Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

OFICIAL: Álvaro Bustos ficha por el Nàstic

El extremo asturiano se desvinculó del Sporting y el club grana ha hecho oficial su llegada

Jaume Aparicio

Whatsapp
Álvaro Bustos sale de las oficinas del Sporting de Gijón después de vincularse de la entidad asturiana.

Álvaro Bustos sale de las oficinas del Sporting de Gijón después de vincularse de la entidad asturiana.

El Nàstic ya ha hecho oficial el fichaje de Álvaro Bustos, quien se convierte en el séptimo fichaje de los granas para este curso. El futbolista se desvinculó ayer del Sporting y esta mañana ha hecho oficial la incorporación del extremo. 

Bustos tenía hasta tres ofertas encima de la mesa. Una de ellas, la del Nàstic, que ha sido la que más le ha convencido.

La historia de Álvaro Bustos es la de un futbolista que desde bien pequeñito fue considerado como una de las joyas de Mareo, la cantera sportinguista. Su zurda de seda, velocidad y desborde le valieron para convertirse en uno de los jugadores habituales en las convocatorias de las distintas categorías de la selección española. Jugó hasta la Sub-20. Justo cuando las lesiones cortaron de golpe su proyección.

Primero se rompió una rodilla izquierda y años después la derecha. Se recuperó bien y dedicó buena parte del tiempo en el gimnasio para reforzar los cuádriceps. El objetivo era fortalecer la musculatura para reducir los riesgos a una nueva recaída.

 

Bustos fue internacional español en todas las categorías hasta la Sub-20
 

En septiembre de 2014 logró el sueño de cualquier niño gijonés, debutar con el primer equipo del Sporting. Disputó los 90 minutos de la segunda ronda de la Copa del Rey ante el Valladolid (1-3, para los castellano).

Un debut anecdótico, porque Abelardo no le volvió a llamar. La 2015-16 descendió a Tercera con el filial y el curso pasado salió de Asturias para tratar de relanzar su carrera en el Mirandés.


Álvaro Bustos  fue una apuesta personal del técnico Carlos Terrazas. El entrenador vasco le dio confianza y Bustos le correspondió con un buen arranque. Ante el Tenerife, en la séptima jornada de liga, ofreció un espectáculo. Anotó dos goles, en menos de diez minutos, uno de ellos de bandera, que sirvieron para que el cuadro burgalés ganara el choque. 

Luego llegó el baile de entrenadores. Álvarez de los Mozos, Claudio Barragán y Pablo Alfaro. Mucho movimiento para consolidarse en el once. Su presencia en el equipo se fue diluyendo.

De vuelta a Gijón, el técnico Paco Herrera lo descartó a las primeras de cambio. El club le comunicó su intención de prescindir de él.

En Tarragona se reencontrará con Maikel Mesa, con el que compartió vestuario la pasada temporada en Anduva y Juan Muñiz, otra de las joyas de Mareo, y con la que le une una buena amistad.

Temas

Comentarios

Lea También