Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Natxo González: 'Hemos picado mucha piedra para llegar hasta aquí'

Entrevista al entrenador del CF Reus

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Natxo González da instrucciones a sus jugadores durante el entrenamiento de ayer, en el Estadi. FOTO: ALBA MARINé

Natxo González da instrucciones a sus jugadores durante el entrenamiento de ayer, en el Estadi. FOTO: ALBA MARINé

- 10 jornadas después, el sábado, ante el Lugo, lucharán por alcanzar la segunda plaza. Ya no es una casualidad, ¿no?
- Si estamos en esa situación es porque hemos hecho cosas bien. Creo que nos estamos ganando el respeto de toda la Segunda División, de los rivales. Vivimos un buen momento y el sábado nos espera otro reto fantástico, pero quedan 32 jornadas por delante. Es un mundo. Sumaríamos los 20 puntos si conseguimos vencer al Lugo. Eso es lo que nos ocupa ahora.

- No sé si le da tiempo a echar la vista atrás. A recordar los instantes de dificultad, como aquel partido ante el Mallorca B de hace dos años, con su Reus en el alambre en Segunda B.
- No da para tanto. Ha pasado mucho tiempo y al final el día a día te va consumiendo. Estás metido en la espiral de trabajo y no hay tiempo para pensar mucho. No me desgasto en eso.

- ¿Pero valora más lo que tiene ahora?
Claro que lo valoras, pero uno no es feliz del todo porque el día a día no te lo permite. Ahora mismo ya estoy pensando en cómo poder encontrar las soluciones para superar al Lugo. Y así todas las semanas.

- Usted y su familia se han arraigado en Reus. ¿Qué significa toda esa ilusión que se ha creado en torno al fútbol?
Es un orgullo, aunque al mismo tiempo te llena de responsabilidad. Disfrutar del Estadi con 4.000 personas cada sábado era algo impensable hace dos o tres años. El otro día inauguramos la tienda oficial del club. Imagínate. Nos hace felices y nos ayuda.

- A sus delanteros se les achaca falta de gol, pero no se valora el trabajo de desgaste que realizan. Por ejemplo, Máyor en Murcia o Edgar ante el Rayo. Tiene que ser difícil para ellos.
Sólo hay tres o cuatro delanteros elegidos. Si tuviéramos el 80 por ciento del partido el balón para ellos también sería más sencillo. Es lo que buscamos, pero muchas veces no se puede, porque el rival también está ahí y en muchas ocasiones dispone de más calidad que nosotros. Entonces, cuando no disfrutamos del balón, necesitamos correr para proteger nuestra portería. No queda otra. Y nuestros delanteros son los primeros en iniciar ese trabajo.

-Pero, ¿cómo se convence a 24 tíos de que deben correr juntos?
La filosofía es clara. Queremos tener el balón y generar en ataque. No puedes pretender que futbolistas como Vítor, por ejemplo, se pasen los 90 minutos detrás de él. A partir de ahí buscamos controlar el mayor número de registros posibles. Cuando no podemos tener la pelota trabajamos juntos, luchamos juntos para protegernos y recuperarla lo antes posible. Y eso lo hemos entendido todos.

-En Elda, en la recta final del pasado curso, encontró la fórmula de actuar con tres centrocampistas, ese 4-3-3 que dio el impulso definitivo para el ascenso. Curiosamente no lo ha utilizado esta temporada.
Forma parte de la búsqueda constante que tienes como entrenador. Piensas en esas variantes para que el equipo pueda disfrutar de más soluciones. En aquella ocasión entró Rafa y David Haro jugó arriba. Nos fue bien. Se completó la idea ante el Racing. Lo que ocurre es que ahora no nos ha ido mal con el sistema que empleamos (4-4-2). No ha habido motivos para cambiar, aunque esa variante siempre está ahí, como otras, si las necesitamos.

Cuando el Reus no anda brillante, compite. ¿Le deja tranquilo?
Tranquilo del todo no, pero forma parte de lo que buscamos. No siempre vamos a estar bien, no siempre vamos a ofrecer seguridad con el balón. Algunas veces, por lo que te decía, el rival puede ser mejor que nosotros. Lo importante pasa por no perder la identidad y ser fiables defensivamente. Hasta el momento lo hemos conseguido.

-Badia, Folch, Benito, Olmo, Ángel, Fran, Edgar, Garai... Ya estaban en el once del año pasado y han dado un salto de calidad.
Creo que una de las claves para mantenernos en nuestros camino fue la de renovar ese bloque de la pasada temporada, porque nos ha aportado estabilidad. Y es verdad que han dado ese paso al frente. Por ejemplo, ahí tienes el caso de Fran Carbia, que es increíble.

-Con Fran siempre tienes la sensación de que ha llegado a su tope, pero no, sigue progresando.
Nunca deja de sorprenderte. Si le ves como entrena, como trabaja el día a día, puedes llegar a entenderlo.

-¿Es verdad esa leyenda que habla de que usted le renovó solo por aquellos dos goles ante el Villarreal B?
Es verdad que yo estaba ese día en el Estadi, pero no confías en un jugador solamente por verle un partido. Cuando dejé el Sant Andreu estuve un año parado y iba mucho a ver los partidos de la Pobla. Fran estaba allí entonces y ya le conocía. Esos dos goles ante el Villarreal B ayudaron, pero ya le había seguido.

-¿Es más sencillo gestionar un grupo como éste, donde los status contractuales no se encuentran a años luz?
No tengo ni idea de lo que cobran Garai o Jordi Codina, no me preocupa. A ese bloque que ya teníamos hemos incorporado a jugadores con hambre, buscábamos futbolistas que les ilusionara el proyecto. Hemos podido cometer errores, pero creo que en eso hemos acertado.

-Oiga, llegarán los momentos difíciles, ¿no?
Seguro, necesitaremos pasar por esa fase de irregularidad. Todos los equipos la pasan. A los chicos siempre les digo lo mismo. Cuando aparecen esos instantes de desfallecimiento les recuerdo que hemos tenido que picar mucha piedra para llegar hasta aquí. Que tanto ellos como yo estamos ante la oportunidad de nuestras vidas y que no la podemos dejar escapar.

-Se han puesto en el escaparate. La ciudad anda volcada. ¿Qué le diría a la gente el entrenador del Reus?
Que disfruten de esto, que aquí nunca se había vivido. Que entiendan y tengan claro cuál es nuestro rol en la categoría. Si analizas el campeonato, hay 15 equipos con historia en Primera y con aspiraciones de volver. Quiero decir con eso que nosotros somos los más pequeñitos y eso no podemos perderlo de vista. Por eso, cuando lleguen esos momentos de dificultad, queremos que vengan y nos ayuden, porque les vamos a necesitar.

n n n

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También