Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Nàstic: Golpes de entrenador

Vicente Moreno introdujo ante el Real Zaragoza B otra nueva variante táctica en el sistema de juego del Nàstic:tres centrales y dos carrileros
Whatsapp
El técnico Vicente Moreno dando órdenes a sus jugadores durante un encuentro de esta temporada. Foto: Alfredo González

El técnico Vicente Moreno dando órdenes a sus jugadores durante un encuentro de esta temporada. Foto: Alfredo González

El libro de sistemas de Vicente Moreno siguen engordando en Tarragona. En el estadio de La Romareda el técnico grana aportó una nueva página a su manual. Un dibujo con tres centrales y dos carrileros. Xisco Campos, Molina y Pablo Marí formaron la peculiar zaga con Lago Júnior y Mossa con plena libertad para correr por las bandas hasta la línea de fondo. Asumiendo, eso sí, el sacrificio defensivo para tapar los ataques rivales por los laterales.

En la primera mitad, después del gol de Rayco, el valenciano y el marfileño tuvieron poca incidencia en ataque. En la segunda mitad se soltaron y pudo verse el potencial ofensivo de un sistema con recorrido. Aún hacen falta detalles y ajustes, no solo de los jugadores más afectados por las recolocaciones, sino también por el resto, especialmente los centrocampistas, para resituar mentalmente a sus compañeros en el tablero.

La experiencia en cualquier caso fue «positiva», según aseguró el mismo Vicente Moreno, que atribuyó a sus jugadores todo el mérito ya que «al final los colocas y ellos se mueven. Depende más de la actitud y la calidad que tengan ellos».

Sesiones blindadas

No fue por una apuesta soltada a la ligera. El equipo, como el propio técnico apuntó, lo ha trabajado a lo largo de la temporada, especialmente en los entrenamientos de la semana pasada. En esas sesiones a puerta cerrada en las que el cuerpo técnico da rienda suelta a sus ideas tácticas. Sin miradas exteriores, el entrenador puede trabajar con libertad en modificaciones, pequeñas o grandes revoluciones, con la intención de sorprender al rival. Son recursos que muchas veces se trabajan sin fecha de uso, sino que se añaden al manual para utilizar cuando la situación lo requiera. Ya sea de salida, como sucedió en Zaragoza, o dar solución a un problema en pleno partido, como hizo frente al Valencia Mestalla en el Nou Estadi.

Desde que Vicente Moreno asumió el cargo de entrenador del Gimnàstic, el conjunto grana vive en una constante evolución táctica. Otros entrenadores podrían haber frenado. Confiarlo todo a las dos o tres variables que ofrecían resultados. Pero, el preparador de Massanassa, como bien lo definió Emilio Viqueira, director deportivo grana y con el que ha compartido vestuario durante muchos años en el Xerez, «es un enfermo del fútbol, vive por y para esto, un trabajador incansable que no deja nada al aire». Esa intensa búsqueda de la excelencia, de tratar de manejar el máximo de factores controlables, le mantiene siempre ideando el siguiente paso a dar de su equipo. A nunca darse por satisfecho. Quiere que sus jugadores dominen el máximo de registros posibles. Para que ningún rival ni ningún escenario les pille a contrapié.

Vicente es feliz en Tarragona. Ha disipado todas las dudas que le rodearon a su llegada. Ha convencido a todos desde el banquillo. Sin estridencias. Partido a partido. Con pequeñas lecciones magistrales a golpe de entrenador. Así está llevando al Nàstic por el camino ansiado.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También