Nàstic: un mercado lento pero definido

El Nàstic tiene claro qué posiciones debe reforzar y trabaja con paciencia

JUANFRAN MORENO MARCELO

Whatsapp
Marc Trilles fue el primer fichaje que cerró el Nàstic para la próxima temporada aunque no sea oficial. FOTO: PERE FERRÉ

Marc Trilles fue el primer fichaje que cerró el Nàstic para la próxima temporada aunque no sea oficial. FOTO: PERE FERRÉ

El mundo convive en un contexto atípico y el fútbol y el Nàstic también lo hacen. Con las principales competiciones europeas dando sus últimos coletazos, las categorías no profesionales del balompié español se preparan lentamente para su regreso, todo apunta a que será en octubre.

El Nàstic está trabajando de manera constante en el diseño y desarrollo de una plantilla que tiene por delante un año terriblemente exigente para la entidad tarraconense. Con la llegada de la Segunda B Pro, es obligatorio finalizar la temporada entre los primeros clasificados, de no ser así, mantenerse en Segunda B sería una especie de descenso, puesto que el añorado fútbol profesional pasaría a estar a dos categorías de distancia.

Toni Seligrat, la dirección deportiva encabezada por Sergi Parés y la cúpula grana están yendo de la mano a la hora de confeccionar la plantilla. Hay algunas discrepancias en algunas operaciones, pero se puede decir que el feeling para afrontar el nuevo curso es positivo. Los tres estamentos coinciden en la mayoría de decisiones y algunas ya se han acometido con éxito, mientras que otras van camino de hacerlo en las próximas semanas.

El conjunto tarraconense ya tiene cerrados dos fichajes para el próximo curso y solo resta que los haga oficiales. Marc Trilles (Lleida) y Gonzi (Alavés B) serán las dos primeras caras nuevas para la próxima temporada. El primero llegará para reforzar la defensa, mientras que el segundo aterrizará con la intención de pelear por un puesto en la portería con un compañero todavía por definir.

Precisamente la portería es una de las líneas en las que todavía faltan refuerzos. Bernabé Barragán finalizó su contrato el pasado 30 de junio y Cheik Sarr se marchará a las filas del Oviedo, por lo que la meta grana todavía necesita un inquilino más. El perfil del guardameta que llegue se tiene claro: experimentado, talentoso y de rendimiento inmediato. Una búsqueda muy similar a la que se realizó hace varias campañas atrás y que terminó con la llegada de Manolo Reina al Nou Estadi y que tan buen rendimiento ofreció.

En la retaguardia solo resta la llegada de un lateral izquierdo. Joan Oriol es el favorito para esta posición tal y como ha ido explicando el Diari en sus anteriores ediciones. El carrilero cambrilense está libre tras finalizar su contrato con el Lleida y las posturas están muy cerca de concretarse. Todo apunta a que firmará para los próximos dos años, provocando que el lateral zurdo vaya a contar con dos ‘3’ referencia como son Javi Bonilla y el que fuera canterano grana.

La línea que más novedades tiene pendientes es la medular. El Nàstic trabaja en la llegada de dos mediocentros, uno referencia y un sub 23. Pedro Fullana es uno de los grandes objetivos para el primer perfil, pero lo cierto es que su fichaje no será nada sencillo, ya que la intención del jugar es seguir otro año en el fútbol profesional al que llegó la pasada temporada de la mano de la Ponferradina.

Otra pieza que está presente en el carrusel de fichajes es la llegada de un extremo que añada competencia a una banda izquierda en la que estos momentos solo se encuentra Pol Ballesteros. Se rastrea un banda diferencia, con buen pie y que sea una alternativa importante al futbolista de Vilassar de Mar.

Por último, el fichaje de Fran Carbia sigue en mente de la entidad tarraconense. El jugador quiere seguir en Tarragona y Toni Seligrat le quiere en la plantilla. Tiene contrato con el Ibiza y el paso de las semanas puede favorecer a desencallar una operación que debería terminar de concretarse. El Ibiza no le considera vital y el Nàstic está dispuesto a pagar un pequeño traspaso por él.

Temas

Comentarios

Lea También