Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Martínez de Pisón apuesta por la montaña ligada a la cultura

En su discurso, el catedrático emérito de Geografía de la Universidad Autónoma de Madrid, geógrafo, escritor y alpinista, recalcó el aumento de deportes en el medio ajenos de inquietud artística

Iñaki Delaurens

Whatsapp
Imagen de la conferencia que este jueves llevó a cabo Martínez de Pisón en el Auditori Diputació. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Imagen de la conferencia que este jueves llevó a cabo Martínez de Pisón en el Auditori Diputació. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Eduardo Martínez de Pisón fue el invitado de honor este jueves en el Auditori Diputació para estrenar el nuevo formato del Cicle de Muntanya 2017. Se han juntado la serie de conferencias (décima edición) y de cine (cuarta) en un evento que hasta el mes que viene cada jueves traerá diferentes experiencias en la montaña.

El veterano invitado, catedrático emérito de Geografía de la Universidad Autónoma de Madrid, geógrafo, escritor y alpinista, todo en uno, habló sobre el paradigma entre montañismo y cultura. Martínez de Pisón se trasladó al siglo XIX, a los inicios del montañismo, cuando personas cultas realizaban expediciones alpinistas con motivos científicos. Durante años, sobre todo en el s.XX ir a la montaña era tarea habitual entre los intelectuales. Lo académico, los instruido, lo científico, eran imposibles de disociar de la montaña. Iban de la mano.

El deporte, extendido en los últimos tiempos, abre un nuevo escenario. La práctica de modalidades como las carreras de montaña, el senderismo o incluso el esquí, suelen ser ajenas a la cultura. Martínez de Pisón hace un paralelismo con el río. En su desembocadura se practican deportes de una actividad separada de ese fondo cultural; mientras que en la fuente, los afluentes, aún sigue latente.

Pese al auge de estas actividades, el montañismo culto no se ha perdido. Existen exposiciones, revistas con artículos de calidad, literarios, filosóficos, de artes. Son un contrapunto a esas actividades sin sustancia que están dormidas, a la espera de ser despertadas.

Hace hincapié en la importancia del romanticismo en el descubrimiento de la montaña. Habla de referentes alemanes, franceses, españoles y catalanes, ya tardíos como Zorrilla, Becquer o miembros de la Renaixença como Maragall o Verdaguer. Intelectuales a los que su inquietud cultural les condujo a la montaña.

Volviendo a nuestros días, nos encontramos en un momento de redescubrimiento de la naturaleza para encontrar nuestra identidad. Se vuelve a experimentar el paisaje. Se busca el silvestre, el libre, el solitario. Ese que brilla cada vez más por su desaparición, víctima del aumento de las redes geográficas. En este escenario, la prohibición y la regulación se presentan como soluciones para preservar el medio. A veces excesivas. La gestión de la montaña es complicada, como sus picos, finos y vertiginosos. Y las decisiones, por desgracia, no siempre caen del lado más acertado.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También