Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes FÚTBOL

Nàstic y Reus, derbi sobre el abismo

Granas y rojinegros protagonizan un duelo en el alambre. El que pierda quedaría en un situación delicada para salvar la categoría

Jaume Aparicio López

Whatsapp
Once del Nàstic para el derbi en el Nou Estadi. TWITTER

Once del Nàstic para el derbi en el Nou Estadi. TWITTER

Trascendental. Así podría calificarse el segundo derbi entre Nàstic y Reus de la historia en Segunda división, el primero en el Nou Estadi. Ninguno de los dos equipos puede permitirse perder, puesto que una derrota significaría para cualquiera de ellos un paso hacia Segunda B.

Pelacanyes y ganxets conviven en un espacio reducido en la tabla. Diez equipos se apretujan en una distancia de cinco puntos. Con Mirandés, Mallorca y Alcorcón descolgados, queda una plaza de descenso.

Tras una jornada demoledora para los intereses de ambos equipos, esa posición la ocupa el Nàstic. No parece una situación idónea para encarar el derbi, pero los pupilos de Juan Merino están habituados a jugar con la presión del descenso. Llevan más de media temporada en esos puesto. No viene de un partido más.

El principal argumento del cuadro tarraconense es su rendimiento en esta segunda vuelta, en la que suman números de play-off de ascenso. El Nàstic ya no es ese equipo tembloroso que cayó 1-0 en la ida en el Estadi de Reus.

Juan Merino ha recuperado la confianza defensiva de los suyos a costa de un dibujo conservador (5-3-2). Un sistema con buenos resultados que le ha permitido quitar miedos entre sus pupilos antes de volver, hace unas jornadas, al 4-2-3-1 con el que saltará al Nou Estadi esta tarde.

El técnico gaditano solo tendrá las bajas de Madinda, Cordero y Djetei y puede contar con Zahibo, Luismi y Manu Barreiro. El gallego podría incluso estar en el once de inicio, mientras que el centrocampista lo hará desde el banquillo.

El estadio grana presentará una imagen acorde con el partido. Se han vendido todas las localidades e incluso el club tuvo que abrir parte de la Preferente Superior para dar cabida a todas las peticiones de su afición. Unos seguidores que han sufrido de lo lindo esta temporada y que tras la goleada ante el Mirandés, quieren la alegría de ganar al eterno rival.

Problemas para el Reus

Para el Reus el empate sería paliativo. Le mantendría alejado del descenso con la perspectiva de acogerse al Estadi para poder sumar los puntos necesarios que le garanticen la permanencia en el fútbol profesional.

El equipo de Natxo González se ha ido desinflando. Después de completar una primera vuelta de escándalo, en el segundo tramo del curso ha ido perdiendo fuelle. Lleva cinco partidos sin lograr la victoria y la distancia con las plazas de descenso se ha reducido a un sólo punto. Pero se mantiene agarrado a su impresionante seguridad defensiva –es junto con el Levante el equipo menos goleado de la categoría– para evitar caerse al vacío.

El entrenador vitoriano tiene a su disposición a toda la plantilla, aunque la participación de Ángel Martínez y Pichu Atienza será duda hasta última hora. Los dos jugadores arrastran molestias, pero siendo piezas tan significativas en el excelente sistema defensivo rojinegro, por poco que estén bien físicamente figurarán en el once. Igual que Alberto Benito. El de Altafulla regresa a la titularidad en el lateral derecho en la que fue su casa.

Natxo ha dejado a Edgar Hernández fuera de la convocatoria y apostará una vez más por Máyor en la punta de ataque.

Temas

  • DEPORTES

Lea También