Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Nàstic: inmersión controlada

Tres de los siete fichajes debutaron ayer. Vicente Moreno no quiere sobrecargar de responsabilidades a los nuevos, aunque la exigencia es máxima

juanfran moreno

Whatsapp
Vicente Moreno dando indicaciones en el descanso ante el Villarreal. Foto: Lluís Milián

Vicente Moreno dando indicaciones en el descanso ante el Villarreal. Foto: Lluís Milián

Vicente Moreno es el jefe. La autoridad que ejerce sobre el vestuario es indudable. Sus decisiones pocos se atreven a cuestionarlas. Se lo ha ganado. Los nuevos fichajes poco van a tardar en interiorizar esta idea. El míster no elogia ni regaña sin sentido. No da palos de ciego. Con él todo tiene un porqué. Tanto lo que pasa dentro como fuera del campo. Tras el partido del Villarreal, el entrenador grana repasó el primer duelo de la pretemporada y sobre todo las nuevas caras que han llegado a la plantilla.

Cuando un equipo tiene una idea de juego definida, todo es más fácil. Los nuevos ven automatismos en los que sólo hay que dejarse llevar dentro del tapete para interiorizarlos. El hecho de mantener gran parte de los hombres que la pasada temporada hicieron soñar a toda una ciudad, ayuda, y mucho. Y ya, si sigue también el faro que les guio es una utopía pensar que el acople no será mucho sencillo. Así lo quiso reflejar Vicente Moreno. «Es una parte positiva, ya que cuando se da continuidad al entrenador y a muchos jugadores del año pasado ayuda a que los mecanismos se van absorbiendo más rápido por parte de los nuevos», señaló el técnico grana.

Máxima exigencia

Los nombres no valen en el Nou Estadi. Da lo mismo tu pasado. Lo que se diga de ti. De donde vengas. O lo que prometas. Sólo lo que se haga en los entrenamientos y en los partidos te van a dar un cierto margen de ventaja para poder contar con minutos. Ante el Villarreal, el rival y las circunstancias no eran paradisíacas. Había que tener tesón y Vicente lo tuvo. Aun así, dentro de la complacencia tuvo tiempo para lanzar un claro mensaje a los nuevos fichajes. «Está claro que son jugadores buenos pero esto después hay que demostrarlo en el campo y veremos si tienen la capacidad de sacar todo lo que tienen», afirmó el míster grana.

No le echa para atrás el hecho de que los nuevos sean futbolistas sin experiencia en la categoría. Sabe que habrá que trabajar duro, pero para Vicente Moreno eso es algo rutinario. «Evidentemente, habrá que trabajar con ellos, lo que comporta muchas más horas de trabajo, muchas horas de dedicación y de convencerlos de que tienen que hacer», agregó Vicente Moreno. Para finalizar dejóclaro que la ventana de traspasos sigue abierta , algo ilusionante para la afición, y que se podría traducir como la llegada de un nueve.

José Carlos pareció haber captado el mensaje del míster y tras el encuentro ante el Villarreal afirmó: «Trato de hacer siempre las cosas bien y hay que seguir trabajando pero ojalá pueda estar al mejor nivel para ayudar al equipo». Trabajo, esa palabra que es un credo en el vestuario grana.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También