Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes VELA

Marcelo Cairo, un láser sobre las aguas

Este joven reusense de 16 años dejó el hockey y los patines, de tradición familiar, para triunfar en la vela. Se coronó en Optimist, Láser 4.7 y ahora en Láser Radial. Acaba de ganar el título de España

Francesc Joan

Whatsapp
Marcelo Cairo, con el dedo en señal de victoria. FOTO: cedida

Marcelo Cairo, con el dedo en señal de victoria. FOTO: cedida

El hockey le seducía. También a él. Como a todos los Cairo, un apellido ilustre en el deporte rodado. De hecho jugó hasta los 11 años en el Reus Deportiu, el club que previamente defendieron sus tíos Gaby y Pablo, dos de los más grandes de Argentina. A su padre, Marcelo, se le habían dado mejor las carreras de patín. Llegó a ser campeón en Mendoza, la tierra que vio crecer a toda la saga hasta que en su caso acabó en Reus, la ciudad donde ha desarrollado su carrera como abogado y procurador. Y donde nació Marcelo Cairo Assenza (2000), su hijo mayor, que decidió sustituir el stick y los patines por la caña y la vela del Optimist a raíz de su creciente afición tras un cursillo de verano en el Nàutic Cambrils cuando tenía siete años.

El cambio no le fue mal, hasta el punto de confirmarse como uno de los mejores regatistas de la actualidad, y con un futuro más prometedor, después de una brillante trayectoria que le ha llevado a ganar títulos de Catalunya y España en las tres clases por las que ha pasado hasta ahora.

Recuerdan con especial cariño sus inicios en Vigo, donde siendo un crío se impuso en dos ediciones consecutivas de la prestigiosa Semana del Atlántico, en 2009 y 2010. Allí empezó a labrarse un nombre que dos años después, con 11, irrumpiría definitivamente con la conquista del título de campeón absoluto de Catalunya de Optimist y la tercera posición en el Campeonato de España, ambos en 2012.

A los 13 dio el salto al Láser 4.7 (podía haber seguido en Optimist hasta los 13). Tras un periodo lógico de adaptación en el que su entrenador, Alvaro Gil, fue clave en su evolución deportiva y personal los éxitos se sucedieron también en esta otra clase. Fue primero en el ránking catalán y español sub16, categoría en la que después de ser sexto en el Europeo (2013) y subcampeón de España (2014) se alzó con el título de campeón de España y de la Copa España en 2015. Brilló además entre los mejores en el Mundial de Kiel (Alemania) al ser sexto.

Con el Láser 4.7 Marcelo tiene ahora por delante una cita clave, el Europeo del próximo mes de abril en Murcia, donde a priori aspirará a medalla. Será su despedida de esta clase, en la que podría seguir hasta los 18. Por su desarrollo físico (pesa 72 kilos), sin embargo, prefiere de nuevo adelantar su pase a la clase inmediatamente superior, la Láser Radial (embarcación con una vela de un metro cuadrado más).

De hecho compagina ambas modalidades en los últimos meses con tanto empeño y dedicación que la pasada semana lograba de forma sorprendente el título absoluto de España en Láser Radial, en Cádiz, en una de sus primeras competiciones en la clase. Él mismo reconoce que se hubiera conformado con estar en el top ten, pero le salieron tan bien las cosas que se hizo con la victoria. Un resultado que le asegura plaza para el Mundial ISAF sub19 de China, en diciembre, y para el Mundial de Holanda, en agosto.

El regatista reusense deberá consolidar su proyección en Radial antes de subirse al Láser Standard, incluida en los Juegos Olímpicos en los que sueña competir algún día. Su meta le lleva a entrenarse practicando triatlón. Reúne tres disciplinas (natación, ciclismo y atletismo) que le sirven como base física para rendir luego como nadie sobre el barco.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También