Nil Jiménez: «Tengo que ganar en fiabilidad»

El lateral zurdo de Malgrat trabaja para sumar más minutos en su primera temporada con la camiseta del Nàstic

Jaume Aparicio

Whatsapp
Nil Jiménez posa en el césped del Nou Estadi ayer tras la sesión matinal. foto: angel ullate

Nil Jiménez posa en el césped del Nou Estadi ayer tras la sesión matinal. foto: angel ullate

Nil Jiménez (21 años, Malgrat de Mar) sabía que su primera experiencia profesional lejos del RCD Espanyol, su casa en los últimos seis años, no iba a ser fácil. Y menos en el Nou Estadi, feudo de uno de los clubes históricos de Catalunya y de la categoría de bronce. Solo ha podido vestir la camiseta del Nàstic en 132 minutos en 7 partidos de liga. Pocos para el rendimiento que ha ofrecido en esas apariciones escasas. Pese a todo, el joven no busca excusas. Es autocrítico y trata de reparar sus propios errores con trabajo para ganarse la confianza del técnico.

¿Cómo encara el equipo este 2022?

Comenzamos el año con nuevos objetivos y nuevas metas. Queríamos coger fuerza e impulso para hacernos fuertes en casa, como estábamos haciendo, y mejorar fuera de casa, que es lo que nos esta costando.

¿Qúe tipo de objetivos nuevos se han marcado?

Por ejemplo, ser más eficaces de cara a portería y más atrevidos con balón. Tener más dominio. Cuanta más posesión tengas más ocasiones puedes generar.

El Albacete celebró mucho el punto. Pese a la clasificación, el Nou Estadi y el Nàstic generan respeto en los rivales.

Pese a lo que pueda transmitir la clasificación tenemos un equipo preparado para competir por el ascenso. Para ellos el punto es bueno porque mantiene a un rival directo como nosotros alejado.

¿Es de los que hace números?

No suelo mirar la clasificación. Prefiero mirar la trayectoria que lleva el equipo. Me guío más por las sensaciones que tengo tras los partidos que por las posiciones en la tabla. Jugar cada día mejor es lo que al final te hará sumar los puntos.

Este fin de semana descansan, otra vez, y después tendrán tres partidos en siete días. ¿Se entiende?

Nosotros lo que queremos es sumar puntos. Si jugamos tres partidos en apenas siete días, mejor porque más puntos para sumar habrá. Estos tres partidos serán cruciales para saber si damos un salto hacia arriba o seguimos en la misma zona en la que estamos. Esperemos que sea ir hacia la parte alta, claro.

¿Cómo valora estos primeros seis meses de temporada a nivel individual?

Como todos los jugadores que llegan a un club grande como el Nàstic, lo haces con ganas de ser uno de los protagonistas, tener minutos y sentirte importante. No estoy teniendo los minutos que me gustarían, pero soy una persona muy trabajadora y estoy haciendo todo lo que puedo y depende de mí para hacerle ver al míster que me gustaría contar con más minutos y hacerlo bien.

Es su primera experiencia en equipo sénior. ¿Qué cambia respecto a la etapa de formación?

Diría que la fiabilidad. Es una cualidad que no estaba acostumbrado a ver. Ni siquiera en el Espanyol B que competía en Segunda B. Jugábamos muy bien, pero ese punto de mantener un nivel similar durante los 90 minutos y en todos los partidos era algo que muy pocos teníamos. Aquí se ve mucho. Cualquier entrenador acabará poniendo siempre al futbolista más fiable. Estoy intentando ganar en fiabilidad y poder mostrarla en cuanto tenga la oportunidad para seguir jugando.

¿Le hemos visto más de extremo que de lateral?

Me siento cómodo en cualquiera de las posiciones de la banda. Si se me ve más de extremo es porque juego los últimos minutos de los partidos (15-20) que es cuando se llevan los cambios ofensivos.

¿Cómo encaja este curso en su aprendizaje como futbolista?

Por ahora lo que me estoy dando cuenta es que mi error, digamos actual, es el exceso de ganas. En los entrenamientos esa voluntad de querer más minutos me hace precipatarme. Quiero mantener esas ganas de más protagonismo pero sin ese punto de precipitación.

¿Cómo fue su salida del Espanyol?

Parecía que la dinámica de crecimiento en los últimos años era buena pero para ellos no lo suficiente para estar en la plantilla del primer equipo. Me busqué una salida, aunque tampoco es que esté muy lejos de mi casa.

Últimamente el Espanyol está dejando ir a jugadores que triunfan en otros equipos. Casos como Estanis Pedrola o el más evidente, Jutglà.

Como club, creo que el Espanyol focaliza sus perspectivas de primer equipo en ciertos jugadores, las llamadas ‘perlas’ de la cantera y deja aparte a jugadores que están en los últimos pasos de formación. Estos se van para acabar de darlos y a veces lo hacen en otros equipos, demostrando que son muy válidos.

¿Coincidió con ellos?

Sí. Con Estanis era más pequeño y coincidí con él en la residencia. Ferran es un amigo íntimo. De hecho el año pasado compartíamos la banda y nos entendíamos muy bien. Hablando hace poco decíamos cómo podía cambiar la vida tan rápido y me deseó que ojalá pudiera yo también tener la misma suerte.

Temas

Comentarios

Lea También