Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Nàstic: Oviedo y Cádiz calientan motores

El Tartiere registró más de 27.000 espectadores en el último partido de liga. En el Carranza fueron 10.000 asistentes
Whatsapp
El Carlos Tartiere de Oviedo despidió la liga con más de 27.000 espectadores. Foto: La Nueva España

El Carlos Tartiere de Oviedo despidió la liga con más de 27.000 espectadores. Foto: La Nueva España

Cádiz, Oviedo y Nàstic tienen desde hace jornadas el campeonato en el bolsillo. Los tres equipos están en la misma situación, a la espera de cumplir los partidos de trámite que quedan para finalizar la liga. Pero unos lo hacen con más ganas que otros.

Asturianos y gaditanos se tomaron el último partido de liga como un auténtico ensayo general de cara a la eliminatoria decisiva de ascenso a Segunda. Las dos aficiones exhibieron músculo. Generaron un ambiente espectacular. Temible.

En el Carlos Tartiere más de 27.000 espectadores animaron al Oviedo en su último encuentro de liga como local. Desde la salida del equipo al césped por el pasillo formado por los futbolistas del Somozas, hasta el gol de Erice que culminaba la remontada del cuadro de Egea al tanto inicial de Edi, de penalti. El equipo fue despedido con una cerrada ovación, mientras agradecían al público desde el centro del terreno de juego su aliento.

En Cádiz son conocidos los recibimientos que los seguidores ofrecen al autobús del equipo a su llegada al estadio. Las imágenes dejan patente el ánimo con el que la afición amarilla llega a la promoción de ascenso. El Carranza despidió la liga regular con unas 10.000 gargantas que celebraron la victoria del conjunto dirigido por Claudio Barragán ante el Villanovense (2-0). Ni el Tartiere ni en el Tacita de Plata hubo pitos hacia el equipo. Todo lo contrario.

El Nou Estadi no alcanzó los 5.000 espectadores. Que no son pocos. La afición grana, como dijo Vicente Moreno, también ha aflojado tras ver como el equipo aseguraba el liderato. Todas las fuerzas se reservan para la hora de la verdad. Los jugadores están convencidos de que en la eliminatoria decisiva recuperarán el nivel exhibido durante toda la temporada y también de que en ese momento, la Marea Grana volverá a mostrar todo su esplendor. El vestuario está convencido de que l Nou Estadi rugirá como lo hizo el curso pasado. No cabrá ni un alma. Los 14.500 asientos del coliseo tarraconense estarán ocupados. Ni un solo nastiquer faltará a la cita con la historia. Nadie lo duda.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También