La situación es cuanto menos peculiar. Sus contratos expiraban el 30 de junio. Desde el 1 de enero podían negociar y acordar su incorporación a otro club tal y como permite la legislación vigente. Sin embargo, la aplicación por parte de la entidad leridana de un Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) les mantiene retenidos.

Como muchos otros clubes, incluidos el Nàstic, el 31 de marzo el Lleida Esportiu se acogió a la medida ofrecida por el Gobierno para hacer frente a la caída de ingresos (patrocinadores, taquilla, venta de productos del club, etc.) consecuencia de la interrupción de la actividad a consecuencia de la pandemia de la Covid-19. Incluyó al 70% de todos sus trabajadores. Entre ellos buena parte de la primera plantilla. Únicamente quedaron fuera siete, entre los que no figuraban Trilles ni Joan Oriol. El ERTE sigue en vigor y, según advirtió el Lleida Esportiu, sus contratos también ya que la aplicación del expediente los pone en suspensión hasta la finalización del mismo. En otras palabras, hasta que no levante el ERTE ningún empleado/jugador del club puede abandonar la entidad. El Lleida puede mantener el ERTE hasta el 30 de septiembre, dado que el Gobierno prorrogó este tipo de medidas, o hasta que el equipo vuelva a entrenar, puesto que con el inicio de la actividad deportiva se desmontaría el motivo por el que se sustenta como ha sucedido en el Nàstic. El club grana sacó a toda la parcela deportiva del ERTE para poder iniciar los entrenamientos. Mientras tanto Trilles y Joan Oriol seguirán formando parte del Lleida. La única alternativa es que el club del Segrià les otorgue la baja voluntaria.

La incomodidad es evidente para los jugadores. Hace una semana Marc Trilles, que ya se había despedido del Lleida y su afición con una carta en redes sociales, lamentaba la tesitura en la que se encuentra. «Realmente sorprendido por la situación. Pensaba q nunca diria esto públicamente pero hay alguno q no se merece ni el agua que bebe», escribía en su cuenta personal de Twitter.

El Nàstic ha mirado de encontrar soluciones jurídicas para poder incorporar de manera inmediata a los dos futbolistas, pero la situación es tan insólita -ya lo es que los clubes de fútbol puedan acogerse a un ERTE- que no existen precedentes legales en los que basarse. Pero mientras no deja que ninguno de sus futbolistas pueda marcharse, el Lleida, no obstante, sí que ha incorporado trabajadores a la entidad. Es el caso del reusense Gerard Escoda como Director de Operaciones.

Otros frentes abiertos

El Lleida Esportiu sigue defendiendo que se deberían haber jugado las diez jornadas restantes de Segunda B. Una postura que han defendido en los tribunales con recursos en el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional. El Lleida trató de impedir que se disputaran los play-off de ascenso a Segunda pero el juez desestimó esa cautelarísima aunque sí admitió a trámite el recurso que está a la espera de resolución.

Comentarios

Lea También