Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Nàstic y CF Reus dejan el derbi juvenil sin dueño

Los dos equipos provinciales de División de Honor vuelven a empatar (1-1) y se mantienen lejos de la zona de descenso

Diari de Tarragona

Whatsapp
Nàstic y CF Reus dejan el derbi juvenil sin dueño

Nàstic y CF Reus dejan el derbi juvenil sin dueño

Nàstic y CF Reus han dejado huérfano de dueño el derbi provincial de la División de Honor juvenil. En los dos enfrentamientos directos de esta temporada, la del reencuentro en la máxima categoría del fútbol juvenil nacional, los dos equipos han cerrado los partidos en empate. En la primera vuelta fue a cero en terreno rojinegro. Este fin de semana, en Tarragona, los dos protagonistas se repartieron los puntos en un empate uno emocionante y que también levantó cierta polémica. El Reus igualó el derbi a un minuto para el final, gracias a un gol de penalti de Espi, que acabó con las ilusiones tarraconenses. Tanto Nàstic como Reus tienen la permanencia a tiro, aunque todavía no la han resuelto de forma matemática.

El partido respondió a las características de un derbi de máxima rivalidad. Todo lo que ofreció el juego se relacionó con la igualdad. De hecho, los dos equipos se tutearon sin veneno en un primer tiempo que apenas ofreció ocasiones de gol. Se impuso el miedo a cometer errores y prevaleció la practicidad. Ninguno de los dos protagonistas contó con situaciones claras de gol, en una primera mitad totalmente de desgaste.

Goles y emoción
El Nàstic encontró el tesoro de la ventaja a los 10 minutos de la reanudación, cuando el colegiado le pitó un penalti a favor. El grana Martínez no desaprovechó esa ocasión para anotar el primer gol y acercar al Nàstic a los tres puntos. Tal y como se estaba dando el partido, el equipo que marcara primero tenía muchos números de apuntarse la victoria. El Nàstic descosió el resultado y obligó al Reus a exponerse. Los rojinegros tuvieron que dar un paso hacia adelante para intentar buscar ese empate salvador. 

El jugador del Nàstic Verdejo vio la segunda amarilla a los 85 minutos y dejó a su equipo con un hombre menos en esa recta final, en la que el Reus apretó el acelerador para hallar un punto de oro. Lo encontró también de penalti, cuando restaba un minuto para el 90. Grifi provocó la pena máxima y Espi la anotó para dejar ese empate a uno final que mantiene a los dos equipos lejos del descenso.

Temas

Comentarios