Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Nàstic: el colista más flojo de Segunda en la última década

En los últimos diez años no ha habido un equipo en Segunda División que llevara tan pocos puntos tras haber disputado 16 jornadas de competición

Jaume Aparicio

Whatsapp
El Sevilla Atlético de la temporada 2008/09, que cayó ante el Nàstic de Jordi Alba -en la imagen junto con De la Bella en el enfrentamiento entre ambos equipos en el Nou Estadi (3-1)-, sumaba 7 puntos en la jornada 16. FOTO: pt/diari de tarragona

El Sevilla Atlético de la temporada 2008/09, que cayó ante el Nàstic de Jordi Alba -en la imagen junto con De la Bella en el enfrentamiento entre ambos equipos en el Nou Estadi (3-1)-, sumaba 7 puntos en la jornada 16. FOTO: pt/diari de tarragona

El Gimnàstic es el peor colista de la última década en Segunda División. En las primeras 16 jornadas, el equipo tarraconense tan sólo ha podido sumar diez puntos. Una cifra ridícula obtenida gracias a dos victorias (Osasuna y Oviedo) y dos cuatro empates (Almería, Cádiz, CF Reus y Tenerife). Un bagaje que no se recordaba desde hacía años en la categoría de plata del fútbol español. Diez, para ser más exactos.

El equipo grana tiene los números más pésimos desde que el Sevilla Atlético, allá por la temporada 2008/09, no conseguía hacerlo peor que los granas. Ese filial sevillista, que tenía en sus filas a hombres como De la Bella, Marc Valiente, Cordero o José Carlos, llegó a estas alturas de la temporada con siete puntos. Ni siquiera fue capaz de alcanzar los dos dígitos. Un triunfo y cuatro empates era todo lo que habían firmado los mirlos de Nervión ese curso. Ni qué decir que descendieron a finales de abril, en la jornada 34, a ocho para el final del campeonato. Todavía no habían sumado más que la victoria de la sexta fecha ante la Real Sociedad.

Colistas con fe

Aunque parezca sorprendente, ser colista a estas alturas de la película, al margen de la imagen que se dé sobre el césped, no es sinónimo de descenso. De hecho, en los últimos diez años sólo el 60% de los equipos que acababan la 16 semana de competición con el farolillo rojo acabaron bajando. Entre ellos el Nàstic de la campaña 2010-11. Un equipo roto que esa misma jornada encajó una sonrojante derrota en Granada (6-1) en el estreno de Joan Carles Oliva en el banquillo. Luis César dejó el cargo con 12 y tras ese encuentro la distancia con la salvación se clavó en los cinco puntos. La victoria ante el Albacete en la penúltima jornada firmó la permanencia.

Exactamente en la misma situación se encontró el Córdoba la pasda campaña. Los andaluces también consiguieron abandonar el pozo y materializar su salvación en la categoría de plata a falta de una partido para la conclusión.

Llagostera, en la 2014-15, y Hércules, en la 2012-13, también protagonizaron una historia con final feliz. Partían con más ventaja puesto que sumaban tres puntos más que los granas en estos momentos y estaban a solo tres de las posiciones de permanencia.

En el lado contrario, en el de los que confirmaron su descenso figuran el Mirandés (2016-17), Athletic Club B (2015-16), RM Castilla (2013-14) y Cartagena (2011-12).

Siete tiros a puerta en 360 min.

Si el Nàstic de Enrique Martín quiere emular las remontadas de Córdoba, Llagostera o Hércules deberá mejorar y mucho. Especialmente en la contundencia en las áreas. Defensivamente el conjunto tarraconense únicamente ha conseguido mantener su portería a cero en una ocasión, ante Osasuna. A veces siendo extremadamente generosos con el rival y regalándole goles. Como Albentosa en Numancia.

Pero donde el cuadro granate tiene que espabilar es en ataque. La producción ofensiva es ínfima. Un dato esclarece esa pobre factoría: en los últimos cuatro partidos se ha tirado únicamente siete veces entre los tres palos. Uno cada 51 minutos aproximadamente. No llega ni a dos tiros a portería por partido. El domingo no tiró ni una sola vez y en Málaga únicamente lo hizo en una ocasión. Frente al Almería y Zaragoza se dispararon tres veces y ante el Albacete, cuatro. El día más productivo fue contra el Oviedo en la única victoria que ha firmado el equipo con Enrique Martín.

Descanso

El Nàstic entrenó ayer en una sesión suave para los futbolistas que participaron en el encuentro ante el Numancia y que llegaron a Tarragona pasadas las tres de la madrugada. Hoy tendrán jornada de descanso. Hoy también se podrá saber con exactitud el alcance la lesión del futbolista Ramiro Guerra, lesionado en Soria.

Temas

Comentarios

Lea También