Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Se marchará a Banyoles para continuar con su trayectoria

Núria Puig, premio al sacrificio y la constancia

La del Club Nàutic Amposta ganó tres bronces en la Copa Juventud y el objetivo de la próxima temporada será acudir al Mundial sub’23

V.Maigí

Whatsapp
En la imagen la componente del Club Nàutic Amposta Núria Puig. Foto: Martita Moreno

En la imagen la componente del Club Nàutic Amposta Núria Puig. Foto: Martita Moreno

La ampostina Núria Puig Aguiló (18 años), componente del Club Nàutic Amposta, empezó a practicar remo porque «mi hermano me animó a probarlo. La verdad es que no esperaba que me gustara tanto y que terminara llenándome de esta manera. Es el deporte que más me ha marcado». Recientemente, la joven ha logrado tres bronces  en la Copa Juventud: »fueron tres medallas luchadas hasta el final. Me quedo con las compañeras y el espíritu de superación y de querer seguir  adelante con más ganas». 


Pero no ha sido este el único éxito de Núria esta temporada, puesto que también fue cuarta en los Estatales de ergómetro y segunda en el de fondo; primera en el Trofeo Pedro Abreu en 4x; segunda posición en la Open; primeras en el Campionat de Catalunya con 2- y segundas en el Estatal. Sin duda, un buen rendimiento que espera que tenga continuidad la próxima temporada, en la que su objetivo será, como explica ella misma, «ir al Campeonato del Mundo, ya que este año de juvenil no ha podido ser. A ver si como sub’23 es posible conseguirlo. Además, tengo la ilusión, a pesar de que sé que es muy difícil, de acudir algún día a unos Juegos Olímpicos, sería un sueño».


Núria sabe que detrás de los retos marcados tiene que haber muchas horas de entrenamiento: «el remo de alto rendimiento requiere de mucho esfuerzo y constancia. Si tienes el listón alto, no queda otra que entrenar muy bien». La ampostina se prepara en su ciudad natal con la supervisión de David Morales y Joan Vizcarro: «me dicen que disfrute, porque cuando gozas de lo que haces todo sale mejor». 


Núria confiesa que este deporte del remo le ha aportado  elementos muy buenas: «muchas virtudes. Me ha enseñado a levantarme en momentos complicados y a no darme por vencida, a seguir luchando cada vez con más ganas. Te aporta estabilidad, a pesar de que a veces pierdes cosas, termina recompensando». Núria sigue diciendo que «también valoro las amistades que haces cuando compites en las regatas y estás concentrado. Dentro del deporte es importante hacer equipo, concepto que nos han repetido mucho y que pienso que es básico». 


Pero no todo es remo en la vida de Núria, que este año ha terminado bachillerato y ahora empezará a estudiar Medicina: «un sueño hecho realidad que me ha costado mucho». Cuando no estudia o está inmersa en el mundo del deporte, le gusta «escuchar música, viajar, compartir tiempo con los amigos y la familia. Lo importante es gozar el momento hagas lo que hagas». 


Opinión técnica
Por su parte, David Morales, entrenador de Núria, explica sobre ella que «es muy competitiva; tiene una capacidad de esfuerzo y sacrificio muy alta. Para mi los dos valores que la destacan son la resiliencia y la constancia, entre otros, cosa que hace que hoy por hoy tenga una buena proyección a nivel internacional». El año próximo, la del Montsià se marchará a estudiar y entrenar a Banyoles y allí tendrá que seguir con su evolución: «si sigue así, en los próximos años la veremos en el Mundial sub’23. Para  ir a los Juegos de Tokyo 2020 es muy joven, pero quizás para el 2024 sí pueda llegar; dependerá de su constancia». Núria podría seguir el camino de Aina Cid, quien firmó diploma olímpico el pasado verano en Río de Janeiro: «es un ejemplo en todos los aspectos», comenta la joven.

Temas

Comentarios

Lea También