Más de Deportes

Deportes Fútbol

Obligada reacción a domicilio

Fútbol. El Nàstic cierra la primera vuelta con la necesidad de mejorar fuera de casa

Diari de Tarragona

Whatsapp
La piña delos  jugadores y el cuerpo técnico del Nàstic después de la victoria grana ante el Olot. FOTO: Alfredo González

La piña delos jugadores y el cuerpo técnico del Nàstic después de la victoria grana ante el Olot. FOTO: Alfredo González

El Nàstic cerró la primera vuelta de la primera fase de esta peculiar Segunda División B con un empate en casa ante el Cornellà. Entrenador y jugadores coincidieron a afirmar que, visto como se había desarrollado el encuentro, se podía decir que se había salvado un punto, pues dos errores puntuales grana habían dejado noqueado al equipo, que consiguió empatar en el tramo final de encuentro. Se salvó un punto, sí, pero se trata de un punto que se queda corto, y es que el Nàstic se ha acostumbrado a pasar por encima de sus rivales en casa, y todo lo que no se acerque a ello se considera pobre.  

Ha hecho la faena con creces el equipo tarraconense en su feudo. Es el que tiene mejor registro de su subgrupo -cuatro victorias y dos empates- y el que ha logrado más puntos de todo el grupo, 14. Sin embargo, la asignatura pendiente para la segunda vuelta serán mejorar lejos de Tarragona. Hasta el momento, aunque tan solo ha jugado cuatro encuentros a domicilio, el Nàstic solo ha sumado tres puntos en ellos, con tres empates y una derrota. 
Esta derrota, la única de la temporada, llegó en el primer encuentro de la temporada. Convergieron varios de los problemas que se ha encontrado hasta ahora el Nàstic, los errores puntuales y las oportunidades de gol falladas. Pudo adelantarse el conjunto de Toni Seligrat en el Estadi Johan Cruyff, pero la falta de puntería y un error de Wilfred en un córner condenaron la suerte grana. Además, un penalti claro sobre Oliva desesperó a los jugadores tarraconenses. 

Además, dos de estos empates son aún más dolorosos cuando se recuerda cómo llegaron. Ambos, con el equipo en inferioridad numérica. Difícilmente los jugadores habrán olvidado ese mediodía en el campo del Prat, en el que, tras la expulsión de Marc Trilles, los locales igualaron el marcador en el tiempo añadido. Algo parecido ocurrió en el Camp d’Esports de Lleida. También con un jugador menos, esta vez Albarrán, el Nàstic vio cómo se le escapaba un triunfo que se había labrado durante los primeros 87 minutos. 
Si se tomara como referencia solamente los encuentros fuera de casa, el Nàstic se encuentra muy lejos de la posición estaría octavo, solo por encima de Barça B, Prat y Olot. 

Seis partidos de 10 fuera de casa

Tan importante será, en esta segunda vuelta, mejorar prestaciones a domicilio porque, después de recibir este fin de semana al Barça B, el Nàstic jugará el doble de partidos fuera de casa que en casa -seis a tres-, a menudo disputando partidos consecutivos lejos del Nou Estadi. Por ejemplo, en cuestión de un mes, los de Toni Seligrat deberán subir un pequeño Tourmalet, en el que visitarán los estadios de dos rivales directos. 

Primero el 14 de febrero, en Prada de Moles, el campo del Andorra, un equipo que tras un inicio dubitativo está en dinámica ganadora; y después, aún con fecha por confirmar, en la Feixa Llarga, ante un Hospitalet que pese a ser un recién ascendido, con el mismo bloque de Tercera División está cosechando una campaña más que notable. Paradójicamente, el Nàstic batió a ambos conjuntos en el Nou Estadi. Al Andorra con una épica remontada en inferioridad numérica, levantando un 0-2 adverso para convertirlo en un 4-2 para el recuerdo. Contra el Hospitalet, se vio una de las versiones más demoledoras de los grana, conteniendo a un rival que mostró una gran imagen durante la primera parte, y tumbándolo a base de efectividad en la segunda, para acabar ganando 5-0.

El empate del Andorra ante el Badalona confirmó que el Nàstic es el campeón invernal, algo simbólico que los grana quieren convertir en premonitorio en la segunda vuelta que arranca este domingo.

Temas

Comentarios

Lea También