Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Nàstic: El coste de regresar a Segunda

La LFP y la patronal de futbolistas exigen unas garantías que disparan el precio de la primera plantilla hasta, como mínimo, los 1,2 millones de euros
Whatsapp
En la plantilla del Nàstic actual hay diez jugadores que ya han sido inscritos en la LFP.  FOTO: LLUÍS MILIÁN

En la plantilla del Nàstic actual hay diez jugadores que ya han sido inscritos en la LFP. FOTO: LLUÍS MILIÁN

 

Regresar al fútbol profesional tiene enormes ventajas. Deportivas y, sobre todo, económicas. Los ingresos son mareantes. Solo los derechos televisivos supondrán para el Nàstic unos 3 millones de euros –que serían 4,5 millones si el Real Decreto aprobado por el gobierno se adelantara una temporada antes sobre lo previsto (2016/17)–. La Liga Adelante es, asimismo, garantía de una mejora en las ganancias a través de patrocinadores. Pero a la hora de elaborar el presupuesto de gastos, los costes también se disparan. 
Desde hace unas temporadas, la Liga de Fútbol Profesional (LFP) obliga a tener en las plantillas de los equipos que compiten en Segunda división un total de 16 jugadores con ficha profesional, cuando en Segunda B el mínimo exigido eran seis. Esto implica también, que esos futbolistas deberán cobrar como poco el salario mínimo acordado en el convenio entre la LFP y el sindicato de jugadores (AFE). En el caso de la categoría de plata el sueldo mensual estipulado en la temporada 2014-15 era de 3.335 euros, con dos pagas extraordinarias y demás retribuciones hasta alcanzar los 64.500 euros garantizados en el convenio colectivo. En total, 1.032.000 euros de entrada para cumplir con la reglamentación. Para comparar, la inversión de esta temporada en la primera plantilla grana fue de 984.000 euros. Una cantidad que no bastaría para satisfacer las obligaciones de la AFE-LFP.
Los requisitos mínimos en la confección del plantel de la temporada 2015-16 en Segunda división no quedan ahí. La reglamentación señala que de «producirse posteriores inscripciones en un equipo de superior categoría, el nuevo club habrá de abonar la diferencia entre la cantidad depositada y la que correspondiese a la nueva categoría». Es decir, que por los jugadores que no hayan jugado nunca en Primera o Segunda división, el Gimnàstic deberá abonar por los derechos por la primera inscripción como profesionales, 23.002 euros, por cada uno. 
En la plantilla actual hay diez jugadores que ya han sido inscritos en categorías superiores (Reina, Xisco Campos, Manolo Martínez, Pol Bueso, Xavi Molina, Marc Martínez, Lago Júnior, Rayco, Azkorra y Xisco Muñoz). Faltarían seis futbolistas para completar el mínimo exigido de 16 jugadores con ficha profesional, con lo que el presupuesto del primer equipo para la próxima temporada se incrementará en 138.012 euros mínimo.
El club tiene muy en cuenta estos costes a la hora de planificar la plantilla de la temporada que viene. Si el mínimo de fichas profesionales es de 16, el máximo de licencias disponibles es de 25. Quedará por ver cuántas fichas no profesionales establece el Gimnàstic con el fin de abaratar los gastos del primer equipo.

Regresar al fútbol profesional tiene enormes ventajas. Deportivas y, sobre todo, económicas. Los ingresos son mareantes. Solo los derechos televisivos supondrán para el Nàstic unos 3 millones de euros –que serían 4,5 millones si el Real Decreto aprobado por el gobierno se adelantara una temporada antes sobre lo previsto (2016/17)–. La Liga Adelante es, asimismo, garantía de una mejora en las ganancias a través de patrocinadores. Pero a la hora de elaborar el presupuesto de gastos, los costes también se disparan.

Desde hace unas temporadas, la Liga de Fútbol Profesional (LFP) obliga a tener en las plantillas de los equipos que compiten en Segunda división un total de 16 jugadores con ficha profesional, cuando en Segunda B el mínimo exigido eran seis. Esto implica también, que esos futbolistas deberán cobrar como poco el salario mínimo acordado en el convenio entre la LFP y el sindicato de jugadores (AFE). En el caso de la categoría de plata el sueldo mensual estipulado en la temporada 2014-15 era de 3.335 euros, con dos pagas extraordinarias y demás retribuciones hasta alcanzar los 64.500 euros garantizados en el convenio colectivo. En total, 1.032.000 euros de entrada para cumplir con la reglamentación. Para comparar, la inversión de esta temporada en la primera plantilla grana fue de 984.000 euros. Una cantidad que no bastaría para satisfacer las obligaciones de la AFE-LFP.

Los requisitos mínimos en la confección del plantel de la temporada 2015-16 en Segunda división no quedan ahí. La reglamentación señala que de «producirse posteriores inscripciones en un equipo de superior categoría, el nuevo club habrá de abonar la diferencia entre la cantidad depositada y la que correspondiese a la nueva categoría». Es decir, que por los jugadores que no hayan jugado nunca en Primera o Segunda división, el Gimnàstic deberá abonar por los derechos por la primera inscripción como profesionales, 23.002 euros, por cada uno.

En la plantilla actual hay diez jugadores que ya han sido inscritos en categorías superiores (Reina, Xisco Campos, Manolo Martínez, Pol Bueso, Xavi Molina, Marc Martínez, Lago Júnior, Rayco, Azkorra y Xisco Muñoz). Faltarían seis futbolistas para completar el mínimo exigido de 16 jugadores con ficha profesional, con lo que el presupuesto del primer equipo para la próxima temporada se incrementará en 138.012 euros mínimo.

El club tiene muy en cuenta estos costes a la hora de planificar la plantilla de la temporada que viene. Si el mínimo de fichas profesionales es de 16, el máximo de licencias disponibles es de 25. Quedará por ver cuántas fichas no profesionales establece el Gimnàstic con el fin de abaratar los gastos del primer equipo.

 

 

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También