Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Nàstic; del infortunio a la injusticia

El bisturí. El Nàstic ha pasado de perder partidos por culpa de goles desgraciados a caer derrotado sin merecerlo lastrado por decisiones arbitrales poco imparciales

Jaume Aparicio

Whatsapp
Nàstic; del infortunio a la injusticia

Nàstic; del infortunio a la injusticia

No hace mucho nos tirábamos de los pelos por la facilidad con la que el Nàstic encajaba goles. Los errores, muchos desafortunados, sentenciaban al equipo en partidos equilibrados. Toni Seligrat ha conseguido limitar los errores defensivos hasta hacerlos residuales. Sin embargo, no ha podido prolongar la racha positiva de victorias más allá de las dos que logró frente a Ejea y Prat. Ante el Villarreal B los granas volvieron a encajar una derrota (0-2). Esta vez a la injusticia de no plasmarse en el marcador la superioridad local en la segunda mitad se le sumó una actuación arbitral que perjudicó al Nàstic. Dos penaltis y una falta previa al gol puso cuesta arriba la remontada tarraconense.

Temeridad de Bonilla 
El único acierto claro del colegiado riojano Borja Martínez fue la cartulina roja directa a Javier Bonilla. El lateral soriano se ganó la expulsión con total merecimiento con una acción prescindible. Derribó al oponente con una entrada cargada de impotencia tras haber sido él quien había perdido la posesión de la pelota. Un arrebato que penalizó a todo el equipo. No es la primera expulsión directa de Bonilla. En la tercera jornada también se pasó de frenada y se fue a la ducha antes de tiempo. De la misma manera que se alaba su labor ofensiva, su calidad en las jugadas de estrategia, hay que lamentar sus achaques coléricos que perjudican al equipo.

Ambiente de Nou Estadi
La afición del Nàstic volvió a conectar con su equipo. Impulsados por las sensaciones que le transmitían los jugadores o por la irritación que generó la actuación del colegiado -o quizás, ambas- lo cierto es que la grada se implicó en apoyar a lo suyos. Les mantuvo cuando las fuerzas empezaron a fallar, arrastradas por el desgaste de la inferioridad numérica y acabó agradeciendo ese esfuerzo con una ovación final que invita a pensar que el Nou Estadi se convertirá en breve en un fortín.

Borja Martínez, el colegiado
El riojano tuvo un mal partido. Por llamarlo de alguna manera. Nadie le imputa la roja a Bonilla, porque hizo lo que debía, pero sí que perjudicó al cuadro local con un criterio incoherente. Cayó en el engaño del grito. Cuanto más gritaban los futbolistas del Villarreal B más fuerte era el castigo sin valorar la acción. Por no hablar de su toma decisiones en acciones trascendentes. Se le ‘escapó’ una falta de amarilla y unas manos del Villarreal B en la jugada que finalizó Diego Collado de manera espectacular. Como también dos penaltis sin discusión alguna. Un sobre Brugui y otro evitando un control de Perone en el interior del área chica. Los dos en la segunda mitad. Tampoco fue ecuánime en las amonestaciones. Sancionando más a los futbolistas granas. Una labor para meterle en la nevera durante más de una semana y ganarse la recusación grana permanente.

Defensa
La zaga transmitió seguridad y confianza. Las dudas de los primeros partidos han desaparecido. Los centrales poseen la contundencia exigida y pese a encajar un gol -de esos tantos que se producen uno de cada diez- dio sensación de solidez. Especialmente Bruno Perone. El brasileño ofreció un rendimiento excelso. Levantó un muro defensivo tanto en el juego terrestre como aéreo. Ganó todos los duelos y fue el referente de la retaguardia. Juan Rodríguez le siguió de cerca con mucha capacidad de reacción y solventando los problemas con entereza.

Superación
La expulsión de Bonilla y el gol del Villarreal B pusieron a prueba la recuperación mental del Nàstic. La respuesta de la plantilla fue sensacional. Se rebelaron ante las adversidades para ofrecer una respuesta a la altura de lo que se espera de un gran equipo.

Riuada Solidària
Magnífica iniciativa del club tarraconense que consiguió una cuantiosa ayuda para los municipios de la provincia afectados por la riada del río Francolí del pasado 22 de octubre (Vilanova de Prades, Vallclara, La Espluga de Francolí, Vimbodí y Poblet, Montblanc y Vilaverd). En total, el club grana logró una recaudación de 2.044 euros procedente del taquillaje del partido frente al Villarreal B que se entregó íntegramente a la Plataforma Riuada Solidària. 

Temas

Comentarios

Lea También