Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Nadina Cisa brilla en la Liga Iberdrola, en la que paga de su bolsillo la ficha federativa

Rugby. Con sólo cuatro años como federada, la reusense se ha convertido en pieza indiscutible del Sanse, líder de la máxima categoría nacional

Marc Libiano

Whatsapp
Nadina Cisa brilla en la Liga Iberdrola, en la que paga de su bolsillo la ficha federativa

Nadina Cisa brilla en la Liga Iberdrola, en la que paga de su bolsillo la ficha federativa

Un anuncio en el cartel de la Universidad Complutense de Madrid descubrió una auténtica pasión para la reusense Nadina Cisa (Reus, 1993). El Sanse Scrum Rugby buscaba jugadoras para conformar su primer equipo femenino, referente a nivel estatal. De aquel hallazgo han pasado ya cuatro años y la realidad de la jugadora y del Sanse hoy visita el éxito.

Cisa se presentó en el primer entrenamiento de prueba sin haber practicado jamás el rugby. Se desplazó a Madrid para cursar un Máster en investigación periodística y necesitaba hallar un aliciente deportivo. En su Reus natal siempre fue del baloncesto. Lo jugó desde pequeña en el Reus Deportiu mientras se criaba al lado de su familia en la urbanización  de El Pinar. 

Aquel idilio con el rugby descubrió a una jugadora con argumentos para alcanzar la élite. En Catalunya, el juego del oval no dispone de la misma reputación y tradición que en Madrid, donde la competencia resulta extraordinaria. En estos momentos, hasta cuatro equipos compiten en la máxima categoría. A pesar de la dura rivalidad, la reusense se hizo en lugar rápido en el plantel del Sanse, uno de los clubs fetiche de la comunidad. También exhibió sus habilidades en el campeonato de España universitario. Alzó el título con la Complutense.

En apenas cuatro años como federada, el progreso de la jugadora se ha arropado con el vértigo. En estos momentos ocupa un lugar indiscutible en el equipo titular del Sanse Escrum, líder de LaLiga Iberdrola, la máxima categoría nacional. Lo hace en la posición de tercera línea.  También se ha postulado como una de las mejores pateadoras de la plantilla.

Una vida semiprofesional
Nadina compagina su nueva pasión con la actividad laboral que desempeña como encargada del departamento de comunicación de una compañía eléctrica. Es licenciada en Periodismo y reside en el barrio madrileño de Cuatro Caminos con otras dos compañeras de equipo. Su vida podría adaptarse a la de un profesional del deporte. Y eso que no recibe ni un euro del rugby. Incluso debe abonar dinero de su bolsillo para practicarlo.

«Nos pagamos la ficha y una parte de los desplazamientos. Los gastos del piso también van a cargo nuestro. En cambio, nos preparamos como si fuera nuestra dedicación laboral», admite la reusense. 

La rutina de la jugadora del Sanse se resume en deporte y trabajo. Acude al gimnasio a las 7 de la mañana para completar el trabajo físico complementario a las sesiones de campo, junto al resto de compañeras. En Sanse se ejercita tres días por semana, además del de partido, aunque sus componentes reciben trabajo extra para desarrollar su rostro físico. El rugby exige al máximo en este sentido. «Apenas gozo de tiempo de ocio, lo dedico a entrenar y a trabajar. Es mi vida ahora mismo», reafirma la reusense, que en Madrid también experimenta una nueva realidad vital. No sólo se trata de un capricho deportivo. Se desplaza a los entrenamientos en una motocicleta de la que presume. «Me salva, porque me puedo mover con facilidad por la ciudad y los alrededores».

El Sanse Scrum domina el campeonato hasta el momento con cierta solvencia. Ha confirmado esta temporada, los buenos presagios que envió en la pasada, cuando se proclamó subcampeón de la Copa de la Reina, en este caso en formato Rugby-7. Después de ocho fechas, las de San Sebastián de los Reyes suman 31 puntos, tres más que Corteva Cocos, que ocupa la segunda plaza.

Nani, tal y como la conocen sus personas de confianza, se enfrenta en la actualidad a un reto personal que la hace querer mejorar en el día a día; simplemente convertirse en mejor jugadora de rugby. Por insistencia no va a quedar. Su carácter la define como una chica ambiciosa, muy competitiva y con enorme deseo, recursos indispensables para poder mantenerse en la élite de un deporte relativamente nuevo en el país y que, poco a poco, en categoría femenina, va asomando la cabeza,. Con Nani Cisa en primera fila.

Temas

Comentarios

Lea También