Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Deportes FÚTBOL

Marta sueña con venir a Reus para ver a Raphael

Portuguesa y fan incondicional de Guzzo, el talentoso enganche rojinegro, modifica sus horarios laborales en el sector farmacéutico para seguir al equipo de Natxo a través de la red. Hace dos años perdió a su madre María, que también admiraba al futbolista

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Guzzo y Marta, durante el encuentro que mantuvieron en el Centro de entrenamiento del Benfica. Foto: Cedida

Guzzo y Marta, durante el encuentro que mantuvieron en el Centro de entrenamiento del Benfica. Foto: Cedida

En las afueras de la cosmopolita Lisboa reside Marta Lopes, una joven aficionada del Benfica que siente devoción por Raphael Guzzo, el mediapunta portugués del Reus, formado y educado en la academia benfiquista. Marta, de 22 años, le descubrió hace unos años, casi desde que ingresó en las inferiores de Da Luz, en las generaciones más pequeñas del club. Desde entonces no le pierde el paso. De hecho comparten edad y sentimiento benfiquista. La familia de Marta ama a esa prestigiosa entidad, que presume de contar con el mayor número de hinchas del planeta. En cada rincón del mundo existe un benfiquista. El primer sueño de Lopes se cumplió el pasado mes de julio. Pudo conocer en persona a su ídolo.

Ocurrió justo en la salida del centro de entrenamiento del Benfica, todavía con Rapha ejercitándose allí. Al verla, Guzzo se detuvo con el coche y bajó para compartir unos minutos con ella. La alegría y la humildad del talentoso enganche conquistó a su fan, que inmortalizó el instante con selfies que todavía mantiene guardados en su caja fuerte. El mismo Guzzo le confesó un secreto que todavía no había saltado a los focos mediáticos. Iba a salir del Benfica. No se convirtió en una tristeza para Marta, que entendió la decisión. Reus, el lugar elegido para crecer. Lopes tardó cero segundos en informarse de dónde se encontraba ese lugar tan misterioso. Hoy, desde miles de kilómetros, siente al Reus como una ganxeta más.

No resulta exagerado ver a Marta organizar su fin de semana en función del día y la hora del match day del Reus. Sigue todos los partidos on line a través de la red. Celebra las últimas titularidades de Guzzo, al que defiende y reivindica en sus perfiles sociales personales. Incluso llega a cambiar sus turnos laborales en el sector farmacéutico para no perder detalle de los partidos. Hace pocos días recibió, a través de un concurso que realizó el mismo club rojinegro, un póster dedicado por el mismo Rapha.

Marta Lopes sufrió hace dos años probablemente el episodio más doloroso de su vida. Perdió a su madre Maria, una apasionada del fútbol, del Benfica y también del mismo Raphael Guzzo. Las dos compartían genes y aficiones. Se encontraban absolutamente unidas. En cada uno de sus pasos, la joven portuguesa defiende los valores que Maria le enseñó.

La fan lusa ya estudia cómo cumplir su otro gran propósito. Anhela viajar rumbo a la capital del Baix Camp para conocer el nuevo mundo de Rapha y también el significado del Reus en la zona. Gracias a esa conexión portuguesa, el club ha sumado adeptos en el país vecino. El caso de Marta Lopes resulta una evidencia. Acostumbrada a la inmensidad del Benfica, la joven ya colabora desde la distancia para que el rojinegro, poco a poco, vaya extendiéndose por el universo futbolístico, siempre con Guzzo como principal reclamo.

Se hace cuanto menos sorprendente cómo un futbolista todavía en edad de formación como Raphael Guzzo puede contar con una comunidad tan abundante de seguidores. Su evolución vertiginosa en las inferiores del Benfica llegó a etiquetarle como una de las grandes esperanzas de esa cantera. Ahora, en Reus, el atacante espera consolidar los presagios en el fútbol profesional español. Marta, mientras, le disfruta a lo lejos, aunque con la misma intensidad.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También