Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Mia Guasch: "Tenía la esperanza de volver a jugar"

El futbolista tarraconense de 23 años se tiene que retirar por culpa de las lesiones en su rodilla

Juanfran Moreno

Whatsapp
Mia Guasch tiene que dejar el fútbol de manera prematura. Foto: Lleida

Mia Guasch tiene que dejar el fútbol de manera prematura. Foto: Lleida

Imagínense que por circunstancias del destino tienen que cerrar un libro en sus primeras páginas. Un relato con una historia que les apasiona y de la cual querían ir disfrutando hasta conocer el final. Para Mia Guasch (Tarragona, 1994), esto no es una hipótesis. Hace unas semanas, el prestigioso Doctor Cugat le anunció que la historia de su carrera futbolística tenía que llegar a su fin con solo 23 años por culpa de una rodilla izquierda que se ha empeñado en desvanecer sus sueños con el balompié. 

El futbolista tarraconense que ha militado en la Pobla de Mafumet y en el Lleida a nivel profesional tiene que colgar las botas de manera anticipada e inesperada. «Seguía teniendo la esperanza de volver a jugar», afirma Mia. Para él, estos días están siendo «bonitos, pero nostálgicos». Hace poco que conoce que ni su presente ni su futuro estarán ligados al fútbol, al menos como jugador. Por ello, intenta asimilar el hecho de que haya puesto «punto y final» a su carrera futbolística. 

Para Mia, la practica del fútbol había pasado de ser una rutina a un anhelo constante. Sufría porque la incertidumbre de cuando podría volver a jugar le reconcomía. Ahora que conoce el final menos deseado, respira aliviado. «Llevaba un tiempo viviendo con falsas esperanzas y eso es más duro incluso que poner el punto final», explica el exfutbolista del Lleida. 

Mia Guasch en su etapa en la Pobla


No obstante, es consciente de que siempre lamentará la «mala suerte» con las lesiones. «Estaba en un momento crucial, era un joven con 22 años y una carrera por delante y creía en el Mia Guasch futbolista», afirma. 

Este duro bache se está haciendo más ameno con las muestras de cariños constantes que está recibiendo desde que anunciará su retirada prematura. Para él, el fútbol siempre será su vida. Le ha dado mucho pese a no tener un idílico final. 

«Me quedo con estos últimos años y con el fútbol formativo. Me quedó con el ascenso a la Pobla, con el grupo que se formó en Lleida el año que no subimos. Me podría quedar con tantas personas que prefiero no mojarme. Aunque siempre agradeceré a mis padres que siempre hayan estado ahí aguantando mis malos momentos», explica.  

Futuro entrenador

Sin embargo, el tarraconense desea poder volver a mirar el futuro con optimismo. Las lágrimas siempre acaban dando paso a las sonrisas y viceversa. «En la vida hay muchas cosas que te puede llenar aunque yo sepa que el mundo del fútbol me apasiona y me hubiese encantado». 
Por ello, Mia tiene decidido ser entrenador de fútbol. De hecho, ya cuenta con el Nivel 1 y Nivel 2 y es consciente de que cumple con el perfil para convertirse en un gran técnico. «Como jugador y como persona ayuda el hecho de jugar en categorías como Segunda B. Entiendes el fútbol profesional y trabajas con gente muy capacitada», explica el joven exfutbolista. 

Mia Guasch no le podrá contar a sus hijos que jugó en Primera o Segunda División, pero sí que tuvo la valentía de salir adelante cuando las lesiones le obligaron a retirarse con solo 23 años y con toda una vida futbolística por delante. En el fútbol como en la vida, hay capítulos que no tienen un final feliz. 

El tarraconense ya mira al futuro con optimismo. Con esa vitalidad y esa fuerza que le llevó a competir en la categoría bronce, un fútbol alejado de los focos, pero en el que pocos tienen la suerte de aterrizar. Su presente y su futuro está en los banquillos. Allí intentará poner en practica todo lo aprendido durante estos años.Como se suele decir, después del fútbol, también hay vida. 

Temas

Comentarios

Lea También