Más de Deportes

Marín decide un acto de fe

Hockey. El Reus Virginias supera por la mínima al Palafrugell con una actuación madura y sufrida (4-3)

Marc Libiano

Whatsapp
Marín decide un acto de fe

Marín decide un acto de fe

El segundo éxito del Reus precisó de un ejercicio de fe extra, en parte porque su rival, el nuevo Palafrugell de Puigbí y Bancells, se lo exigió. La tarde, demasiado precoz en el horario, con un calor extra poco habitual, pedía una actuación convincente a los de Garcia, que enseñaron un nivel acorde a la cita y se apuntaron el segundo éxito consecutivo del recién estrenado curso. Hubo varias noticias que invitan a la esperanza en ese debut oficial en el templo. 

Por un lado, el italiano Checo Compagno ofreció minutos de calidad en el primer capítulo del envite. Jugador fino y aseado, dotado de una excelente técnica y de apariencia frágil. Solo de apariencia. No esquiva las disputas y juega con una naturalidad interesante. Por otra parte, el equipo mostró madurez cuando su enemigo alcanzó la ventaja inicial. Fue Canet, un delantero voraz ante el gol, el que avanzó al Palafrugell cuando apenas se habían consumido seis minutos. Y el Reus necesitó trabajarse el empate.

Lo hizo arropado en la paciencia, se olvidó del manicomio. Ante rivales como el Palafrugell no se permiten ni amagos de ansiedad. O conservas el equilibrio o te castigan sin piedad. Dos postes de Castro y Rojas, los chilenos que ya disponen de un vuelo alto en el equipo, amenazaron a Puigbí, siempre seguro bajo el arco. Marín, en cambio, no requirió de ninguna amenaza. Anotó la primera pena máxima de la colección para iniciar su repertorio de remates. Marín ha vuelto como se fue. Su relación con el gol nunca va a pasar una crisis, ni siquiera en tiempos de jubilación. Incluso en las pachangas con sus hijos los seguirá marcando. Vienen de serie.

El atacante reusense terminó con la resistencia eterna del Palafrugell en el segundo tiempo. El 2-1 contó con una dosis de misterio, ya que la pelota quedó muerta entre dos aguas, casi al borde de la línea del bien y del mal. Marín contó con la pillería necesaria para llegar antes que nadie y acompañarla a la red. Otra pena máxima a los 35 minutos pareció finiquitar el entramado con un 3-1 repleto de alivio, pero el Palafrugell decidió ir a la guerra hasta el final. 

La resistencia
La resistencia la empezó Ceschin, también a través de la pelota parada, el registro más valorado del hockey moderno. El Reus no se quitó el dolor de muelas hasta que el electrónico dictó la sentencia final. El intercambio de golpes concretó un nueva versión poco después. Marín, esta vez de falta directa, y Canet consolidaron el 4-3 final, aunque los últimos ocho minutos del partido resultaron una agonía cardíaca. 

Guardó el botín el Reus, no sin sufrimiento, y acostado a Zapater, con se estrenó con nota alta en el Palau. Sujetó la fiereza visitante en esos instantes del alambre y confirmó que no ha venido para actor secundario. De momento, ya sabe ganar de rojinegro.

Ficha Técnica

Reus Deportiu. Zapater, Checo Compagno, Marín, Salvat y Julià. También jugaron; Rojas, Felipe Castro y Gelmà.
Palafrugell. Puigbí, Figa, Bancells, Canet y Ceschin. También jugaron; Candamio, Borja Ramón.  
Goles.0-1, Canet (6’), 1-1, Marín (16’), 2-1, Marín (28’), 3-1, Marín (35’), 3-2, Ceschin (36’), 4-2, Marín (38’), 4-3, Canet (38’).
Árbitros. Mayor y Barba. Mostraron cartulina azul a Checo Compagno. 11 faltas para el Reus y nueve para el Palafrugell.

Temas

Comentarios

Lea También