Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Naranjo exprime el gol

El delantero andaluz ha marcado en los últimos tres partidos, convirtiéndose en el máximo goleador del equipo

Jaume Aparicio López

Whatsapp
Naranjo celebra el tanto que logró ante el Elche. Foto: Lluís Milián

Naranjo celebra el tanto que logró ante el Elche. Foto: Lluís Milián

José Naranjo (Rociana del Condado, Huelva, 21 años) prolongó una semana más (la tercera) su racha goleadora y ya es el máximo anotador del Nàstic. Con su sexto gol, conseguido frente al Elche, el delantero andaluz superó a Jean Luc (5 goles) al frente de la lista de goleadores del equipo. Fue un gol típico de Naranjo. De inteligencia en el desmarque y precisión en el remate. Le bastó con un toque sutil y delicado para hacer pasar el esférico por debajo del cuerpo del meta del conjunto ilicitano.

La definición en el tanto del pasado domingo, pulcra y deliciosa, de auténtico killer, destaca una de las grandes virtudes del futbolista, que es esa seguridad a la hora de tomar decisiones ante el arco rival. Igual trata de recortar al portero (Alavés) que golpea con el exterior del pie para colocar el cuero en la cepa del poste contrario al arquero (Tenerife) o regatea en apenas una baldosa a dos rivales para hacerse el espacio necsario y soltar el chut (Lugo). Luego puedo acertar en la ejecución o no, pero la variedad de recursos que tiene a sus 21 años apunta a un jugador cuyo valor está en alza.

Si a esos dotes se le añade la pizca de fortuna que los atacantes necesitan en determinados momentos –y que parece que aflora no sólo alrededor de Naranjo, también del equipo–, se genera un a atmósfera en torno al jugador que hechiza al resto. Naranjo está en ese momento que todo delantero quiere. Irresistible ante puerta. Todo lo que toca acaba irremediablemente al fondo de las mallas. Lleva tres semanas cantando goles. Abriendo los brazos a la llegada de sus compañeros para celebrar juntos una nueva diana. Goles que suman puntos. Anotó en Girona el 0-1, malversado después por un injustificado paso atrás general del equipo. Contra el Tenerife anotó el segundo que parecía sentenciar el duelo, aunque hubo que sufrir al final para festejar el triunfo.

Conexión con Abu

Si Vicente Moreno le ha otorgado el cartel de titular en las últimas seis jornadas ligueras no es solamente por sus goles, que también –ningún entrenador en su sano juicio sentaría a un jugador en racha si no es obligado–, sino por su habilidad para encontrar espacios a la espalda de la defensa. Naranjo siempre encuentra el carril para trazar una trayectoria perfecta que deja clavados a los defensores. Sólo hace falta la lectura de alguno de los centrocampistas para convertir esos movimientos del onubense en una mina de oro. Emaná se ha hartado de asistir en sus goles. En la mitad de los tantos de Naranjo el camerunés ha sido el asistente.

En los dos últimos encuentros, la conexión ha sido con Aburjania. El georgiano ha irrumpido con fuerza en el equipo tomando un liderazgo sorprendente y ha encontrado en las arrancadas de Naranjo desde la banda un compañero ideal para exprimir su fútbol. Ya se encontraron en su segundo partido juntos, en Girona, fabricando el gol del Nàstic en tres toques. Los mismos que necesitaron para materializar el tanto frente al Elche.

La buena racha del Nàstic –cinco partidos sin perder– se sustenta en buena medida en el acierto del delantero. Una relación que ya ha llevado al equipo a dormir al menos una noche en ascenso directo.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También