Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Me pagan un sueldo por jugar al FIFA"

Andoni Payo, un joven cambrilense de 19 años, es tres veces campeón de España. Juega como profesional a la PlayStation 4. En Manchester competirá entre los mejores del mundo

Raúl Cosano

Whatsapp
Andoni, con uno de los títulos que ha ganado en su trayectoria como jugador profesional. Foto: DT

Andoni, con uno de los títulos que ha ganado en su trayectoria como jugador profesional. Foto: DT

Usted juega al FIFA para echar el rato. Por gusto, para divertirse, para desconectar. Si acaso, alguna vez se pica con los colegas ante los mandos para acabar una noche de farra o le da por superarse contra la máquina o algún rival ‘on line’ en la otra punta del país. Andoni Payo (Cambrils, 19 años) no. Él ya superó esa fase. Juega por todo eso y por mucho más: por mantener su status de tres veces campeón de España y para entrenarse de cara al Fut Champions Cup 18, algo así como el Mundial del videojuego futbolístico por excelencia. «Estoy contento por haber alcanzado el objetivo que me planteé», dice. 

Es uno de los tres españoles que se ha clasificado para el certamen. Este cambrilense ha logrado lo que es, para muchos, un privilegio: ser un profesional del FIFA, nada menos que cobrar por lo que la mayoría ve como un entretenimiento. «A la gente les llama la atención ver que te pagan por jugar. Tengo un contrato con Movistar y recibo un sueldo. Luego, en función de los torneos que ganes, puedes recibir más», cuenta él. 

Su destreza le permitió fichar por el Movistar Riders. Con él se ha convertido, a los mandos de la PS4, en uno de los mejores jugadores del mundo y en un dominador de la modalidad en España. «El dinero que gano sirve para ayudar en casa», explica, y con esa habilidad ha podido convencer a sus padres: «Al principio no les gustaba mucho pero ahora lo ven bien y lo entienden». 

Andoni Payo, en primer plano, durante una competición. 

Andoni, que en el mundillo se hace llamar Vasco, juega de miércoles a domingo, entre cuatro y cinco horas diarias, aunque en épocas álgidas de competición se pueden alcanzar las 13. En esos días, semana a semana, se ha ganado el billete para el Mundial de Manchester. La clasificación ha consistido en jugar tandas de 40 partidos en fin de semana y lograr el máximo número de victorias. 

Febrero fue el mes clave. Para concentrarse, en lugar de jugar en casa, Andoni se desplazó a las instalaciones del ‘gaming house’ de Movistar, en Madrid. «Allí hay un entorno más profesional y me puedo concentrar más para jugar», reconoce. El primer fin de semana logró 38 victorias de 40. En la segunda semana optó por quedarse en casa. Pese a eso mejoró registros: jugó bien en encuentros de máximo nivel internacional y se apuntó 39 triunfos. 

Un pleno de 40-0 en la siguiente semana, a pesar del ‘delay’, le permitió tener un colchón de margen. «Hice 37-3, y conseguí un 154-6 en la clasificación mensual». Botín brillante, más que suficiente para conseguir un estratosférico puesto 38 en una competición en la que se baten el cobre millones de usuarios. 

Andoni, que cuenta con una nutrida legión de seguidores en la red, se pone los cascos al jugar. Se concentra y se abstrae del movimiento que le rodea, del bullicio de la gente que le anima, y luego, sin dejar de tener la cabeza fría, celebra cada gol con rabia y euforia. ¿Pero dónde está el secreto? «Siempre me ha gustado estar en la máxima dificultad. Me aburría jugar contra alguien inferior. Creo que eso te permite siempre progresar. A veces me preguntan por consejos… Me parece que lo principal es creer en ti mismo».

En corto y por las bandas
Tampoco descuida la parte estrictamente táctica, que él cultiva especialmente, ya que, después de acabar el Bachillerato, estudia para ser entrenador: «Me gusta jugar en corto y atacar por las bandas. Prefiero ir al ataque y hacer una presión media, aunque varío en función del partido». 

Sus formaciones favoritas son el Manchester United y el Bayern. «Me gustan los equipos físicos, con un delantero alto y otro rápido», sentencia, mientras disfruta de la experiencia: «A los demás les llama la atención todo esto. Lo ven raro. Hay gente que se alegra de que pierdas. Yo quiero disfrutar de esto mientras pueda. Cuando trabajas en algo que te gusta, es un placer. Lo que ocurre es que es muy difícil mantener el mismo nivel muchos años». 

Pero incluso en el trabajo de los sueños para muchos hay que desconectar. «Te puedes llegar a aburrir. A veces cambias de juego o haces otra cosa. Clasificarse para el Fut Champions llega a desgastar mucho». Andoni se entrena estos días para ese Fut Champions 18 de Manchester del 13 al 16 de abril. Allí intentará quedar entre el top 8 para lograr billete a los play offs de la FIFA eWorld Cup 2018, otra aspiración de vértigo.

Temas

Comentarios

Lea También