Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

(Nàstic) Gal Arel: 'Jugar en España es incomparable'

Entrevista al centrocampista que sueña con triumfar en el Nàstic
Whatsapp
El jugador israelí tras el entrenamiento de ayer en el Complex Esportiu Futbol Salou. Foto: Pere Ferré

El jugador israelí tras el entrenamiento de ayer en el Complex Esportiu Futbol Salou. Foto: Pere Ferré

- ¿Cómo le llega la oferta del Nàstic?

- Hace uno o dos meses, Dudu Aouate, exportero internacional, me comentó que el Nàstic quería verme jugar. Lo dejé todo atrás con la idea de darlo mejor de mí e impresionar al míster.

 

- ¿Parece una decisión complicada, salir del país para recorrer tantos kilómetros por una prueba?

- Es la primera vez que me veía en una situación en la que debía convencer a un equipo para que me fichara. Tenía ofertas de Rumanía, Polonia y otros clubes de Israel, pero para mí, jugar en España no se puede comparar con jugar en las ligas de esos países, aunque pudiera disputar la Europa League y hubiera más dinero.

 

- ¿Conocía algo del Nàstic o de la Liga de Segunda?

- Sinceramente no sabía nada del Nàstic antes de venir. Pero cuando se abrió la posibilidad de venir, me informé del club. Sé que jugó en la temporada 2006-07 en la Liga de Primera y poco a poco conozco más cosas de la ciudad y del club.

 

- Ha tenido éxito y ha firmado por el conjunto grana.

- Ha sido complicado estar aquí un mes, viviendo solo, sin mi mujer ni mi hijo de seis meses. Pero cuando el club me dijo que me fichaba olvidé todo eso. Ahora ya tengo a mi familia aquí conmigo y solo estoy concentrado en jugar.

 

- ¿El idioma (habla inglés y hebreo) es un obstáculo muy difícil?

- El fútbol es una lengua internacional. Entiendo la mayor parte de las cosas. Trataré de aprender día a día.

 

- Usted sabe lo que es jugar en Europa.

- Sí, disputé una ronda de la Europa League con el Hapoel Haifa, ya que habíamos quedado subcampeones de liga la temporada anterior. El rival fue el RNK Split de Croacia que nos eliminó.

 

- El partido de vuelta, como locales, no pudieron jugarlo en su estadio.

- Tuvimos que ir al estadio de Larnaca (Chipre) por el clima bélico de mi país en ese momento. Fue un handicap. Empatamos a 0-0 y nos eliminaron.

 

- ¿Cómo se convive con esa situación?

- Con normalidad. Hace cuatro o cinco años empezó una pequeña guerra en Gaza y durante algunos meses teníamos que ir a Tel Aviv para jugar y entrenar, pero ahora el clima está más tranquilo. Todos los compañeros me preguntan por el asunto, como si fuéramos con pistolas (ríe). Hay normalidad.

 

- ¿En qué nivel situaría la liga israelí?

- Hay cinco o seis buenos equipos. En los últimos tres años ha dominado el Maccabi de Tel-Aviv, que estará en la fase de grupos de la Champions League este año. No sabría compararla, por ejemplo con la liga española, porque es un tipo de fútbol diferente.

 

- ¿Cuáles son las diferencias más reseñables?

- Desde el primer entrenamiento me he dado cuenta que hay más intensidad y agresividad.

 

- Ha jugado en todas las categorías inferiores de la selección de Israel, excepto en la absoluta.

- He jugado con el equipo nacional desde los 14 a los 21 años y solo me falta debutar con los grandes, el sueño de cualquier jugador cuando inicia su carrera. Haré todo lo posible para volver y creo que el Nàstic es un club que puede ayudarme. Sé que mi presencia aquí ha levantado mucha expectación en Israel. Mucha gente pregunta sobre el Nàstic.

 

- ¿Le siguen de cerca?

- Todos los jugadores que salen de Israel para jugar en otras ligas son seguidos de cerca y ahora mismo, creo que soy el único en España. Gai Assulin, que estaba en el Mallorca, parece que se marcha y Hemed, que el año pasado estuvo en el Almería y esta temporada ha fichado por el Brighton.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También