Más de Deportes

Natàlia Arasa, formación integral de una remera en los Estados Unidos

La del Club de Rem Tortosa se encuentra en Melbourne, en la Universidad de Florida Institute of Technology, donde estudia psicología y compite en remo

V. Maigí

Whatsapp
En la imagen la remera tortosina Natàlia Arasa, del Club de Rem Tortosa, durante una competición. Foto: cedida

En la imagen la remera tortosina Natàlia Arasa, del Club de Rem Tortosa, durante una competición. Foto: cedida

Natàlia Arasa (Club de Rem Tortosa), de 20 años, está viviendo una experiencia única a nivel deportivo y personal. La tortosina se marchó a los Estados Unidos a finales de agosto del año pasado, y ahora se encuentra en Melbourne, en la Universidad de Florida Institute of Technology. La ebrense competirá esta temporada en los Nacionales Universitarios americanos, y cuando vuelva, estará presente en el Campeonato de España y en el de Catalunya y luchará para acudir al Mundial sub’23, igual que el año pasado. En el horizonte, también hay que destacar su gran sueño: poder estar presente en unos Juegos Olímpicos.

Natàlia empezó a remar con diez años, porque su hermana ya practicaba esta disciplina deportiva, y desde entonces ha demostrado su calidad, por lo que le surgió la posibilidad de seguir formándose y remando lejos de casa: «en verano de 2015 estaba entrenando en Sevilla con la Selección Española para ir al Mundial sub’23 con mi compañera de bote Laura Montesó, que está estudiando en Ohio y remando allí desde hace dos años, y pensaba que si me daban la oportunidad, podría aprender el idioma y tener una carrera en Estados Unidos, mientras seguía practicando remo». La componente del Club de Rem Tortosa sigue diciendo que «un día de aquel verano, el entrenador de esta universidad vino de vacaciones con su mujer, que casualmente es de Pamplona, le gustó cómo remábamos y me dio su tarjeta. A partir de entonces, nos pusimos en contacto y hasta ahora».

Natàlia permanecerá en suelo americano hasta que termine su carrera: «tengo una beca de cuatro años, por lo que todavía me quedan tres aquí, estudiando psicología». Por otro lado, en el ámbito deportivo, la de la capital del Baix Ebre confiesa que «cuando estaba en Catalunya remaba con botes cortos como el doble skull y el skiff, pero en Estados Unidos remo con botes largos como son el ocho con timonel o el cuatro con». En Florida, Natàlia entrena con una veintena de chicas que también estudian allí, tanto americanas como de otros países. Ella y sus compañeras deben prepararse bien para los grandes retos de la temporada: me gustaría poder ir a los Nacionales Universitarios americanos y quedar en una buena posición. Además, cuando vuelva a Catalunya, competiré en el Estatal y el Catalán e intentaré volver a ir al Mundial sub’23 otra vez».

Natàlia trabaja duro con la intención de cumplir, algún día, el sueño de «poder estar en unos Juegos Olímpicos. No sé si lo lograré, pero pondré todo de mi parte para poder conseguirlo».

El ámbito personal

La del Club de Rem Tortosa disfruta de cada día en los Estados Unidos, pero piensa siempre en su familia: «los dos años anteriores estaba viviendo y entrenando en Banyoles con la Federació Catalana de Rem y no íbamos mucho a casa, pero no es lo mismo estar a tres horas en coche que a cinco en avión». Por todo ello, la joven se comunica con sus seres queridos: «por las redes sociales: whatsap, skype, facebook …».

En Melbourne, la tortosina se siente bien, aunque «al principio me costó bastante porque mi inglés no era muy fluido». Natalia afirma que lo que más le gusta es «la gente; por lo menos la del campus es muy amable y te ayuda mucho. Otra cosa que me encanta es entrenar con muchas chicas, teniendo en cuenta que en España la categoría femenina escasea».

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También